El equipo salmantino recibe este martes al Kangoroes Mechelen belga que, como aviso, viene de ganar a Girona en la última jornada

 

La precipitación con la que el calendario obliga a vivir a los equipos sitúa a Perfumerías Avenida a las puertas de un nuevo encuentro cuando aun se están extinguiendo los rescoldos de la victoria liguera del sábado. Ahora toca Euroliga, la competición donde hacer valer la condición de local puede acabar constituyendo la diferencia entre lograr o no los objetivos. Si se atan la mayoría de los partidos como en propio feudo, cualquier triunfo como visitante vale el doble y eso en una temporada en la que, por el momento, lo de jugar fuera de Würzburg está costando gana aun más relevancia. Hay que seguir manteniendo viva la llama en casa.

El equipo salmantino ha disputado por el momento dos partidos de Euroliga en su pabellón y ha sacado adelante ambos enfrentándose este martes a la opción de ponerse 3-1 justo antes del parón FIBA para las ventanas de selecciones (aunque aun hay Liga el sábado). Un balance que sería satisfactorio y que además serviría para mitigar -que no quitar-, el mal sabor de boca que dejó el partido disputado en Italia.

Todo pasa por superar al belga KBME Kangoeroes Mechelen, un equipo que en esta competición puede no tener tanto nombre como otros pero sobre el que hay que estar muy atentos y frente al que Perfumerías Avenida tendrá que dar una mejor versión porque un análisis de su plantel y de sus recientes partidos lo aconseja. La semana pasada, sin ir más lejos, superó con claridad a Girona, 77-67, con un partido en el que exhibió defensa, rapidez, consistencia interior y unas exteriores con un descaro y una mano que obligarán a Avenida a una defensa con la que intentar bajar sus porcentajes de acierto. Hay nombres de sobra conocidos como la veterana interior Ziomara Morrison o la ex de Spartak Morgan Bertsch. Y luego no hay que olvidar el 'escuadrón' belga, en parte componentes de la selección que tanto en categoría absoluta como en inferiores viene pugnando por el mandato en Europa. Por poner dos ejemplos Laure Resimont, ex de la Seu, o Helen Nauwelaers y junto a ellas la francesa Berkani. Llegan a este partido con una victoria y dos derrotas, una frente a Sopron y la otra por solo un punto ante el DVKH.

Avisa Íñiguez de sus virtudes y de que "algo deben tener" si han ganado a Girona y que partir sin expectativas "las hace jugar sin ataduras, sin miedo, atreviéndose a cosas y lo que van haciendo es bueno y eso les hace competir muy bien cada día".

Enfrente un Avenida que sigue en ese largo proceso que es la búsqueda de identidad y de regularidad. Ganar a Zaragoza ha venido bien para restarse un punto de presión y a la vez darse cuenta de que, al menos por el momento, para ganar hay que saber sufrir. Hay que esperar que aporte en el crecimiento mental -se necesita más de algunas jugadoras o al menos de forma más regular-, más allá de lo técnico o táctico y ver cómo responden las piernas. Eso e ir corrigiendo errores que están lastrando mucho al equipo que es en lo que se han centrado después de Zaragoza.

Apenas una sesión de análisis, de entrenamiento y una de tiro para preparar el choque pero también hay que mirar el lado positivo y es que la lista de bajas ha quedado reducida a Jefferson y la vuelta sobre todo de Silvia Domínguez es siempre una gran noticia, y ya se pudo apreciar de sobra el sábado. De hecho el entrenador de Avenida cree que "a nivel físico vamos a llegar mejor que a Schio porque tenemos más rotación, aunque se ha abusado un poco de algunas jugadoras", reconoce apuntando que con ellas, así como con las que están entrando ahora "hay que ir con cuidado. Es un esfuerzo antes de la ventana y Mavi lo está llevando lo mejor posible".

El encuentro. que se disputa este martes porque a partir del viernes ya se abren las convocatorias para las ventanas FIBA y muchas Ligas adelantan sus partidos al viernes, comenzará a las 20.30 horas en Würzburg.

Teresa Sánchez
foto: Arai Santana
tribunasalamanca.com