Laia Palau no ha estampado aún su firma en el contrato que lo ha de unir al Spar Girona el curso que viene. No es necesario. Pero es el detalle que retrasaba el anuncio de la renovación, precipitado un domingo al mediodía y hecho a prisa corrientes por la voracidad de querer ser el rey de la selva en que se ha convertido, también en el baloncesto femenino en nuestro país, el periodismo deportivo.

 

El Uni habría querido hacer un acto a la altura de la jugadora y, sobre todo, de la persona. A pesar de la crisis sanitaria por la Covidien-19, la presentación de Sonja Vasic en la Fundación Valvi o la de Marta Xargay al mismo ayuntamiento de Girona, en menos de un mes de diferencia invierno pasado, marcan el perfil de la comunicación al ante la que había pasado la vuelta de la MVP de la última final de liga disputada, Julia Reisingerova. La checa es el único fichaje que ha trascendido y se añade a Oma, Araújo, Xargay y ahora Palau como piezas confirmadas para el curso que viene, en el que el presupuesto para la plantilla se verá drásticamente reducido.

patrimonial

Laia Palau, ella sola en directo, justifica un abono. Es prácticamente la única faceta individual que se le puede destacar. El resto se debe contextualizar en el colectivo, desde su liderazgo. Las cuatro compañeras en la pista, la décima larga en el vestuario, el medio centenar de personas en el día a día de un club y los miles de una masa social que, ni en sueños, se imaginaba hace dos años disponer de una jugadora de su nivel y trayectoria. Un patrimonio que el Spar Girona conservará gracias, en parte, a la peor crisis global desde la Segunda Guerra Mundial. El retraso de los Juegos le obliga a mantenerse en activo y al máximo nivel -serán 25 temporadas, poca broma- un curso más. "Será el año que viene. En principio seguiré jugando y continuaré con la misma hoja de ruta "decía a El Deportivo, a la única llamada perdida respondía ella misma con otra llamada, el 24 de marzo, para valorar el anuncio del COI sobre los que serán sus cuartos Juegos. Entonces, se convertirá en la jugadora de baloncesto más grande a disputarles, superando Adriana Moisés (Brasil, en Río) y Dorothy Patterson (Nueva Zelanda, en Sydney), ambas con 38 años.

LA LIGA, DESIERTA
El Uni se convertía, hace un año y 13 días, en el sexto club en el que Laia Palau levantaba el título de liga. Era su decimocuarto título, decimotercero en las últimas catorce temporadas. Una racha que con el curso sin terminar y el título desierto puede alargarse en 2021.

PERE PUIG: "CON LAIA TODO ES MÁS SENCILLO"
"Estamos muy contentos de poder anunciar la renovación de Laia. Con ella renovada todo es más sencillo ", dice Pere Puig, el director deportivo del Uni, una vez anunciada la continuidad de la capitana del Spar Girona. Un movimiento estratégico: "Para nosotros era muy claro que queríamos que siguiera, que fuera el eje del nuevo proyecto. Y a partir de ahí construir el equipo. " "Todo es más sencillo, todo es más fácil", reitera el arquitecto de las doce plantillas con las que el equipo gerundense habrá competido hasta ahora en la máxima categoría del baloncesto estatal. "Se muestra muy dispuesta a dar su opinión del perfil de equipo que queremos, muy implicada, como siempre, y, por tanto, para nosotros es una gran satisfacción que continúe un año más y que la podamos disfrutar, además de nosotros en Fontajau y en Girona, todo el baloncesto catalán ", argumenta Puig, que pronostica:" Con la huella que dejará, será difícil llenar el vacío de una jugadora como Laia el día que deje. " El club ha valorado siempre la opinión de jugadoras como Laia Palau, que, en momentos delicados como con el temporal Gloria, fue la primera en ponerse a disposición del Uni para lo que fuera necesario.

 

Borja Sánchez
lesportiudecatalunya.cat
Google Translate (sin revisar)
foto: LOKOS X EL BALONCESTO FEMENINO