Silvia Domínguez y Arturo Cruz, líderes del baloncesto nacional analizan la situación en la que se encuentran sus equipos, valorando las pequeñas cosas que les permite el día a día. Además, Sandro Gacic pide responsabilidad social para acabar con esto cuanto antes.

 

Del todo al nada. Del máximo al mínimo. Todo en cuestión de días. De la felicidad plena del hoy a la incertidumbre del mañana. Los capitanes de los equipos salmantinos líderes, aunque de manera diferente, ven peligrar el resto de la temporada como consecuencia del estado de emergencia en el que no solo se encuentra el país, sino el resto del mundo. Desde sus casas, viven con resignación, pero con una pizca de optimismo, la situación que ha conseguido hacer tambalear al planeta.

Silvia Domínguez, desde Salamanca, asegura que es una situación muy complicada: "Ha sido un cambio enorme, poque precisamente en este momento de la temporada nuestro ritmo de trabajo era sino el más alto, casi. Si a nivel mental cuesta adaptarse a esta nueva situación, a nivel físico con la incertidumbre de saber si continuará o no es peor".

Con planes físicos específicos para cada una, tratan las jugadoras de Perfumerías Avenida de mantenerse en forma, a pesar de las circunstancias."Teníamos un plan físico para las dos semanas que en principio iba a durar la cuarentena, sin embargo, al ser más, se ampliará. Tenemos que ir día a día y esperar a las decisiones que se tomen, de la misma forma que las restricciones. Ojalá que dentro de poco sean menores y aunque no sea como antes, podamos entrenar."

De la Copa de la Reina al parón. "La verdad es que ha sido un golpe duro, hemos pasado de ganar la Copa de la Reina y estar a punto de jugar la siguiente ronda de la Eurocup a estar en casa y ni siquiera poder tocar un balón de baloncesto. Ha cambiado todo mucho y en muy poco tiempo. Al final es una situación sin precedentes y que afecta a toda la sociedad, todos nos vemos afectados de alguna manera y lo primero es la salud".

 

Por otro lado, un equipo lleno de objetivos cumplidos y una meta clara, sin fecha de regreso. "Ha afectado mucho, sobre todo, por la ilusión que rodeaba al club. Más allá de echar de menos jugar, es pensar en como estaba yendo la temporada. Hemos tenido mala suerte, son cosas que pasan y que nadie se espera. Da mucha rabia, especialmente por el grupo que habíamos formado, pero somos conscientes de que no podemos hacer nada. Ojalá que el bloque se mantenga, pero ahora solo hay incertidumbre", sostiene el salmantino.


Silvia, ¿es mejor no mirar más allá de lo que ocurrirá hoy? "Prefiero y he optado por vivir y estar en el ahora, porque si te paras a pensar en lo peor es deprimente. Resulta muy complicado afrontar esta situación y por ello hay que sacar el lado positivo, que siempre es posible. De momento he de decir que no he tenido tiempo para aburrirme y no solo porque esté acompañada. Siempre estábamos de viaje en viaje y nos quejábamos de que no teníamos tiempo para ciertas cosas, ahora aprovecho para leer, ver series, cocinar y hacer cosas del máster que tengo pendientes. Ahora es momento de darle importancia a esas pequeñas cosas a las que no están acostumbrada en el día a día y son las que tienen más importancia. Hay que sentirse bien haciendo cosas y yo me siento bien, tanto con mi rutina de entrenamientos, como con el resto de cosas", finaliza.

Mientras tanto, viviremos de los recuerdos de nuestros respectivos equipos, sin pensar en un futuro, difícil de predecir.

María Pedrosa
tribunasalamanca.com
foto: LOKOS X EL BALONCESTO FEMENINO