Campus Promete ha conseguido esta tarde su cuarta victoria de la temporada al vencer a domicilio al Embutidos Pajariel Bembibre (63-80), en un partido lleno de intensidad y de efectividad anotadora en ambos bloques que no se ha roto hasta el tercer cuarto.


Tal y como pronosticó César Aneas, el de Bembibre iba a ser un partido muy duro. Las locales, con tan solo una victoria, son un equipo joven e intenso que pelea cada balón, unos rasgos muy similares a los del equipo riojano. No es de extrañar, por tanto, que el partido fuese de alto voltaje desde el comienzo, con posesiones rápidas y una efectividad digna de admirar en ambos conjuntos. Por el lado de las locales destacó el trabajo de Batouly Camara. La internacional con Guinea anotó todo lo que tiró en el primer cuarto, un total de diez puntos. Campus Promete, por su parte, bajo el liderazgo de la omnipresente Laia Flores, se valió del buen hacer de Knezevic y Pivec para mantener el pulso a las del Bierzo. Fue esta última la que, desde el tiro libre, puso el empate a 24 en el marcador al cierre del cuarto.
El segundo periodo lo inició Campus Promete de la mejor manera posible: con un triple limpio de Txell Alarcón. Aneas dio minutos a la recién llegada Lyndra ‘Littles’ Weaver. La americana, con tan solo cuatro jornadas de entrenamiento, tardó poco más de un minuto en conseguir su primera canasta. Sus 16 puntos totales dicen mucho de lo que es capaz. La que continuó demostrando su nivel fue Paula Estebas. La riojana comenzó a encontrar tiros liberados desde el exterior y ayudó a crear una pequeña ventaja a favor de su equipo a comienzos del cuarto (26-32). Sin embargo, Embutidos Pajariel Bembibre no se dejó amedrentar, y mantuvo su juego vertical y aguerrido. Camara siguió de dulce (16 puntos en la primera mitad) y Higgs (10) y Rhine (11) se aliaron con ella para seguir llevando las riendas del partido. El cuarto se cerró con una enorme disputa en el juego interior, en el que las bercianas salieron victoriosas, con cuatro puntos de ventaja al descanso (48-44).

El tercer cuarto, ese en el que, como reconocía Lyndra ‘Littles’ Weaver, se han escapado tantos puntos, fue el que catapultó a las riojanas a su cuarta victoria. Weaver y Pivec empataron rápido el partido, y un parcial de 0-7 en apenas dos minutos y medio obligó a Pepe Vázquez a pedir tiempo muerto. Campus Promete no estuvo especialmente acertado en el apartado anotador en este cuarto, pero su efectividad defensiva fue letal: dejó a las locales en tan solo 7 puntos. En los últimos minutos del cuarto las riojanas empezaron a soltar muñeca y los triples de Flores, Weaver y Estebas pusieron una distancia considerable en el marcador (55-67).
En el último cuarto, Campus Promete tiró de calculadora: centró sus esfuerzos en defensa para evitar la reacción local y comenzó a desarrollar posesiones largas. Fueron minutos en los que Diarra brilló con luz propia, tanto en defensa como en ataque. La de Senegal, con menos minutos en pista que en otras ocasiones gracias a las rotaciones, dominó las pinturas y anotó 6 puntos en el cuarto (9 en total). El dominio en el rebote ofensivo de las visitantes (21-3) fue fundamental también para asegurar esta cuarta victoria, que devuelve al equipo a la zona templada de la tabla.
El próximo jueves Campus Promete recibirá a UNI Girona en el Palacio de Los Deportes (19:00).


Embutidos Pajariel Bembibre  63: Rokkanen (2), Givens (0), Palma (7), Méndez (1), Higgs (13), Camara (16), Mongomo (2), Kalin (4), Brotons (0), Rhine (13), Naczk (5).


Campus Promete  80: Pivec (11), Weaver (16), Barneda (0), Estebas (16), Knezevic (6), Diarra (9), Alarcón (6), Conde (6), Flores (10), Kovacevic (0), Lozano (0).


Parciales: 22-22; 48-44; 55-67; 63-80

 

CD PROMETE