Quesos El Pastor tampoco pudo con uno de los equipos que teóricamente tenía que superar para alejarse de los puestos de descenso, y se complica bastante su futuro tras un partido en el que protagonizó varias alternativas en el marcador pero que terminó perdiendo en los últimos tres minutos cuando se quedó sin fuerzas ni ideas. Una derrota que pone prácticamente punto y final a la dirección del equipo por parte de Ángel Fernández, cuyao cese podría tomar forma durante las próximas horas.

 

Era un partido de mucho equilibrio entre ambas formaciones en el que pronto se pudo comprobar que la lucha iba a estar bajo los tableros con Wolf y Barezhynska frente a K. James y Sika Kone, esta última la gran revelación de la Liga, una jugadora de solo 18 años y con una gran versatilidad. No creaba demasiados problemas en un principio James pero sí Kone, con su facilidad para penetrar por el poste bajo, donde es muy difícil de frenar por su agilidad pese al 1.90 que mide.

Pero la defensa zamorana no era buena y las primeras ventajas en el marcador fueron para el Gran Canaria que en cinco minutos se escapaba peligrosamente a un 5-9 que obligó a Angel Fernández a pedir su primer tiempo muerto para poner en la cancha a Alejandra Quirante que formó pareja de bases con Marina Lizarazu. Y reaccionó el Quesos El Pastor para ponerse por delante con 10-9 tras un triple de Amy Okonkwo.

Fue entonces Gran Canaria el que solicitó tiempo muerto que dio sus frutos con una nueva ventaja de 5 puntos (10-15 en el minuto 7). Koné hacía mucho daño en el poste bajo, pero Alejandra Quirante estaba acertada y anotaba dos triples seguidos que llevaron un 20-17 con el que finalizó el primer cuarto.

Quesos El Pastor parecía cogerle la medida a su rival que tenía problemas en la circulación del balón y alternaba sin encontrar soluciones a sus dos bases. Berezhynska sacaba partido a su superioridad física y el Zamarat se destacó a 28-19. No sin trabajo intenso en defensa, un triple de Perisa establecía la máxima ventaja zamorana con 36-25.

Pero este equipo parece a veces tener miedo a ir por delante y en un abrir y cerrar de ojos, las canarias recortaron parte de su desventaja hasta 36-29 y Ángel Fernández volvía a pedir tiempo muerto para recuperar la concentración de sus jugadoras. Sirvió de poco y Gran Canaria volvió a apretar en defensa para acercarse a solo un punto tras firmar un 0/10. Además María España no perdonaba desde la línea de triples y Gran Canaria se iba al descanso con ventaja (40-41) y un preocupante balance de 8/20 en rebotes.

No comenzó bien la segunda parte del partido con una canasta visitante, pero Valeria Berezhynska sacaba sus galones de veteranía para acertar con un triple, aunque la ucraniana permitía a Sika Kone anotar un 2+1 al tiempo que cometía su tercera personal.

No pasó nada porque Marina Lizarazu y la misma Berezhynska acertaron con sendos triples y Okonkwo firmaba otro 2+1 para poner el 52-46.

El partido se equilibró y el Zamarat ya no lograba mejorar los tres puntos de ventaja frente a un rival que había vuelto a crecerse. El partido se volvió loco pero los errores se sucedían de un lado a otro ante la pasividad de los árbitros que no pitaban nada.

Ángel Fernández tuvo que para de nuevo el partido para organizar un poco el juego de su equipo. El marcador estuvo un rato largo sin moverse y fue Gran Canaria el que ponía el 56-55 en el minuto 28.

El encuentro siguió atascado en el final del tercer cuarto y ni siquiera le entraban los dos tiros libres a Marta Montoliu. Afortunadamente Gran Canaria tampoco acertaba hasta que, aprovechando sendos errores zamoranos, Djeneba Ndiaye firmaba dos canastas al contraataque para poner el 56-59 que cerraba el tercer periodo.

Perdió la concentración el Quesos El Pastor ante unas controvertidas decisiones arbitrales tras reanudarse el partido y su rival se escapó peligrosamente a seis puntos que redujeron a tres Lizarazu y Montoliu.

El partido seguía muy abierto y sin visos de una resolución pronta para ninguno de los dos bandos. Con 62-65 Canarias pidió un tiempo muerto, y Kai James no perdonaba. Quesos El Pastor seguía trabajando mucho en defensa pero no terminaba de recuperar terreno mientras las más jóvenes de Gran Canaria eran las que asumían la responsabilidad para distanciarse a 64-71 a falta de 3 minutos. Y ya no hubo reacción zamorana pese a que las naranjas sudaron hasta el final al que se llegó con 72-80.

Ángel Fernández: “Con el equipo que hay se puede tirar adelante”

Ángel Fernández, consciente de que peligra su continuidad en el Quesos El Pastor, se mostraba confiado en que hay solución para la situación del equipo aunque “tiene que dar un paso más adelante, sobre todo a nivel defensivo, y algunas jugadoras tienen que aportar un poco más en ataque y tener más confianza en algunos tiros” al tiempo que destacaba el trabajo realizado por Klaudia Perisa, una jugadora que hasta el momento se había prodigado muy poco y ayer “estuvo bien hasta donde le ha llegado el oxígeno”, señaló Fernández Juliá. “Este equipo, por supuesto que tiene que dar más, sobre todo a nivel defensivo, porque en ataque, con las anotaciones que estamos logrando, se pueden ganar partidos en Liga Endesa. Lo que nos falta es un poco más de ritmo e intensidad defensiva”.

El técnico del Quesos El Pastor se lamentó de que “cuando nos hemos ido en el marcador hasta 12 puntos, nos han remontado fácil, el tercer cuarto lo iniciamos uno abajo con un triple que nos meten después de una mala selección de tiro antes del descanso, y fue otro volver a empezar. Reaccionamos, nos ponemos por delante y ellas se van al último cuarto un punto arriba ellas”. Angel Fernández, no cree que sea necesario realizar cambios en la plantilla del Quesos El Pastor: “En principio, con el equipo que hay, hay que tirar para adelante”. El técnico valenciano explicó que “ha sido un partido extraño, la salida nuestra ha sido buena, sobre todo intentando controlar el ritmo de juego. Defensivamente estábamos responsables en el uno contra uno, parando su juego interior, sus triangulaciones entre interiores. En el segundo cuarto hemos dado un arreón en ataque, hemos dominado el rebote, pero Taylor nos ha metido ocho puntos seguidos, y dimos un paso atrás. Luego lo intentamos pero su juego interior nos ha hecho mucho daño en el rebote, demasiado esfuerzo defensivo para concederles segundas y terceras opciones. El último cuarto hemos empezado bien de nuevo, lo intentamos todo en ataque, pero atrás nos han vuelto a desbordar fácilmente y volvermos a encajar 80 puntos”.

En entrenador del SPAR Gran Canaria, José Carlos Ramos declaró tras el partido que “veníamos a jugar una final, con el objetivo de ganar y seguir escalando en la clasificación contra un rival directo. El partido ha sido trabajar duro desde la defensa y a partir de ahí, sumar en ataque. No he visto ganado el partido hasta el último segundo. Es muy importante tener el basket average a favor y por eso teníamos que luchar hasta el último segundo. Perdimos en la prórroga ante Tenerife y estamos aprendiendo a mejorar la capacidad de concentración en los últimos minutos”, explicó el técnico canario.

Manuel López-Sueiras
laopiniondezamora.es