Núria Martínez anuncia que deja el deporte de primer nivel para centrarse en nuevos proyectos personales y profesionales, tras 20 años de carrera, los tres últimos de los cuales al Uni Girona, que le hará un reconocimiento

 

"He estado meses dándole vueltas y finalmente he tomado la decisión, muy meditada, de dejar las pistas", dice Nuria Martínez (1,74 m, 1984) sobre la retirada como jugadora profesional.

La mataronina, que ha sido jugadora del Spar CITYLIFT los tres últimos cursos y capitana del equipo desde el invierno, pone punto final a una dilatada carrera que comenzó en el UB Barça en 2000. Avenida y Ros Casares eran los otros clubes de la Liga Femenina en que había jugado antes de llegar a Fontajau, cerrando diez años en el extranjero (Rusia, Italia y Turquía) y con dos experiencias en la WNBA (Lynx 2005 y 2010), dos Juegos Olímpicos (2004 y 2008) y seis medallas con la selección española -una plata y un bronce en mundiales y una plata y tres bronces en los europeos.

"Nuevos proyectos que me hacen mucha ilusión" en el aspecto personal y profesional son los motivos que han precipitado el adiós de una de las jugadoras del ámbito catalán y estatal más carismáticas de todos los tiempos, por su sonrisa y su entrega en la pista, en la misma proporción. "El baloncesto el continuaré viviendo igual y me gustará siempre", puntualiza sobre un hipotético regreso, no a corto plazo, en la modalidad de 3x3, de la que ganó la plata en el europeo el pasado verano.

La evolución

"Hay que estar orgulloso de lo que hemos conseguido y de lo que queda por conseguir. El deporte femenino ha evolucionado mucho y estoy contenta de haber formado parte de esta etapa ", sintetiza sobre cómo ha cambiado el seguimiento desde que llegó al primer nivel. Una progresión que en tres años ha vivido, también en Girona, y desde la pista. "Estoy contenta porque el proyecto ha crecido, ha mejorado y se ha hecho fuerte. Este año ha sido extraño, pero el Uni debe continuar con este planteamiento y seguir haciendo bien las cosas. "

La tercera temporada en Fontajau, con una lesión de larga duración en los isquiotibiales en verano y la pandemia del coronavirus marcan el último curso de Nuria Martínez como profesional. "Me quedo con toda mi trayectoria y no con el último año. La liga ha quedado en blanco, pero esto no me marcará, sino tener 20 años de carrera en el extranjero, y aquí bastante completa. " "Tus equipos terminan siendo tu familia, por la intensidad con que se vive y las horas compartidas. Me quedo con muchas amigas y todo lo que me queda son buenos recuerdos ", expone, sabiendo que podría haber continuado en activo. Y añade: "Seguiré vinculada al baloncesto, no sé a qué nivel, pero ser entrenadora al más alto nivel no me atrae. Ya lo veremos, si una escuela de baloncesto ... ".

"Me pasaré seguro, lo he dicho a las compañeras", asegura sobre el Spar Girona, lo que habrá sido su último equipo. Hay ganado cinco títulos, incluida una liga -en tiene dos más, una con el UB Barça (2003) y la otra con la Avenida (2006) -, y una supercopa y, el Uni le hará un reconocimiento el curso que viene en espera de saber el día y el formado por la incertidumbre sanitaria.

Borja Sánchez
lesportiudecatalunya.cat
foto: Joan Sabater

Google Translate (sin revisar)