Cristina Ouviña es una de las tres caras nuevas que ya ha pisado L'Alqueria del Basket y trabaja estos días a las órdenes de Rubén Burgos. La base maña ha superado las pertinentes pruebas médicas, completando así su fichaje por el equipo taronja para las dos próximas temporadas.

 

"La ciudad me ha recibido muy bien, con buen tiempo para poder aprovechar. Con el staff muy bien también, ya hemos tenido algún entreno de tiro y un poco de gimnasio. Tenía la suerte de conocer a Santi Pérez de Zaragoza, a Rubén no le conocía pero muy bien también y luego gente que me he ido encontrando, y con todo el mundo muy bien, poco a poco iré conociendo a todos" decía.

Cristina Ouviña ya había pisado antes la instalación, con la selección española en una concentración el pasado año, pero no había tenido la oportunidad de conocerla al detalle. "Esto me parece increíble, las instalaciones, el parqué, la zona de fisios, el gimnasio€ tiene absolutamente de todo y todo muy conectado, con la Fonteta aquí al lado y el barrio tiene de todo también. No sé, nunca he visto nada parecido a nivel de instalaciones ni en España ni en el extranjero" confesaba.

En su vuelta a España, Ouviña afronta un reto ilusionante. "Creo que debemos ir creciendo poco a poco, el límite no lo sabemos y lo sabremos poco a poco. A nivel de roster sobre el papel tenemos buen equipo, hay jugadoras que llevan haciendo cosas al máximo nivel durante años y eso hace que puedas pensar que se puede ganar todo, pero creo que al final es ir creciendo, ver que se hace un bloque chulo, de equipo total y que se puede competir y ganar" explica. Ya es una taronja más

superdeporte.es