La segunda victoria de Movistar Estudiantes en Liga Femenina Endesa llegó con muchísimo trabajo en la segunda parte. Tras llegar al descanso con una ventaja de doce puntos (30-42), en la segunda parte Campus Promete entró de lleno al partido y llegó a ponerse a dos puntos.

Controlando los nervios, liderados por una imperial Leslie Knight (26 puntos, 7 rebotes y 31 de valoración), las hoy “women in blue” consiguieron en los últimos minutos del partido sentenciar el encuentro y una ventaja que no refleja lo que tocó trabajar para ganar este partido.

El marcador final engaña. A falta de cinco minutos, la diferencia era de tan solo dos puntos, 61-63, ante un Campus Promete que se había repuesto a desventajas de hasta 14 puntos en la primera mitad. Pero Movistar Estudiantes supo mantener la sangre fría para llevarse la segunda victoria de la temporada en Liga Femenina Endesa.

Gretter, Carter, Nyngifa, Raman y Da Silva salieron de inicio en Logroño, en un inicio de partido que dejó claro lo visto en el arranque de liga: Movistar Estu y Promete apuestan por un juego rápido e intenso, a todo campo. Con esos ingredientes, máxima igualdad mediado el primer cuarto: 9-9.

En defensa, se encerraba Campus Promete en su zona, pero Nyngifa encontró la fórmula para romperla, bien asociada con Meli Gretter (10-14). La base argentina tomó el timón del partido, anotando y asistiendo (¡llevaba 6 pases al final de este cuarto!) a sus compañeras para obligar a las de casa a parar el partido quedando dos minutos: 12-20. La ventaja de Movistar Estudiantes creció hasta los diez puntos: 14-24 al final del primer cuarto.

En el inicio del segundo, debutó Agostina Burani, que salió a pista junto a Carmen Grande, María Espín, Gracia Alonso de Armiño y Leslie Knight. El ritmo anotador se relajó, aunque seguía mandando el Movistar Estu (18-28 tras tres minutos).

Mykaila Pivec se enchufó para las locales, obligando a Ortego a pedir tiempo muerto a 4:30 para el descanso: 24-30. Momento de nuevo para Nyngifa, que sacando faltas y sin perdonar en el tiro libre y bien bajo el aro mantenía la decena de puntos para las “women in black” (hoy “in blue”): 26-36.

Las jefas, Espín y Knight, de tres, ponían la máxima ventaja: 28-42; que se recortó un poquito al descanso: 30-42.

Salieron de vestuarios muy intensas las riojanas, con un 8-0 de parcial tras tres minutos y medio. Tiempo muerto, claro: 38-42.

El parcial se fue hasta el 10-0; y tuvo que ser Meli Gretter, de tres, quien apagara temporalmente el incendio: 40-45. Volvía a encontrar el aro Movistar Estudiantes, lo que permitía respirar un poco, a pesar a la cuarta personal de Arica Carter: 42-49.

Intercambio de golpes, donde las colegiales supieron moverse un poco mejor: 50-56. Así las cosas, pese al parcial 25-16 de este periodo, Movistar Estudiantes entraba por delante al último cuarto: 55-58.

Gretter, Alonso, Nyngifa, Knight y Da Silva eran quienes comenzaban esos últimos diez minutos. La tensión se cortaba con un cuchillo, así que era la hora de las valientes. Como Leslie Knight, que capturaba el rebote del tiro libre errado por Nyngifa para seguir mandando: 55-60.

Cada canasta valía un mundo, dos equipos nerviosos y fallones, intentando correr… pero lo que salía era un correcalles. Mediado el cuarto, ajustadísimo 61-63.

Con un partido así, los dos tiros libres de Carter y el triple de María Espín para romper la zona 2-3 en la que se estaba atascando Movistar Estudiantes valían un Potosí: 61-68 a falta de 4:17 minutos.

Sentenciaba Jana Raman bailando claqué en la zona y Leslie Knight, quién si no, otra vez bajo la pintura (61-72), aunque Campus Promete iba a vender muy cara su derrota.

Al final, 66-82, una ventaja incluso excesiva que no refleja lo que tocó trabajar a Movistar Estudiantes para llevarse la segunda victoria de la temporada en LF Endesa.

 

ESTUDIANTES
FOTO: Juanjo Acobi – Campus Promete