Histórico ex jugador del primer equipo del Barça, y retirado con el CB Girona, el ex escolta internacional quiere acoger una concentración de la Euroliga que llevará a Girona el Ekaterinburg, el Schio o el Riga en plena pandemia

 

Estamos en pandemia, los pabellones están cerrados y los ingresos bajan, pero el Spar Girona cambia de entrenador, organiza fases de Euroliga ... Son valientes o inconscientes?
Intentamos ser fieles a una filosofía y, a veces, puede parecer contradictorio, pero somos un club que estamos acostumbrados a abrir camino y que nadie nos regale nada. Y eso, a veces, hace que nos toque tomar decisiones que conllevan asumir un riesgo. Pero este es el talante del club. Estamos preocupantes para la situación que nos rodea, pero esta preocupación no nos hará detener.

La Euroliga se jugará toda costa en Fontajau?
Por ahora, hablando de la pandemia, nadie es capaz de hacer pronósticos. Lo hemos visto en los gobiernos y su gestión del coronavirus. No podemos hacer de futurólogos, pero viendo los datos de los últimos días parece que el día 23 volveremos a la situación de antes de estas últimas restricciones. En nuestro caso, esto significaría poder tener público a los partidos y, con independencia de si finalmente hay público o no, que la Euroliga se jugara seguro en Fontajau.

Con público? Esto no es ser muy optimista?
Sin entrar en optimismo o pesimismo, si los datos de la pandemia continúan bajando, ya no sólo para el baloncesto, sino también para la cultura o para la restauración, confío en que se pueda volver a las medidas anteriores, que a nosotros nos limitaba el aforo a un máximo del cincuenta por ciento de la capacidad del pabellón de Fontajau.

Si la Euroliga se puede jugar con público, será sólo para abonados del Spar Girona?
En el ranking de prioridades, la primera es meter todos nuestros abonados. Estábamos en torno a los 1.600 y con el atractivo de la Euroliga pensamos que todavía algunos que tenían pendiente renovar o que no se habían decidido a abonarse por primera vez, lo acaben haciendo. El año pasado llegamos a los 2.600 y, por tanto, aún tenemos margen. Pero, en la actual situación de pandemia, tampoco queremos llegar al máximo de asientos que podemos ofrecer, que son algo más de 2.000.

En Girona, hoy las restricciones son muy fuertes y dentro de dos semanas quieren que en Fontajau se pueda ver jugar el Uni contra un equipo ruso, uno italiano y uno de Letonia. No son muy atrevidos?
No sé si la palabra es atrevido o verdaderamente no tenemos más remedio que ir siempre un paso adelante. El club no lo ha tenido fácil. Yo vengo de la experiencia de lo masculino y, verdaderamente, en el femenino tienes que trabajar siempre el doble para conseguir lo mismo, o menos. Esta es la realidad, pero el espíritu de este club es no quejarnos y ver siempre qué podemos hacer para hacer un pequeño paso más hacia arriba. Y este pequeño paso más comporta decisiones como hacer actividades de verano en medio de una pandemia con más de 400 participantes, organizar una burbuja de Euroliga y, en la misma línea, una decisión como la de destituir al entrenador que por alguna gente quizás fue una sorpresa. No habíamos perdido cinco o seis partidos, no había silbidos en la grada ... Nada de eso había pasado, pero creíamos que teníamos que mejorar.

Ser mejores no para ganar, sino para poder ser viables.
Nosotros pensamos que la forma de sobrevivir era ofrecer un espectáculo de calidad. Esta es nuestra undécima temporada en Liga Femenina-1 y al principio venía el público fiel de baloncesto femenino u otros, simplemente, por la novedad. En estos años nos hemos tenido que oír muchas cosas, como aquella frase tan horrible que «el baloncesto femenino no es ni baloncesto, ni femenino»; pero estamos en un momento que podemos decir muy orgullosos que hacemos un muy buen baloncesto y que es muy femenino. No renunciamos a los valores del club y nos toca luchar mucho en un día a día complicado en medio de la pandemia.

Contra el Ensino, en el primer partido de Alfred Julbe en Fontajau, se vio un buen baloncesto. Lástima que no hubiera público.
El cambio de rumbo debe ir más allá del partido contra el Ensino. Nosotros esperamos un paso adelante en los partidos importantes. Dentro de un par de semanas, con la Euroliga será una primera prueba para ver cómo responde el equipo con el nuevo entrenador, después vendrá el partido de Salamanca ...

Como ve Julbe?
Ha venido con mucha ilusión y, al mismo tiempo, con humildad por aterrizar y luego ver cómo puede ayudarnos a mejorar. Hay detalles suyos que a mí me gustan mucho como, por ejemplo, que, esta semana que había descanso al primer equipo por los compromisos FIBA, él ha estado entrenando con las jugadoras jóvenes que quedaban aquí y con algunas del segundo equipo. De lunes a viernes, cada día mañana y tarde.

Habla mucho de espectáculo, pero ahora en Fontajau no se puede jugar con público. Tiene sentido el baloncesto con el pabellón vacío?
Creo que jugar sin público es un momento puntual. En la primera ola era inviable continuar con las competiciones si no se hacían burbujas como las que hizo la ACB en Valencia, pero lo que está pasando ahora creo que es un hecho puntual y que pronto volveremos a jugar con público. Con restricciones de aforo, pero con espectadores porque su presencia es imprescindible para nosotros y todos esperamos el momento, sea esta temporada o la próxima, de volver a ver Fontajau lleno hasta la bandera.

Y qué pasaría si el día 23 los pabellones permanecen cerrados?
Pues si el 23 nos dicen que tenemos que seguir jugando sin público, pues jugaremos sin público. Después analizaremos la situación y tomaremos las medidas necesarias.

Si las restricciones se alargan, se deberán devolver las cuotas a los socios.
Todo el mundo está viendo que la voluntad del club es la de no resignarse. Desde el primer hemos negociado con Procicat y Ayuntamiento para que el proyecto pudiera continuar con todo su sentido. Evidentemente se debería poner el tema de las cuotas, de momento hemos jugado un partido sin público, y final de temporada veremos qué han sido el perjuicio para los aficionados y si la gente lo quiere actuar en consecuencia. Esperamos que los partidos sin público en Fontajau sean los mínimos posibles.

Si tuvieran que volver gran parte de las cuotas de abono, la viabilidad del club estaría en peligro?
El esfuerzo económico es de tal magnitud que si sacamos las cuotas, las cuales, los ingresos por venta de entradas, restamos parte de los centros, tener unos cientos de abonados menos ... Si sumamos todo esto, evidentemente pondríamos en peligro la viabilidad del club. Tampoco es una situación nueva y pienso que el futuro del club está asegurado, pero habría que ver cuál sería el nivel competitivo. Este año hemos rebajado el presupuesto, pero como todo el mercado ha bajado nosotros hemos podido seguir haciendo un equipo competitivo.

 

Marc Verdaguer
foto: A. Resclosa
diaridegirona.cat
Google Translate (sin revisar)