La FIBA presenta a los clubes un cambio de sistema de competición, cambiando la liguilla a doble vuelta por «burbujas» en sedes únicas

 

Los rebrotes del coronavirus no impedirán comenzar la Liga Femenina -1 y, el domingo por la noche, el Spar Girona recibirá el Estudiantes en Fontajau. Pero la Euroliga es otro tema. La situación sanitaria en toda Europa y, especialmente, en estados como España o Francia, complica mucho la logística de los viajes de los diferentes equipos por el continente sin chocar de manera constante con el muro de las restricciones impuestas por cada país. Hace sólo unos días, la FIBA ​​decidió aplazar la Eurocup hasta enero, pero mantener la Euroliga en una decisión que, al menos en parte, ahora tiene muchos números para cambiar. Los clubes participantes y la propia FIBA ​​debatían, y votaban, ayer por la tarde un nuevo sistema de competición para cambiar la fase de grupos, dos de ocho a doble de vuelta, por una en formato de concentración donde cuatro equipos jugaran sus partidos en una misma sede. Unas «burbujas» semejantes a la que ahora se ha utilizado para la Supercopa de Bilbao o como se están jugando tanto la NBA masculina como la WNBA femenina.

Antes de las «burbujas», sin embargo, está el tema de las eliminatorias previas como la que debe jugar el Spar Girona contra el sepsis rumano los días 23 y 30 de septiembre. En principio, la idea de la FIBA ​​es que estas eliminatorias se jueguen a partido único, en una sede aún por determinar, a mediados de octubre. Las previas se jugarían cuando, sobre el papel, se iba a disputar la primera jornada de la fase regular de la Euroliga dejando para noviembre y diciembre las dos «burbujas» que sustituirían la liguilla a doble vuelta. La evolución de la pandemia en Girona, donde desde ayer hay nuevas restricciones, hace complicado que Fontajau tenga opciones reales de acoger una de estas «burbujas» y, por tanto, al menos este 2020, parece complicado que haya partidos de Euroliga en el pabellón gerundense

La Liga Femenina, adelante

La disputa de la Supercopa de este pasado fin de semana en Bilbao ha posibilitado el contacto directo entre los clubes y la FEB. Así, según explicaba el presidente del Uni Cayetano Pérez, la Liga Femenina-1 comenzará este fin de semana con la máxima normalidad posible: «Establecimos un protocolo para comenzar la competición con seguridad, también había la asociación de jugadoras y se harán los PCRs necesarios antes de cada partido para que todo vaya adelante ».

Marc Verdaguer
diaridegirona.cat
Google Translate (sin revisar)