El director deportivo del Uni, Pere Puig, enfría la posibilidad de fichar una nueva pivot: «Debemos tener los pies en el suelo y recordar quiénes somos y de dónde venimos»

 

Angel Robinson, Ify Ibekwe, Chelsea Gray, Mima Coulibaly, Nuria Martínez, Magali Mendy, Julia Reisingerova, Laia Palau, Gabby Williams, Sonja Petrovic (Vasic), Marta Xargay ... En Girona más de uno ya se ha atrevido a ironizó que en Montilivi todavía se verían partidos de Primera División si Pere Puig ocupara el lugar de Quique Cárcel, pero la fiabilidad a la hora de escoger jugadoras del director deportivo del Spar CITYLIFT Girona tiene otra cara de la moneda: las elevadas expectativas. Desde el miércoles, cuando se hizo oficial la marcha de Brittney Sykes al Cukurova turco, la afición del Uni espera saber el nombre del relieve que se sacará Puig de la manguera. «Desde la marcha de Sykes me interpela gente por la calle, en las redes sociales y, incluso, ayer me llamó un aficionado a las once menos cuarto de la noche para decirme que fichamos una cinco o no iremos bien ... Esto no puede ser, porque tenemos que recordar quiénes somos y de dónde venimos, porque en el Uni nos tocó la lotería con Nuria Martínez, con Palau, con Vasic, con Xargay ... y la gente no le basta », argumentaba ayer un Pere Puig que, a pesar de estar orgulloso del crecimiento de la masa social del club y de la pasión de los seguidores, quiso pedir a la gente que toque de pies en el suelo.

«No siempre nos tocará la lotería y el Uni económicamente no puede aspirar a tener pivotes como Ciak o nombres como los que me dice la gente, del estilo de Silvia Fowles (selección de los Estados Unidos), que hacen que me ponga las manos a la cabeza », avisa Pere Puig, que tiene claro que «nuestra pívot es Coulibaly, que también nos ha tocado la lotería con ella porque es jugadora que ama Girona y que está aquí muy por debajo de su precio en otro lugar, ya su lado Tijana Andusic que nos ayuda ».

Con las incorporaciones de Sonja Vasic y Marta Xargay, aparte de la cada vez más cercana recuperación de Nuria Martínez, a Eric Surís le haría falta un refuerzo interior. Y una «cinco» gorda, capaz de hacer frente a pivotes como Helena Ciak del Lyon, es muy complicada de encontrar a media temporada. Al menos a un precio razonable y, por tanto, el planteamiento de Pere Puig y de la gente del Uni volverá a ser de fichar, cuando se pueda, «a la mejor jugadora posible», con independencia de si es una «cinco pura »o una« cuatro »con cierta capacidad de por pelearse dentro como, por ejemplo, era hace dos temporadas Shante Evans. «Dudo que venga una cinco, estamos mirando posibilidades pero el mercado no ofrece, y así como el año pasado cuando se fue Shay Murphy no fuimos a buscar una tiradora sino la mejor jugadora que encontramos en el mercado (Gabby Williams ), este año volveremos a buscar la mejor jugadora en el mercado no se si será un cuatro o un cinco », explica Pere Puig, que recuerda que, desde fuera,« todo parece muy fácil y, seguramente, si fuera tan fácil a verano Reisingerova no hubiera salido del club ».

Pere Puig asegura que le «gusta mucho que la gente sea exigente», pero «siempre con los pies en el suelo» para no desviarse del camino: «A veces veo un paralelismo con lo ocurrido con el fútbol, ​​donde después de un año en Primera División había gente que ya veía el Girona en competición europea, pero somos el Uni y debemos tener claro que generar recursos cuesta mucho y que venimos de una Navidad en que la gente del club ha trabajado al máximo para montar una qué ».


La voluntad de las jugadoras

El director deportivo del Uni recuerda que, tanto en cuanto a las entradas como las salidas, las ideas que puedan tener él, Eric Surís, o el resto de la gente del club deben casarse con la voluta de las jugadoras, de sus agentes, de los otros clubes ... «El club mira por sus intereses y las jugadoras por sus, es normal; por poner un ejemplo, con la llegada de Marta Xargay al equipo, hasta tres jugadoras nos comentaron que quizás se plantearían salir », revela Puig en una situación que, de momento, en Fontajau sólo ha provocado la marcha de Brittney Sykes al Cukurova, pero que nunca se puede dar por cerrada. Los movimientos en la élite del baloncesto femenino son constantes. Marta Xargay dejó un Dinamo de Kursk que en las últimas semanas ha fichado dos estadounidenses (Glory Johnson y Angel McCoughtry); Sykes ha fichado por Cukurova que, en cambio, ha perdido Leo Rodríguez que ahora jugará con el Schio ...

Marc Verdaguer
foto: Marc Martí
diaridegirona.cat
Google Translate (sin revisar)