A tirones e irregular en su juego pero supera a Kangoroes (79-72) para atar el partido europeo en casa y poner el 3-1 a su favorable

 

Sigue costando sacar los partidos adelante, aunque eso es algo a lo que por el momento hay que acostumbrarse, pero el triunfo ante el Kangeroes permite a Avenida tomarse el descanso antes del parón -sin olvidar que falta uno de Liga el sábado-, con los deberes hechos porque se han ganado los tres partidos en casa. Sigue faltando regularidad y consistencia pero sobre la base de la victoria y con errores muy detectados habrá que ver cuál es la progresión del equipo.

La salida prometía para Perfumerías Avenida que ante un rival con defensa muy pegajosa sobre las exteriores, movía el balón con velocidad y precisión para mirar al aro con acierto mientras que atrás forzaba a Kangoroes a apostar por situaciones exteriores. McCall sacaba dos faltas a Bertsch muy tempranas, algo importante porque en la escuadra belga la rotación baja respecto al quinteto. Sin embargo también, y de nuevo muy pronto, se cargaba con dos personales Reisingerova y lo que le quedaba claro a Avenida es que iba a tener que aguantar un partido con ritmo muy alto porque con Berkani al frente las belgas juegan a toda velocidad.

La base, además de una técnica individual pulida y exprimiendo los contactos, no tiene complejo alguno para jugarse situaciones que muchas veces pueden parecer inverosímiles con acierto y de su mano las suyas igualaban el choque 12-12.

En busca de ese roce de forma permanente castigado con faltas, viajaba varias veces seguidas al tiro libre y desde ahí situaba a las suyas por delante aprovechando también los problemas para anotar de Avenida que encontraba tras rebote un triple para el 17-17 con el que finalizaba el cuarto.

Desde la defensa, con presión arriba desde saque de fondo, Avenida encontraba una buena arma que le permitía recuperar dos balones consecutivos y anotar en transición rápida para el 24-20 que provocaba el tiempo muerto visitante. Morrison le sacaba la tercera a Reisingerova y anotaba cuatro puntos seguidos buscando el contacto y ganando en la zona a su par para devolver el mando a su equipo aunque Cazorla, en el toma y daca, respondía con idéntico parcial.

Anotaba Bertsch, con buena mano desde media y larga distancia aprovechando cualquier espacio, respondía Nogic y así en un final de cuarto en el que ataques ganaban a defensas para el 39-38 previo al receso.

La aplicación defensiva permitía a Avenida iniciar el segundo tiempo con dos buenas acciones y era el camino a seguir pese a que Berkani acabara anotando uno de esos tiros imposibles que tiene naturalizados. Por muy bien que se te de, anotar desde ocho metros bombeando el balón a la altura del marcador de 24 segundos no siempre puede salir bien. La base francesa asume el tiro cuando el ataque se acerca al final de posesión casi siempre y por porcentaje si Avenida la situaba en eso podía salir ganando. Anotaba Vilaró un triple para el 51-45 y robaba y anotaba McCall para sumar la máxima hasta entonces para el equipo salmantino.

Un pequeño colchón pero no iba a ser fácil porque respondían las belgas con cuatro puntos tras técnica a Íñiguez y triple de Resimont. La energía que aportan jugadoras como Vilaró y McCall en sus acciones -ir al rebote ofensivo, al balón suelto-, se notaba y la norteamericana percutiendo en la zona sacaba faltas y además sumaba un triple que subía el 61-51 al luminoso. Una buena defensa en los últimos segundos para impedir el tiro de las belgas permitía a Avenida afrontar el último parcial con un poquto más de aire, 63-51.

Misma idea para afrontar la resolución del duelo, 'invitar' a Berkani a ir hasta el límite para jugársela o inducir a la precipitación y con Cazorla y Domínguez juntas en pista unos minutos tratar de controlar el ritmo con posesiones largas intercaladas con acciones verticales de la canaria que se erigía como la llave de la victoria con un triplazo que ponía el 70-54.

En un final raro, con mucho parón, y en el Avenida buscó que corriera el reloj, el conjunto belga recortó con un parcial favorable al que respondía Fasoula con dos canastas tras buena circulación de balón para el 76-64 con el que se afrontaban los dos últimos minutos. Anotaba un triple Morrison, iba al tiro libre Bertsch y se ponía a siete Kangoroes lo que obligaba al último tiempo muerto de Íñiguez. A base de tiros libres se acercó un poco más el rival aunque Silvia Domínguez desde esa misma distancia puso el punto y final.

 

R. ÍÑIGUEZ: "TENEMOS QUE COMPETIR MEJOR"
Le sigue faltando mucho al entrenador de Perfumerías Avenida que habló de aspectos tácticos y de mentalidad a mejorar

Hablaba del partido y la victoria el entrenador de Perfumerías Avenida. Importante ganar aunque queda: "Podíamos poner la rueda de prensa del último partido y decir lo mismo. Contento por sacarlo, llegar a la ventana en un posición buena, con los deberes hechos en casa con lo que hemos tenido. Lo hubiese firmado pero punto dos no puedo estar contento con el equipo por muchas razones. Sé que este equipo belga va a dar susto, su '4' americana me encanta y es complicado defenderla, provoca ayudas, abre a pista, tienen un juego complicado y gente con capacidad de meter canastones. Pero hemos estado muy blandas en la primera parte defensivamente, no puedo estar contento con muchas cosas de lo que es baloncesto. Me voy un poco disgustado porque teníamos un partido muy controlado, en dos o tres tiempos muertos hablamos una cosa y hacemos lo contrario. No sé, nos está costando, vamos a tiro libre y fallamos el primero, va Silvia y mete los dos, causalidad, y a seguir, a perseverar".

Por ahora sigue faltándole mucho. "No voy viendo mejoría. Me voy disgustado con el baloncesto, la actitud es muy buena, pero totalmente errónea. No lo estamos haciendo bien, y estamos trabajando, hay actitud pero no lo hacemos. No competimos bien y hay que perseverar y se lo digo a ellas siempre primero. Al final ves a un equipo que tu entrenas y no puedo dar por bueno ganar porque no sería el entrenador que quiero ser porque quiero hacer más cosas Si ganas de 14, ir a por 20 y sino a por 30, tener esa ambición y este equipo no la tiene".

Además señala que hay aspectos que son controlables porque se trabajan, en especial hablaba de la labor que hace su segundo. "Me sabe mal porque veo a Pablo pegándose una paliza para dar la información individual y colectivo y hay que respetarlo, son muchas horas de trabajo. Ves como una cosa general de que nos podemos dejar ir, aqui apretamos el culo y seguimos. Físicamente intentamos, hay jugadoras con fatiga pero es resultado de la sobrecarga que la hemos metido -habla de Crvendakic-, pero luego es un tema mental. No somos sólidos, no somos consistentes. Intentamos dar las cosas muy mascadas, lo más básico pero no hacemos ni las básicas. Veo jugadoras que lo hacen y a otras les cuesta y si te cuesta te tendrás que poner más tiempo. Hay que perseverar y si hay que enfadarse nos enfadaremos, no es para acabar sufriendo pero vamos a por 20. Tenemos unas lagunas que como entrenador me hacen sufrir y hay que mejorar. El primero el entrenador, esa habilidad de transmitir pero respetar el trabajo de Pablo. En eso no estoy contento pero tenemos que mejorar".

Más que tema de concentración dice que "no competimos bien. Si marcas una norma y a la primera ya te equivocas. Para mí es solidez, jugamos a bandazos y lo que hay que hacer competir mejor".

Lejos de hablar de cambios aprovechando el parón, Íñiguez se centra en lo que tiene que hacer él, que es trabajar con lo que tiene. "Como profesional mi miedo es no preparar el próximo entrenamiento de la mejor manera y luego estar preparado para cuando una jugadora tiene una duda estar preparado. Sigo teniendo mis miedos como entrenador en eso porque los entrenadores que digan que no aprenden de las jugadoras no me gusta. Eso ahora es mi foco, mis miedos, mi angustia, tengo que trabajar con este equipo, sabemos el camino, lo que hay que arreglar y los tiempos los marca el presi, las limitaciones económicas las marca el presi y entiendo todo. Lo que quiero es que el equipo compita mejor y hacer mi trabajo, como mejorar esto, como ayudar porque es mi trabajo. Decirlo pero ¿y qué vas a hacer? Ese es mi trabajo, mi angustia y la angustia de ayudar al equipo".

Habló varias veces de Silvia Domínguez y apunta "la experiencia no se enseña, se adquiere y ella me conoce muy bien, me tiene pillado. Sabe lo que quiero, lo ejecuta pero para mí hay un detalle que es que cansadísima va al tiro libre y mete los dos. ¿Cuántas veces hemos fallado el primer tiro libre hoy? Es un drama, coño que son profesionales y se pasan el día mañana y tarde y tienen que meter los dos. Esa mentalidad la tiene y cuando le dice que cambie, cambia y aquí si tiramos tiro libre salimos de una manera y lo ejecuta. Es una súper clase y, para los que hablan de la selección y sin desvelar nada: Silvia no va porque no va, por sus cosas, porque tiene cosas personales y el seleccionador chapó que se lo ha permitido porque lo primero es la familia. Es la primera que hubiera estado en la lista y si no que se vuelva loco nadie y me sabe mal porque igual me dice que porque digo nada pero sí porque he visto cosas que no me han gustado de gente que habla sin saber".

 

Teresa Sánchez
tribunasalamanca.com