Lee la doble crónica

 

 

VICTORIA DE PERFUMERÍAS ANTE ZAMARAT

 

Perfumerías Avenida ha cerrado una de esas semanas intensas que le depara un calendario extraño supeditado a otras competiciones y que en este caso le ha llevado a encadenar tres partidos en seis días o cuatro en nueve o lo que es lo mismo un duelo cada dos días en un margen inferior a semana y media con viajes de por medio. Una barbaridad para la que hay que estar física y mentalmente preparadas y a la que se ponía colofón con el partido ante Quesos El Pastor justo antes de un 'parón' de diez días.

Un frenazo que no llega en el mejor momento para un equipo que ha cogido un ritmo notable pero frente al que lo mejor era irse con sensaciones positivas y reforzado en la cabeza que ahora ocupa.

Estos duelos antes de que la competición pare pueden tener trampa por aquello de que mentalmente las jugadoras pueden estar ya con la maleta a cuestas y eso Avenida ya lo había vivido esta temporada así que ante Quesos El Pastor la máxima era poner los cinco sentidos de inicio buscando abrir pronto el partido ante un rival sin nada que perder y que con jugdasoras con buena mano como Urbanika y McPhee podía soltarse más de lo aconsejable. Intensidad defensiva y sobre líneas de pase, buscando al juego interior y corriendo en transición para poner la primera ventaja 16-9 a tres minutos y medio del final del cuarto.

Tras el tiempo meurto visitante no perdió ritmo Avenida que respondió a los triples visitantes con la misma moneda y se enfrentó bien a la zona planteada por el equipo zamorano. Ortega rotó a todo el equipo antes de acabar ese tiempo ya con 28-17. Por la vía de la producción ofensiva no parecía que Quesos El Pastor pudiera encontrar su partido ante Avenida.

 

Con un quinteto con menos talento en ataque se frenó ligeramente esa producción ofensiva y buscó soluciones Ortega con un tiempo muerto tras triple visitante. No es que preocupara el marcador, 34-20, pero sí tocaba aclarar un poco los conceptos ofensivos para recuperar la fluidez en esa rotación. Más rápidez en la circulación ante la defensa zonal en la que ya parecía definitivamente instalado Zamora mucho más cómodo ahora y atacando con más calma para cobrarse sucesivas faltas del equipo local. Con un 2+1 rompió Fagbenle el parcial que habían abierto las visitantes cuyo banquillo solicitó nuevo tiempo muerto al ver como Ortega recomponía en ese momento el quinteto con el que inició el duelo buscando el estirón definitivo antes del descanso. Le faltó la calma justa en un par de ataques al equipo para dejar el duelo cerrado, aunque más o menos sí quedó encarrilado con el 43-30.

De vestuarios el equipo salió como una moto pilotada por Hayes que sumó ocho puntos de forma consecutiva y lanzó a su equipo más allá de los 20 de ventaja. Ante la gran movilidad defensiva de un Avenida que se hacía muy grande en su zona, Quesos El Pastor no encontraba soluciones ofensivas y sumaba ataques sin anotar mientras en su aro el parcial seguía abierto hasta el 12-0.

 

El partido iba rodado pero de repente se hizo el silencio al ver caer a Hayes en una mala posición tras dar un salto en el que intentaba atrapar un balón arriba. Su mano a la rodilla preocupó mientras enfilaba hacia enfermería de la que salió con hielo minutos después. Su cara y sus gestos pese al vendaje tranquilizaban en primera instancia.

 

Mientras el equipo se abstraía y seguía a lo suyo, aumentando su ventaja y exprimiéndose al límite. Significativo esfuerzo de jugadoras como Vilaró que se fue sin aire al banquillo aplaudida tras un robo que no pudo finalizar ya sin aliento.

n seis puntos dejó Avenida a Quesos El Pastor en ese tercer cuarto (68-36) encarrilado el duelo en el que ya casi la única obligación pasaba por no sufrir ningún percance más. Frente a una defensa que dejaba espacio Loyd sumaba y sumaba en su cuenta particular y la renta local se aproximaba al +40 a cinco del final y eso que ahora Zamora encontraba varios aciertos desde 6,75.

 

Y hasta el final robando y corriendo para disfrute de una grada que está definitivamente conectada a lo que le ofrece el equipo.

 

96 PERFUMERÍAS AVENIDA (28+15+25+28): Silvia Domínguez (0), Jewell Loyd (21), Tiffany Hayes (14), Laura Gil (12), Emese Hof (13)-cinco inicial-, Temi Fagbenle (16), Maite Cazorla (5), Andrea Vilaró (5), Kristine Vitola (8), Karlie Samuelson (2).
52 QUESOS EL PASTOR (17+13+6+16): L. Cornelius (6), Q. Urbaniak (4), M. Jespersen (9), B. Mcphee (12), A. Okonkwo (5) -cinco inicial-, M. Montoliu (3), M. Fassurier (0), M. Felixova (0), A. Mohammed (2), G. Mestres (11).

Teresa Sánchez
tribunasalamanca.com

foto:LOKOS X EL BALONCESTO FEMENINO (Alejandro Lopez)

 

 

 

UN MAL TERCER CUARTO ACABA CON LA PELEA NARANJA

Perfumerías Avenida, líder de la Liga Femenina Endesa, impuso su ley (96-52) en el derbi frente a Quesos El Pastor. Un partido en el que la mayor calidad de las salmantinas y su superior capacidad defensiva llevó a anular a un cuadro naranja, cuya guerra no consiste en asaltar Würtzburg y sí en lograr la permanencia haciendo valer ante rivales más débiles las ganas y el juego exhibido ayer. Al menos durante la primera mitad, en la que plantó cara a un conjunto salmantino que no encontró oposición superado el descanso.

Con ganas de demostrar la intensidad que debe guiarle a la permanencia, Quesos El Pastor arrancó su duelo ante Perfumerías Avenida respondiendo a cada ofensiva salmantina. Con McPhee al frente de la anotación y buenas posiciones de tiro, las zamoranas no perdían comba en el marcador ni cuando las locales firmaron un parcial de 4-0 al que siguió un triple de Okonkwo (8-7, m. 5).

Mediado el primer parcial, el equipo de Ángel Fernández empezó a tener más problemas para atacar el aro rival y cometió varias pérdidas de balón. Pequeños fallos que, unidos al gran poder interior del Perfumerías Avenida, comenzaron a pesar en el marcador forzando el tiempo muerto del técnico del CD Zamarat cuando la renta local se disparó a siete puntos (16-9, m. 7). Una distancia que, en principio, no creció ya que al receso siguió un minuto de pérdidas por parte de ambos conjuntos. Instante de acometidas veloces al que siguió un festival de triples del que sacó mayor tajada el líder, poniendo dobles dígitos a la diferencia en el electrónico a su favor tras diez minutos de juego (28-17).

Quesos El Pastor había cuajado un buen primer parcial pero su rival había sido implacable, como lo fue al inicio de un segundo parcial comenzó con un 6-0 en contra de las zamoranas. El líder encontraba siempre posiciones cómodas a la hora de lanzar mostrando gran eficacia, mientras que las naranjas nunca tiraban liberadas.

Con el 34-17 llegó la vuelta de Felixova a las pistas tras una recuperación en tiempo récord. Su entrada coincidió con un tramo de mejor defensa de un Quesos El Pastor que rompió su sequía con un triple de Mestres al que siguió un tiempo muerto local que no puso punto y final al buen momento visitante, reduciendo Jespersen y Dornstauder a diez la desventaja zamorana en los peores momentos del Perfumerías Avenida (34-24, m. 15). Pero, si algo tiene el líder, es talento y con cuatro destellos de sus estrellas, así como con una defensa pegajosa, fue capaz de neutralizar los intentos de Quesos El Pastor por acercarse más en el marcador. Y es que, los esfuerzos de McPhee y de Okonkwo no fueron suficientes como para dar más incertidumbre al duelo al paso por vestuarios (43-30).

Del descanso regresó el líder con ganas de dejar atrás los diez minutos anteriores. Voluntad de la que dejó constancia con un parcial de 5-0 que obligó a Ángel Fernández a detener la contienda apenas dos minutos después de reanudarse. Pero el parón no frenó a un Perfumerías Avenida excelso bajo su aro y solvente en el contrario que rompió definitivamente el choque antes de la primera canasta de Quesos El Pastor a la que siguió la lesión de Hayes (55-32, m. 25). Dos acciones que no alteraron el monólogo de las charras ante un cuadro zamorano débil en el poste bajo propio y contrario.

Con este guion, siendo el arsenal del líder mucho más extenso y talentoso que el de las zamoranas, no fue de extrañar que, cuando se alcanzó el inicio del desenlace, la contienda estuviera ya sentenciada. La incapacidad de atacar con garantías a Perfumerías Avenida dejó con seis puntos a Quesos El Pastor en el tercer periodo que acabó con un elocuente 68-36 en el luminoso.

El marcador borraba de un plumazo toda la buena imagen que había ofrecido el plantel naranja durante el primer tiempo y daba vía libre a un último periodo de exhibición para un Perfumerías Avenida al que le bastó que su rival bajara un poco la intensidad en defensa y su acierto en ataque para poner definitivamente tierra de por medio.

De poco sirvió el último cuarto, al menos en lo que a la disputa por la victoria se refiere. El último periodo ya no gozó del carácter competitivo que sí estuvo de manifiesto a lo largo de la primera mitad del choque pues ambos equipos aprovecharon el tiempo para otros quehaceres.

En el Quesos El Pastor, el cuarto parcial se utilizó para hacer pruebas y repartir minutos entre las jugadoras de cara a otros encuentros mucho más importantes. Saltó a pista Ana Carlota Faussurier, tuvo mucho más tiempo para probarse la recién recuperada Felixova e, incluso, en el tramo final, gozó de tres minutos en acción la canterana Claudia Gallego.

Tampoco es que se empleara ya a fondo Perfumerías Avenida, también pendiente de otras batallas futuras. Aunque, hasta guardando la ropa, las salmantinas fueron capaces de incrementar la diferencia en el marcador hasta el definitivo 96-52. Un guarismo peor al deseado pero que significa una derrota más que previsible, dentro del plan naranja en su deseo por alcanzar la permanencia.

El traspié, además, se vio acompañado por la derrota de Embutidos Bembibre en Zaragoza (58-51), por lo que Quesos El Pastor mantendrá su diferencia en la parte baja de la tabla respecto a las leonesas

Carlos Toyos
laopiniondezamora.es