El veterano entrenador se estrena en Fontajau con una contundente victoria contra el Ensino Lugo por 35 puntos de diferencia con todo el equipo muy implicado en defensa y con una amplia rotación de once jugadoras: desde los 25 minutos de Eldebrink (máximo ) a 11 de Julia Soler (mínimo)

 

Los cambios de entrenador siempre tienen un punto de injusticia porque la cuerda se suele romper por el lado más débil. Cuando un equipo no acaba de llegar a las expectativas creadas a su alrededor, puede que sea demérito del técnico, pero, normalmente, las jugadoras también tienen algo que ver. Ahora bien, el técnico es quien suele pagar los platos rotos ... Lunes, justo antes de su primer contacto con Alfred Julbe, las jugadoras del Spar Girona sintieron, por boca del director deportivo Pedro Puig, que de ellas también esperaban más. Y parece que han captado el mensaje. La llegada de Julbe ha hecho subir el nivel de exigencia hacia una plantilla que, de momento, parece que ha captado que, por mucho que no haya público en Fontajau y el rival sea inferior, hay que defender cada ataque rival como si se tratara de recuperar una pelota al Perfumerías. Lo empezaron a entender martes en Bembibre, ante un rival muy inferior. Y lo pusieron mejor en práctica ayer ante el Ensino Lugo que, ante la actividad en defensa de un Spar Girona que dejó resuelto el partido en la primera mitad (45-21), pareció un equipo mucho más pequeño de que realmente es. «En el vestuario hablábamos de qué es lo que nos hace felices? Pues esto es una exigencia muy alta con nuestro trabajo, que es más fácil para la absoluta falta de egoísmo que hay ahora mismo en el equipo », explicaba Julbe al final de un partido en una respuesta que, seguramente, sirve para explicar porqué, ganando de 24 puntos al descanso, ayer el Spar Girona no caer en la relajación y se autoexigir no conceder descanso al Ensino Lugo hasta el 88-53 final.

Las jugadoras han tardado poco a entender que con la llegada de Alfred Julbe el contador se ha puesto a cero para todas. El veterano entrenador no tiene ninguna manía a la hora de mover el banquillo. A la espera de tiempo para introducir grandes cambios en ataque, Julbe centra su atención detrás. Una defensa muy coral, intentando ocupar bien los espacios para llegar a las ayudas, y por eso cambia a menudo su cinco en pista para mantener la intensidad. Ayer, por ejemplo, en el minuto 6 de partido, y con el equipo jugando bien (13-4), el nuevo técnico del Spar Girona hizo cuatro cambios de golpe. Palau, Ferrari, Labuckiene y Jula Soler entraron en pista y, un minuto después, Elonu sustituyó María Araújo. «He hecho un cambio de cinco porque estva trabajando muy bien, presionando durante tres minutos y medio y, aunque querían jugar, se habían ganado el banquillo», apuntaba el técnico.

Con el equipo sin concederse momentos de descanso en defensa, el Uni tiene más oportunidades para correr. Y cuando se puede correr, se anota como nunca (88 puntos hacía tiempo queno se veían en Fontajau). Además todo ello, sin depender de ninguna jugadora en concreto. Seis puntos de Labuckiene abrieron el primer gran agujero al inicio del segundo cuarto (24-13) y, cinco minutos antes de llegar al descanso, el técnico visitante rompió el silencio del vacío Fontajau en un abucheo sin lugar miramientos. Su equipo ya perdía de más de veinte puntos y no veía la cesta ni de lejos: 34-13.

El gran momento de forma de María Araújo no se novedad de ahora. Ayer volvió a ser la más valorada (21 con 13 puntos y 9 rebotes en veinte minutos). Cinco puntos seguidos de la pívot gallega dejaron la diferencia en 24 puntos al descanso (45-21). Las pocas hipotecas de Julbe a la hora de pensar cómo debe jugar su equipo convierten el Uni en un rival más imprevisible. Tan pueden coincidir en pista Julia Reisingerova y Giedre Labuckien, dos cinco grandes, como jugar con Sonja Vasic y Adaroa Elonu por dentro. Jugar con dos bases o sin Palau ni Gray con Eldebrink subiendo el balón, Julia Soler tener unos minutos en cada cuarto, Ferrari con más protagonismo del que había tenido hasta ahora ... Y, todo ello, no perdiendo la cara al partido hasta el final a pesar de la clara diferencia en el marcador y la ausencia de público en el pabellón. El marcador se terminó cerrando 88-54 en la segunda victoria contundente de Alfred Julbe en sus dos partidos en el banquillo del Spar Girona

Marc Verdaguer
foto: Marc Martí
diaridegirona.cat
Google Translate (sin revisar)