La preparación del Quesos El Pastor Zamarat se ha complicado bastante con las bajas que está sufriendo el equipo naranja en la ya de por si corta pretemporada de que dispondrá este año antes del comienzo de la Liga. Cuatro son las bajas con que cuenta actualmente la plantilla que dirigen Angel Fernández y Nacho Dominguez.

 

No parece que vaya a ser muy grave el esguince de tobillo que le impidió jugar el sábado en Bembibre a Marina Lizarazu, y es de esperar que no tenga problemas para poder estar disponible para la Copa Castilla y León que se jugará el próximo viernes, contra Bembibre, y el sábado frente a Perfumerías Avenida.

Habrá que ver cómo eluciona el esguince que se produjo en el partido del sábado en Bembibre la boliviana Romina Rodríguez que tendrá que utilizar muletas estos primeros días de lesión. Parece complicado que la escolta sudamericana que tan buena impresión causó en Bembibre, pueda recuperarse antes de la Copa.

Pero lo que preocupa especialmente al CD Zamarat es el futuro tanto de la austriaca Sarah Sagerer, que ha dado positivo por coronavirus antes de viajar a Zamora, y la portuguesa Laura Ferreira que no ha superado el reconocimiento médico por problemas cardiovasculares.

Sagerer, destinada a compartir el puesto de pívot con las norteamericanas Abie Wolf y Amy Okonkwo, y con Ana Faussurier, tendrá que superar la enfermedad y el periodo necesario para adquirir anticuerpos, a lo que habrá que sumar el tiempo de adaptación física que puede ser largo dependiendo del desgaste que le pueda producir la enfermedad. De esta forma, su posible incorporación real al equipo se retrasará bastante y podría perderse casi toda la primera vuelta de la competición. Se trata de una jugadora hoy por hoy imprescindible para un equipo que demostró el sábado que flojea especialmente en el juego interior. Por el momento, el club ya se plantea buscar una jugadora interior para reforzar los entrenamientos.

Pero quien parece tener más complicado su futuro en el Quesos El Pastor es la portuguesa Laura Ferreira que tampoco jugó el sábado en Bembibre porque no cuenta con el visto bueno del médico del club, Agapito Sánchez Vega, por los problemas cardiovasculares que arrastra. La alero lusa tiene implantado un desfibrilador, lo que no le ha impedido jugar el pasado año en Cáceres y tampoco con la selección nacional de su país pero, el Zamarat no parece dispuesto a arriesgar en este asunto y hoy por hoy, Ferreira tiene un pie fuera del Quesos El Pastor.

Esta delicada situación del equipo naranja hace que nadie lamente la suspensión del partido que estaba previsto para ayer en el Pabellón Angel Nieto contra AlQazeres que finalmente no se pudo disputar porque el club extremeño no remitió la documentación sobre las pruebas del COVID a los que tienen que someter todos los equipos a sus jugadoras. En todo caso, ambos clubes esperan poder jugar el encuentro en otra fecha todavía por decidir. Como es sabido, el partido en Cáceres se celebrará el próximo miércoles día 9.

Mientras tanto, el resto de los equipos de la Liga Endesa se encuentra también en plena pretemporada y disputando ya sus primeros amistosos. Perfumería Avenida ha avisado seriamente de sus aspiraciones para este año con el rotundo 69-85 con el que despachó al Gernika que volverá a luchar por todo en el que está la ex del Quesos El Pastor Laura Cornelius que estuvo entre las destacadas del encuentro disputado en el PabellónMaloste de Gernika.

Por su parte, el potente Casademont Zaragoza saldó su segundo amistoso contra Cadí La Seu con una ajustada derrota por 69-71 tres días después de ganar en la cancha pirenaica por un rotundo 71-90.

En el duelo vasco entre Araski y Euskotren IDK a puerta cerrada, se impuso el equipo que dirige Azu Muguruza por 52-67 ante un rival que ha fichado esta temporada a lo grande con jugadoras de la talla de Tamara Abalde y Anna Cruz

Manuel López-Sueiras
laopiniondezamora.es