Spar Girona tiene ante el Galatasaray (20.15 h, Esport 3), que también lleva 2-2, un duelo de vital importancia para mantener el buen camino para volver a los cuartos de final de la Euroliga

 

El mes de noviembre para el Spar Girona en la Euroliga son habas contadas, porque sus dos partidos marcarán en buena parte si el equipo gerundense se mantiene en la dinámica que le permitirá volver a estar entre los ocho mejores equipos del continente. Uni recibe esta noche al Galatasaray en el último partido de la competición antes de la ventana FIBA y después, el día 24 en el Mont de Marçan, visita a Landes en el primero de los cinco partidos en cinco semanas antes de Navidad. Gdynia y Schio en Girona y Sopron y Fenerbahce fuera son los otros compromisos del 2021. Y en este contexto ligar a los partidos como local es indispensable para acceder a los cuartos y, habiendo cedido en el estreno con el Sopron (63-68) –en el vestuario está el convencimiento de que fue una oportunidad perdida–, perfectamente compensada en Schio (68-76); consolidar a Fontajau como una fortaleza es media clasificación. Y ahí está el ser o no ser, presentar un balance positivo y hacerlo contra un rival, el Galatasaray, que también llega a la cita con 2-2 –Landas tiene 3-2 con el triunfo sobre el Gdynia.

Lanzadas

El Galatasaray acaba de ganar sus dos últimos partidos, ambos en casa contra Gdynia y Landes, después de empezar con derrota con el Fenery estar a punto de ganar en Kursk (78-76). Chelsea Dungee (1,80 m, 1997) ha dejado al equipo (3 puntos por partido) mientras que la otra estadounidense, Riquna Williams, sí responde a las expectativas (15 puntos y 4 asistencias). “Es una escolta muy buena técnicamente, con muchos recursos y desequilibrio, que genera mucho juego y está muy bien acompañada”, se refiere Laura Antoja en la previa. La mano derecha de Alfred Julbe destaca que la compañera de Chelsea Gray en Las Vegas Aces en la WNBA intercambia muchas veces su sitio en los sistemas ofensivos con la base Pelin Bilgic. Pero Melis Gulcan y Anete Steinberga (21 puntos en 25 minutos en el 83-64 ante Landes) son lo que más preocupa al cuerpo técnico gerundense, por la dificultad que tienen de frenar las aleras pívots rivales. La serbia Tina Krajisnik (1,90 m, 1991) es el faro del conjunto turco dentro: 19,5 puntos, 10 rebotes y 3 asistencias. Antoja confía en la afición y en el valor añadido que supone jugar la máxima competición. Y muestra el camino del 3-2: “Bajar porcentajes y realizar nuestro juego en ataque. El equipo necesita sentirse más seguro, subir los porcentajes y no dudar tanto. Nos lo da nuestra capacidad defensiva y controlar el rebote, que estamos trabajando en ello porque es algo que mejorar.”

El rebote (34, 24+10) y el acierto de cara a canasta (45%) son dos facetas en las que ambos equipos ahora mismo están igualados. El Spar Girona presenta una mejor carta de tiro de lejos (6,75 m), un aspecto en el que la aportación de Frida Eldebrink, que debe ser creciente, debe permitir al Uni equilibrar sus recursos ofensivos. Por el contrario, el Galatasaray es muy fiable de dos, la faceta en la que la defensa gerundense debe tener su peso. Las prestaciones atrás –en todo el campo, de hecho– son las que evitaron la derrota el domingo con el Gran Canaria (64-60). “Es bueno porque el equipo no se rinde y vamos a dar la vuelta al partido; esto es carácter, y el público estuvo fantástico. Estamos demostrando que ganas de ganar, a este equipo no le faltan”,

 

ANTOJA: "Lucharemos hasta el último segundo. Y si tenemos un partido con buenos porcentajes nos lo pasaremos muy bien"

 

LA ANTERIOR VISITA DIFÍCIL DE OLVIDAR
Astou Traoré por el Spar Girona y Gizem Basaran (1,92 m, 1992) por el Galatasaray son las dos únicas supervivientes de los cuartos de final de la Eurocopa en el 2018 en el que Uni cayó en Fontajau por una cesta de Jelena Dubljevic a 1,7 segundos (67-72). El 62-65 de Estambul contra un equipo que venía de la Euroliga y que con Marina Maljkovic en el banquillo acabaría ganando la competición con la que el club se hizo un nombre en Europa, porque el año después llegó a la semifinal con Latas, fue insuficiente. Basaran jugó 1:46 en la ida y se quedó en blanco en la vuelta. Lo mismo que ocurrirá con Taroré hoy, autora de 18 puntos (3/3 triples) y 21 de valoración en Turquía y 0 y -1 en Girona. La senegalesa, fichada para cubrir el alud de bajas y lesionada cuando sólo había jugado la Lliga Catalana, no entra en la rotación de Julbe –Iho López o Drammeh dan descanso a Burke– y no ha debutado ni en la liga ni en la Euroliga. Basarán, en cambio, juega cada vez más (1, 3, 15 y 17 minutos) y acredita 3,5 puntos y 1,5 rebotes. Shante Evans, ahora en la Avenida, fue la máxima anotadora ese día (18 y 24 de valoración).

 

Borja Sánchez
foto: Manel Lladó
lesportiudecatalunya.cat
Google Translate (sin revisar)