La excapitana del Uni Girona volverá por primera vez en Fontajau este domingo jugando con el Gernika, junto a la brasileña Nadia Colhado, en un partido que será muy especial para una jugadora muy apreciada por los aficionados gerundenses. «Estuve cuatro años en Girona y medio en Valencia, pero tenía ganas de más protagonismo y aquí en Gernika se están haciendo muy bien las cosas y es un proyecto ambicioso que quiere luchar con los grandes», explica la escolta de Mataró.

 

En enero cambió Girona por Valencia y ahora está en Gernika. La aventura de ir cambiando de aires?

Estuve cuatro años, medio en Valencia y tenía ganas de más protagonismo y aquí en Gernika se están haciendo las cosas bien. Es un equipo que lucha para ganar los grandes y es bonito para las jugadoras estar en un club con ambición. Estoy disfrutando en Gernika y tengo muchas ganas de seguir creciendo como jugadora.

Protagonismo ha sido una de las primeras palabras. Busca ser feliz jugando más minutos?

Evidentemente yo también he estado súper feliz en Girona, también he tenido mis minutos y mis momentos. Pero es verdad que Girona siempre busca hacer equipos muy competitivos, fichando estrellas, y mi rol era el mismo aunque pasaran los años y, incluso, estaba perdiendo protagonismo. Ahora tengo 28 años, me siento una jugadora más completa, más madura y, realmente, tengo ganas de tener más minutos y sentirme más importante. Pero, también todo lo que estoy haciendo ahora es gracias a lo que aprendí en Girona entrenando día a día con jugadoras tan buenas.

Ver Rosó Buch sonrisa en la pista suele ser sinónimo de ver Rosó Buch jugando bien.

No sé si es un punto fuerte o un punto débil, pero a mí se me ve mucho cuando estoy feliz en pista y cuando no. No siempre puedes jugar feliz porque en un país pasan mil historias, pero en mi caso cuando estoy tranquila, cuando disfruto en la pista juego mucho mejor en baloncesto. Y se nota.

En el País Vasco, en un equipo pujante donde también hay ido Nadia Colhado ... Gernika era una buena opción, ¿verdad?

Cuando fiché por Gernika ya sabía que el bloque nacional continuaba y tengo muchas amigas, después el fichaje de Nadia fue un extra para que me llevo muy bien con ella tanto dentro como fuera de la pista. Tener compañeras así dentro del equipo ayuda muchísimo, las extranjeras que han llegado también aportan mucho desde el punto de vista humano y, además, al vivir en un pueblo más pequeño como Gernika también hace que hacemos muchas cosas juntas y con el tema del Covidien-19 aún más.

En la Supercopa ya demostramos que eran competitivas.

La Supercopa fue un aviso para todos y para nosotros mismos para saber que tenemos un equipo muy completo y que, si trabajamos duro, podemos dar muchas sorpresas. Sabemos que en esta liga podemos ganar a cualquiera, pero que también nos puede ganar cualquier equipo. De momento Salamanca ganó la Supercopa, y todo parece que sigue como siempre con Girona también allí, pero hay muy buenas plantillas en la liga. Como la del Valencia, nuestra y más.

Una Supercopa con Rosó Buch haciendo puntos, jugando de base, jugando de escolta. Cómoda con el rol que tiene dentro del equipo?

Tinte muy claro que soy un combo. En Girona he jugado mucho de base, aunque yo he sido más una escolta. Me gusta ser polivalente y poder jugar en diferentes posiciones y tener protagonismo. Estoy preparada para jugar donde quiera el entrenador. En Mario (López) me conoce desde pequeña y lo único que me pide es que sea yo misma y que sea constante a la hora de crear, no sólo hacer puntos sino también genera juego.

El del domingo será un partido especial?

Sí, será especial. Desde que se fue de Girona, desde el minuto 1 que tenía en la cabeza como sería cuando volviera a Fontajau. En la Copa jugamos Valencia-Girona y ya fue especial competir contra el «mi equipo», pero ahora volvió a Fontajau y ver la gente, a mi pabellón, en mi casa ... Sí que será muy emocionante. Desde que acabó el partido del domingo contra Bembibre tengo la cabeza el momento de llegar a Girona. Tengo muchas ganas, porque creo que allí hay mucha gente que me quiere y yo los quiero muchísimo.

Jugara más o jugara menos, la grada de Fontajau siempre la miró con muy buenos ojos?

Sí. Desde mi primer año en Girona noté esta conexión especial. Es mutuo porque yo siempre he sido muy feliz por la manera como me trataban y estoy muy agradecida a la afición del Uni. Siempre he intentado ser cercana cuando venía un niño o una familia a hacerse fotos, pedir autógrafos ... Mi conexión con la gente de Fontajau era especial y me supo muy mal no poder despedirme de una manera diferente. Por eso será emotivo volver el domingo en Fontajau.

Aunque el coronavirus tampoco deja que los partidos sean plenamente normales.

El virus nos está, con perdón, «puteando» a todos, y el deporte no es una excepción. Que pueda haber gente en Fontajau, sea el cincuenta por ciento del aforo o lo que sea, es una buena noticia porque allí hay un ambiente muy bueno, como ocurre también en Valencia o aquí en Gernika. Aunque el pabellón sea menor, cuando se llena también se está muy bien. Para mí es muy bueno que pueda haber gente en Fontajau, porque así podré saludar gente y también podrán venir mis padres.

Sus padres no han tenido problemas a la hora de hacer kilómetros para ir a ver jugar?

He, he. Sí, es verdad. Suelen venir a ver donde sea, pero ahora con el Covidien intentaban viajar menos y en los últimos años estaban muy bien acostumbrados teniéndome en Girona. Pero en el caso de Fontajau, este año también son socios del Uni porque les encanta el baloncesto y les encanta Girona, y podrán venir domingo.

Mantiene amigas en el vestuario. Ha hablado con Helena esta semana?

Sí. Tengo contactos y amigas aquí. He hablado con Helena (Oma), Laia (Palau), la Petrovic ... Ya cuando nos vimos en la Supercopa estuvimos charlando. Aunque seamos rivales lo ama es por todo lo que hemos pasado juntas, y este año la plantilla de Girona vuelve a ser muy buena. Llena de grandes jugadoras.

Domingo las verá.

Sí, pero el Covidien ha cambiado mucho el día a día de los equipos. A mí, ahora que vengo a Girona, me encantaría poder cenar con mis amigas, saludar mucha gente ... Pero no nos podemos mezclar con mucha gente por precaución. Llegaremos sábado por la noche, hotel, entrenaremos en el pabellón por la mañana, el partido por la tarde. Espero poder saludar gente al pabellón, pero sin abrazos ... Todo ello es un poco frustrante.

El coronavirus está cambiando las rutinas de los equipos. La liga está preparada para todo esto?

No creo que ni la liga ni nadie esté preparada para afrontar algo como este virus. El problema es muy grande y creo que estaremos toda la temporada así; por ejemplo, Zaragoza aún no ha podido jugar en ninguna de las dos jornadas, Zamora lo ha hecho sin haber entrenado ... Supongo que cuando el equipo tenga la suerte de no tener ningún positivo tendrá ventaja porque a medida que vayan suspendiendo partidos, veremos donde se ponen estos partidos.

Y encima CSD dice que no son una liga profesional.

Es muy injusto. No se coge por ninguna parte que el baloncesto femenino no sea considerado profesional. Se debería cambiar ya.

diaridegirona.cat
Google Translate (sin revisar)
foto: FEB