El entrenador de Perfumerías Avenida felicita a su equipo y a su staff y deja una reflexión profunda sobre la estructura del club

 

Más que centrarse en el partido, Roberto Íñiguez, que felicitó a sus jugadoras por el esfuerzo, quiso aprovechar la rueda de prensa para reivindicar las necesidades que desde su punto de vista tiene el equipo y que se hacen más evidentes en una situación como la que atraviesa, con tres jugadoras lesionadas. Íñiguez se centra sobre todo en las necesidades que tiene para trabajar en condiciones. "Lo más importante del partido es que las jugadoras han vuelto a demostrar que quieren. Volvemos a estar en situación complicada, pero veo que quieren estar, jugar aquí les da motivación especial pero me preocupa jugando fuera porque todo cambia", señala.

Y a partir de ahí entró en harina. "Se lo dedico a ellas porque han tirado más de mi más que yo de ellas. También a mi staff que están haciendo un trabajo increíble, a Pablo y Mavi están haciendo un trabajo espectacular. Viven aquí y no tengo palabras. Realmente son los protagonistas, he intentado seguirles y bastante tenía. Tenemos una situación que hay que solucionar, tanto la del staff como la del equipo porque la situación no es la adecuada. Es complicada, estoy un pelin desanimado pero tirando adelante".

Habla sobre cosas internas. "El cinco por cien de las cosas que pasan en un club son las que se ven. El 95 por ciento no se ven, son internas, lo que pasa en el día a día, los errores, cómo se solucionan, la comunicación, la filosofía y para mi eso es el 95 por ciento, que es interno no lo voy a hablar pero me tiene un pelin desanimado y me genera cierta crispación. Hoy estoy orgulloso del staff porque no se puede hacer más pero como entrenador me tiene un poco jodido quedarme atrás respecto a otras estructuras. Lo que sí veo a la gente es con orgullo".

Reitera que "cuando te sientas el primer día en enero en Madrid y creamos una filosofía, con unos límites, hablamos de que sigamos con esa idea, de dar un pasito para adelante. Sé como vienen todos, es el corto plazo y no te puedes dormir. Tenemos que estar mucho más preparados para acontecimientos y situaciones y que se me escuchase y si digo que si no funciona, es por algo".

"Hoy me quedo también con lo positivo, en una situación con ocho jugadoras aguantando el tirón pero cualquier día nos meten un sopapo pero bueno... porque no es fácil aguantar. O haces las cosas bien o no vas para adelante", reflexiona sobre el esfuerzo del partido y lo que puede costar.

Roberto Íñiguez avisa de que su estancia en Avenida tiene una motivación "que no es económica porque podría estar en Cukurova o con la selección francesa, sino para crecer, de un proceso que llevamos, esa es mi motivación, mi alegría. Si involuciona ¿cuál es mi motivación? y lo pago quizás con gente que no lo tengo que pagar", reconoce.

"Lo siento como un proyecto, como un proceso y me gustaría mejorar cada año en alguna cosita, no es un capricho mío, es una necesidad. Nosotros estamos Mavi, Pablo y yo y Mavi es readaptadora, preparador físico y fisio -el fisio que había se ha marchado-, y me gustaría haber mejorado un poquito y si no resulta lo que propones, resolverlo. Hay que aguantar, lo intentaremos. El año pasado hicimos un milagro y lo intentaremos. No es crítica ni al club ni a la gente que dirige, es una realidad y me desahogo un poco"

Sobre posibles soluciones, añade que "no quiero pensar, quiero que esto crezca, que el día que me vaya se quede mejor que cuando vine. Si me voy y dejo en el punto en el que vine, soy un gilipollas, ¿a qué vine?".

Y afirma. "Tenemos un coche muy bonito y cuando tenemos un problema lo llevamos a talleres Maroto, con todo el respeto a Maroto y a ver cuanto nos dura. Creo que necesitamos comunicación y que el equipo siga creciendo porque sino nos van a pasar por la derecha pero ya mismo".

No tira la toalla "esta temporada no porque tengo un compromiso con muchas jugadoras. Me alegro por Julia, veo jugadoras que les cuesta mucho que les estamos dando un rol que no deberían tener, veo a Alex que está jugando mucho, más de lo que debería. Hoy lo hemos sacado muy bien y enhorabuena a ellas y a Mavi y Pablo pero sé que el sábado podemos palmar porque vamos a llegar con el gancho y luego vamos a Schio y viene Zaragoza", apunta el entrenador. "Si no tienes base tendrán que tener una estructura en cuanto a tener previstas jugadoras en mercado y saber donde tienes que ir. No lo tenemos, y me gustaría que tuviésemos más reacción. No ver a Mavi saturadísima, es algo que veis y sabeis".

Reconoce que no habla con los 'jefes' desde el partido "en que hablé con Jorge, al que admiro, para pedirle disculpas por un gesto que hice al palco, le dije que lo lamentaba y le pedía disculpas y las pido aquí. Sé pedir perdón porque tengo respeto y admiración muy grande por Jorge. Tampoco tengo muchas ganas de hablar porque pasan cosas complicadas para mí, he estado por momentos jodido y hay que seguir".

No se centra tanto en llegada de jugadoras porque "me conformaría que tuviésemos un fisio bueno, profesional, que las jugadoras salieran diciendo qué gusto, qué manos, hemos crecido, hemos dado un paso adelante. Un fisio que llegase el primero, se fuese el último como lo teníamos el año pasado. De momento me contento con eso, un fisio que recupere a las jugadoras. Sé que Mavi puede hacerlo pero ella preparadora física y readaptadora y lo está intentando pero así se acaba muy quemado. La admiro y aprecio y estoy sufriendo cada hora que la veo. Es importante cuidar a la gente implicada, trabajadora, que lo da todo, a esa gente hay que protegerla y Mavi es una de ellas".

 

Teresa Sánchez
foto Arai Santana
tribunasalamanca.com