Embutidos Pajariel Bembibre cayó (63-80) por séptima jornada consecutiva ante un Campus Promete que dominó claramente tras el descanso gracias, sobre todo, a su dominio extremo del rebote. Las del Bierzo Alto compitieron durante los primeros veinte minutos, pero el desacierto tras el descanso fue un lastre demasiado grande.

 

Quizá acusó el cansancio después de haber jugado el pasado martes, pero el Embutidos Pajariel Bembibre seguramente mostró su peor cara en el peor momento. Campus Promete, un rival directo en la lucha por la permanencia, se agarró al dominio aplastante en el rebote –las riojanas casi capturaron el doble– y venció por 63-80 en el Bembibre Arena después de una segunda mitad para olvidar de las bercianas. Aguantaron las de Pepe Vázquez en partido mientras estuvieron acertadas ante el aro rival, pero les faltó un tono defensivo mucho mejor para ser un equipo más competitivo.
Volvió a quedarse sin respuesta el cuadro rojillo –y ya es reiterado– y volvió a apagarse su luz tras el paso por los vestuarios. Quizá se echó en falta el aliento de la afición –no hubo espectadores–, pero se repitió el guion de las últimas semanas. Ya es habitual que cuando imprime el rival más ritmo, se pone más intenso en defensa y presiona más, las bercianas se diluyen como un azucarillo. Su inferioridad física, sobre todo la falta de centímetros en la pintura, y la poca picardía –provocada por la falta de experiencia– condenan a un equipo al que le cuesta, como a muchos de sus aficionados que viven anclados en el pasado, entender el nivel de una Liga Femenina Endesa que, afortunadamente, ha recuperado el vigor de tiempos pasados. A la escuadra berciana sus argumentos económicos le dan para competir hasta donde puede. Ni más ni menos.


La emoción y la ilusión duraron 20 minutos
Así por ejemplo, firmó una primera mitad ilusionante. Se mantuvo la igualdad y hubo bastante acierto por ambos bandos en el inicio, aunque dos triples de Batouly Camara anunciaron unos buenos minutos de las del Bierzo Alto. Consiguieron mantener una mínima ventaja gracias también a la contribución de Lashann Higgs y Sara Rhine, quienes sumaron 13 puntos cada una. Mikayla Pivec fue la que más aportó en ataque en las filas riojanas en este tramo, aunque fue Paula Estebas, que acabó con 13 tantos, la que volvió a equilibrar el marcador con un triple que tocó en el tablero. Se mantuvo la igualdad (24-24) al final del primer acto.
Se complicó la situación al inicio del segundo cuarto, aunque las rojillas se aferraron a los tiros libres para mantenerse en el encuentro. Parecían escaparse las visitantes, pero una falta antideportiva de Estebas pareció suponer un punto de inflexión. Higgs y Camara, esta última con una primera parte brillante en la que sumó sus 16 puntos, se aliaron para comprimir el marcador y un 2+1 de Rhine repuso una mínima renta local. No consiguieron una diferencia amplia, pero un triple sobre la bocina de Monika Naczk les permitió llegar al intermedio con ventaja (48-44).


Se acabaron las opciones con dos parciales demoledores
Todo lo que parecía optimismo tras ese triple se tornó en tristeza al inicio del tercer periodo. Un parcial de 0-7 obligó a Pepe Vázquez a parar el partido. Otro punto más anotaron las visitantes antes de que Naczk parara la racha, aunque las de César Aneas enlazaron otros siete tantos consecutivos que forzaron otro tiempo muerto del técnico gallego. No hubo respuesta positiva de sus pupilas, si acaso de Anna Palma, quien anotó el triple que puso el 55-67 con el que se llegó al final del tercer acto. Lyndra Weaver, que debutaba como jugadora de Campus Promete, y Laia Flores habían sentenciado prácticamente el choque.
Sólo quedaba apelar a la heroica, pero no llegó. Para complicar más la situación, Rhine se tuvo que retirar después de recibir un codazo y ahí se esfumaron las mínimas opciones que restaban para las de la villa del Boeza. Parecieron bajar los brazos y siguieron fallando una y otra vez ante el aro rival, permitiendo a las riojanas aumentar su ventaja hasta el definitivo 63-80.


Embutidos Pajariel Bembibre, 63 (24+24+7+8): Lashann Higgs (13), Batouly Camara (16), Conchi Mongomo (2), Sara Rhine (13), Monika Naczk (5) –cinco inicial-; Sara Rokkanen (2), Dee Givens (-), Anna Palma (7), Laura Méndez (1), Marianne Kalin (4) y Montse Brotons (-).

Campus Promete, 80 (24+20+23+13): Mikayla Pivec (11), Adrijana Knezevic (6), Maimouna Diarra (9), Laia Flores (13), Bojana Kovacevic (-) -cinco inicial-; Lyndra Weaver (16), María Barneda (-), Paula Estebas (13), Txell Alarcón (6), Itsaso Conde (6) y Alba Lozano (-).

 

CB BEMBIBRE