"Los equipos no se forman de la noche a la mañana", dice una de las capitanas del Uni

 

Nuria Martínez (Vilassar de Mar, 1984) es la última y flamante incorporación del Spar CITYLIFT en el regreso del equipo tras el parón FIBA, una vez la jugadora que lleva más tiempo en el Uni -tercer curso - tiene el alta médica. Su último partido oficial fue en mayo y terminó con el segundo título de liga gerundense, en Fontajau y contra la Avenida. Es el mismo rival y el mismo escenario de este domingo (13 h).


Cómo se encuentra? Diez contar los días que faltan para el domingo ...
Poco a poco, al menos tengo el alta. La reincorporación será más lenta de lo que todo el mundo se imagina porque será del cero al mil. Para el domingo tenemos que ver cómo me entreno con el equipo, cuáles son las sensaciones y, entonces, decidiremos. No es cien por ciento seguro de que juegue.


La última pelota no será suya?
[Ríe] No me la darán a mí, esta seguro que no. Quiero ir con pies de plomo y te digo que estoy para empezar a entrenar con el equipo y, entonces, dependiendo de las sensaciones y de los posibles inconvenientes que puedan ir saliendo, que seguro que los hay, lo haremos sobre la marcha. De momento tengo el alta y puedo empezar a entrenar al cien por cien. Esta es la buena noticia.


Si vuelve el domingo, esperamos que sí, se le ocurre un rival mejor?
Ahora mismo no hay rival bueno, con el calendario que nos espera: tenemos Avenida, Schio, Gernika y Montpellier. Es comenzar con rivales de gran nivel y la exigencia será mayor. Por eso quiero ir poco a poco, y hay que decir también que el equipo casi solo y sólo falta que vengan más descansadas del paro y coger ritmo. No soy el arma secreta, ni mucho menos ...


En diciembre se incorporó al equipo en el desplazamiento a Tenerife y en la plantilla no había ni Vasic, todavía. Desde dentro, como han vivido los cambios?
La evolución del equipo ha sido muy extraña por las incorporaciones y las salidas de jugadoras. Estaba desestructurado y desde entonces hasta ahora se está encontrando el equilibrio. Los equipos no se forman de la noche a la mañana, la evolución del equipo es del todo razonable y ahora es momento de trabajar para ir en un mismo sentido.


Es que es un álbum de cromos.
Es cuestión de hábitos y rutinas y, si no nos conocemos, cuesta mucho llegar a jugar bien. Esto requiere un tiempo y un aprendizaje.


Si cuando llegó a Girona le hubieran dicho que al cabo de dos años tendrían Petrovic en la plantilla ...?
Yo me esperaba que el Uni Girona tuviera una evolución, que el proyecto que me planteaban en un primer momento haz pasos adelante. Pero tampoco me imaginaba llegar a jugar con ella, con Marta Xargay, Bishop, Laia Palau ... Estamos formando una plantilla muy potente. Pero sabes qué pasa? En Europa las plantillas están hechas y nosotros hace muy poco tiempo que estamos juntas.


Marta Xargay tiene el valor añadido de ser de Girona y haber salido cuando el equipo subió. Desde su posición, compartir perímetro con ella debe ser demasiado.
Tener una plantilla como la que tenemos, y poder estar allí, para mí es excepcional. Tenemos jugadoras con mucho talento y de gran calidad, que tienen un curriculum muy amplio. La experiencia nos hace mejorar y evidentemente que estoy encantada de poder jugar.


La inundación de Fontajau, traumática por lo que conlleva, llegó además en el peor momento del equipo en cuanto a resultados. Los afecta como plantilla?
Evidentemente, es nuestra casa y algo así afecta a muchas otras personas y entidades. Fue un golpe duro no poder jugar en casa y con el pabellón lleno como ocurre a veces. Nos cambia la rutina, es un duro golpe para todos, pero nos tenemos que adaptar.


Volvemos a domingo. Es una incógnita saber cómo estarán los dos equipos. Pero al menos no es como cuando llegó, que sabían que ganar era muy complicado. ¿Qué ha cambiado en un año? En la copa les habían ganado antes pero se veían inferiores todavía. Puede ser?
Siempre es un equipo complicado, y aún más después de esta parada. Hay jugadoras que no han tenido descanso, otros que sí pero que no se han podido entrenar en condiciones. Tenemos una semana para centrarnos y trabajar con intensidad: concentradas para encontrar el equilibrio en nuestro juego. El año pasado se ganó por las ganas y la intensidad que pusimos. Y este año, igual; no dejando de luchar y trabajar por un bien común. Al final es tener un objetivo claro y que sea el del equipo y no uno individual. Esto es lo más importante, no jugar sin un objetivo común.


Jueves con la Schio es o todo o nada. El partido que perdieron allí es lo que habría cambiado la trayectoria del Uni en la Euroliga?
Es una competición muy difícil, una de las más fuertes. La más fuerte de Europa: hay grandes jugadoras, ningún partido es fácil y la exigencia física y psicológica es muy alta. Aquel partido lo podíamos ganar? Sí, pero perdió allí, en un pabellón como el del Schio, es normal. Jugué dos años y para el baloncesto femenino es ideal: se llena cada fin de semana. Ahora en casa nos queda luchar, se puede hacer y falta hacerlo: ponernos a trabajar.


No dependen de ustedes. Está preparado este equipo para quedarse fuera de Europa y tener un solo partido por semana?
Nos plantearíamos otros objetivos ... Ahora nos centramos en la Avenida; después, en el Schio, y, si ganamos, como no dependerá de nosotros, ya lo veremos.

EL CARGO DE CAPITANA
"La capitana en aquel momento era Rosó, y sí que es verdad que nosotros la ayudábamos un poco, aunque sea por experiencia, a hacer ciertas funciones o llevar adelante el equipo. Y ahora igual, Laia y yo seguimos siendo una parte importante del equipo para que colaboramos entre nosotros ", dice la base sobre el cargo que comparte con la única jugadora que queda del equipo campeón de liga, por la lesión de Oma y la salida de Rosó Buch. "Según qué jugadoras miran por su bien, estar bien y hacer su trabajo. Es una decisión que no se puede juzgar y se pueden haber equivocado. O no. El tiempo lo tiene que decir, y al final de todo se aprende ", dice sobre la salida voluntaria de este equipo.

 

Borja Sánchez
lesportiudecatalunya.cat
foto: Joan Sabater
Google Translate (sin revisar)