Xavi Fernández (Hospitalet de Llobregat, 1968) analiza el momento que pasa el club gerundense, a menos de tres semanas de ser la sede de una burbuja de la Euroliga.

 

En resumen: como está el Uni?
Como el resto de la sociedad, en una especie de tormenta y esperando que se corra. Tampoco lo hacemos en casa ante la chimenea. Por su talante, el club siempre está activo y afronta los problemas de la mejor manera. La situación es un reflejo: hicimos actividades de verano con la incertidumbre que había, fuimos los primeros en preparar un protocolo para poder tener público en el pabellón en un espectáculo deportivo -ahora desgraciadamente hace unas semanas que no ... - Y afrontamos un reto como la burbuja de la Euroliga, que es un riesgo.

Será con público? ¿Qué supone?
Lo enfocamos como una oportunidad: sería muy complicado que Girona fuera la sede de una competición FIBA, una final a cuatro. Podemos aspirar a una de estas burbujas, y con la complicidad de muchos agentes como el Ayuntamiento o el Baloncesto Girona, que no olvidemos que también entrena y juega aquí. Requiere un esfuerzo de organización importante y puede ser un motor económico y ayudar a las empresas que nos apoyan. Genera negocio en cuanto a hoteles, autobuses, catering, personal, seguridad ...

El curso pasado la FIBA ​​ya veía con buenos ojos Fontajau.
Tenemos la experiencia de la copa que organizamos hace unos años [2017] y sabemos el esfuerzo que supone. Tenemos un equipo para ofrecer un buen espectáculo; de alguna manera en este momento podemos generar ilusión a nuestros aficionados y en la ciudad. Tocamos hierro, parece que empezaremos la desescalada y esperamos que pueda haber público, con las mismas medidas que ya se tomaban.

Con el mismo protocolo que ya tenían, los abonados en grupos estables y guardando distancia?
Sí, no hemos acabado de sopesar vender entradas, tampoco nos parece adecuado. Si los próximos quince días todo va mejor lo acabaríamos de analizar. El escenario mínimo que prevemos es recuperar nuestros abonados. Si fuera muy bien nos podríamos plantear vender entradas y colocarlos en una zona determinada, pero hay que ser prudentes.

En verano en un primer momento no gustó mucho, el protocolo.
Es verdad que al inicio mucha gente no entendía qué pasaba. Hablamos de julio y para una temporada que empezó a mediados de septiembre. Cuando entendieron la situación, que en el fútbol no había espectadores por ejemplo, todo el mundo fue consciente de las medidas. Y seguramente pagamos los platos rotos de ser los primeros, pero el tiempo nos ha dado la razón. Sin un plan aprobado por el Procicat habríamos comenzado sin público.

Tienen mucha relación con el tejido empresarial que colabora con el club. Como lo pasan?
El club es un reflejo de la sociedad y con negocios cerrados, con ERTE, la situación nos afecta. También tenemos mucha suerte que nuestros patrocinadores sean los primeros seguidores del equipo. La ilusión que se genera es importante. Nos sentimos muy arraigados en el territorio y lo haremos. El deporte femenino, y en nuestro caso el Uni, no puede perder el trabajo de estos años: nos ha dado un estatus en las mejores competiciones. En algunos casos en condiciones muy diferentes de las del Ekaterimburgo o el Schio, o los equipos franceses. Hemos estado y por eso sobrevivimos: tenemos que conseguir que el rendimiento en la pista no se vea afectado. Y por eso hemos tomado las últimas decisiones.

Julbe no las ha querido valorar, pero veo por donde: mantener la exigencia y el crecimiento.
La exigencia es desde que se fundó el club, el hecho de no conformarse y tener una junta implicada al cien por cien. Lo que pasa en la pista es importante y detectamos que el equipo tenía que dar un paso adelante. No hablamos de un partido ni de dos sino de muchos meses. Se habló profundamente con Eric en verano y no por una cuestión de ego, que el presidente quiera ganar, sino porque es la manera de crear un círculo virtuoso: más espectadores, más televisión, más ingresos por publicidad, más gente ... Hemos encontrado la manera de hacer el proyecto viable: luchar por los títulos en lugar de luchar por la permanencia.

Esto es toda una declaración ...
Son los valores que defendemos de deporte femenino, desde la excelencia: queremos que la gente que viene a Fontajau venga a ver un espectáculo y, después, si quiere, que tenga en cuenta que es femenino. No que vengan a ver las niñas; hemos huido desde el primer día. Y esta exigencia a todos los niveles nos ha hecho buscar un paso adelante, convencidos de que no hacían falta derrotas para tomar la decisión. No debemos esperar que pase como la temporada pasada, que con el esfuerzo que se hace para contratar jugadoras no nos clasificamos para la fase siguiente y entramos por la renuncia de Sopron. No estamos satisfechos de quedar los dos últimos del grupo y perder de veinte la copa.

Esta valoración me sorprende.
Trato de ser profesional y saco unas conclusiones. No tiene que ver con el presupuesto, porque en la Euroliga es el lugar que nos toca, los últimos. Pero una vez has hecho el equipo y te encuentras con estas jugadoras, deportivamente que no te clasifiques ni para la Eurocopa ... Que sí que viene de un average, e internamente fue decepcionante, como ganar dos veces al Avenida y no ser primeros.

No son los resultados, pero ...
Entiendo que no es un club fácil. Tenemos la vicepresidenta con 600 partidos en la liga, el director general con 500 en la ACB, el director técnico que nació con una pizarra bajo el brazo, Anna Caula que es fundadora y fue la entrenadora .. . hay gente que sabe de baloncesto. El Eric ha sido honesto, ha hecho su trabajo tan bien como ha podido, ha trabajado. Le dimos la oportunidad y ha crecido.

Elegir Alfred va por ahí?
Hay es porque ha querido. El club tiene sus posibilidades y tenemos un proyecto deportivo atractivo, con las mejores jugadoras. Hay un interés de él de llevar deporte femenino. Nos gustaría tenerlo muchos años; también tenemos presente que cuando contratos talento por debajo del precio de mercado ... Es como la Chelsea Gray hace cinco años, bienvenido problema.

 

EUROLIGA
El Spar Girona jugará el martes 1 de diciembre el primero de los tres partidos de la primera fase contra el Riga, con quien tenía que enfrentarse en los cuartos de la última Eurocopa. El jueves 3 tiene el rival más duro de su grupo, el Ekaterimburgo, y al día siguiente, viernes, cierra la fase de todos contra todos con el Schio. Los horarios deben confirmar, la segunda vuelta es del 19 al 22 de enero en otra sede y los dos mejores fueron los cuartos.

Borja Sánchez
foto: M. Lledó
lesportiudecatalunya.cat
Google Translate (sin revisar)