Las dudas en los presupuestos de la Uni y del Perfumerías Avenida, y el salto adelante en los fichajes del Valencia parecían poner en duda el dominio de Girona y Salamanca, pero, desde Fontajau y Würzburg, donde ha llegado Roberto Íñiguez, se han vuelto a hacer plantillas de gran nivel con las guindillas de estrellas como Chelsea Gray y Katie Lou Samuelson

 

Uno de los dos patrocinadores principales con que ha contado el Uni Girona, CITYLIFT, no renovará; y el coronavirus ha tenido una especial afectación en los negocios de la familia Recio, fuente de financiación del Perfumerías Avenida. Dos noticias que, sumadas al constante camino hacia arriba del proyecto del Valencia de la mano de Juan Roig y Mercadona, han marcado una primavera de confinamiento con la idea de que, este año sí, el duopolio de Girona y Salamanca en el baloncesto femenino estatal estaba en peligro.

Y si bien es cierto que Valencia ha añadido nombres muy interesantes como Laura Gil, Ouviña, Trahan-Davis o Allen a las Queralt Casas, María Pina y compañía; desde los despachos de Fontajau y Würzburg han logrado disipar las dudas y, a pesar de la contención presupuestaria, hacer dos grandes equipos y rematarlos con dos guindillas de primer nivel como Chelsea Gray y Katie Lou Samuelson. Sí, Spar Girona y Perfumerías Avenida continuarán luchando por todos los títulos; este año también. Valencia, Araski con Anna Cruz, Gernika con Rosó Buch, Zaragoza con el dinero que le llegarán desde el club ACB ... La nómina de aspirantes es larga, pero, de momento Girona y Salamanca se resisten a dejar paso.

 

Este fin de semana, en una larga interesante entrevista a El Norte de Castilla, Roberto Íñiguez tenía claro la importancia que el retorno de Chelsea Gray suponía para el Uni. «Girona ha dado un salto grande con Chelsea Gray; antes era buen equipo con Eldebrink, Palau, Petrovic todo el año, Elonu ..., pero Gray les hace dar un salto. Es un equipo muy diferente al nuestro pero nombre a nombre tiene un talento brutal », decía Íñiguez sobre una una jugadora que, desde su breve paso Girona otoño de 2015, se ha consagrado como una de las estrellas, y generadoras de espectáculo, del baloncesto mundial tanto con los Angeles Sparks de la WNBA como con la selección de los Estados Unidos.

Pere Puig, con la ayuda de la vicepresidenta y ex compañera de Gray Noe Jordana, se ha apuntado un nuevo éxito convenciendo a la base norteamericana que, por si alguien lo había olvidado, volverá a tener la considerada mejor jugadora de Europa la última década. Sonja Vasic (Petrovic), o «Messi» como diría su amiga Laia Palau, que jugará una temporada completa en Fontajau tras su visto y no visto del curso pasado entre la recuperación de su lesión y el coronavirus. Gray y Vasic jugando juntas en un equipo donde también continúan un auténtico mito, Palau, o una pieza clave en el dominio en el baloncesto estatal del Avenida durante años: Adaora Elonu.

Además, dos jugadoras que tienen el corazón robado a buena parte de la afición de Fontajau - Maria Araujo y Helena Oma y tres fichajes más. El primero: un retorno sonado. El MVP de la final de hace dos años, Julia Reisingerova, vuelve a Girona después de un año en Valencia y con ella llegan una base / escolta con muchas horas de vuelo en el baloncesto europeo, la sueca Frida Eldebrink, y una de las grandes anotadores que han pasado por Liga Femenina-1: la paraguaya Paola Ferrari.

Marc Verdaguer
diaridegirona.cat
Google Translate (sin revisar)