No da tregua la Liga Femenina Endesa. Las women in black de Movistar Estudiantes, tras vencer en un disputado partido al Spar Gran Canaria, visitan al Casademont Zaragoza el domingo a las 13:00h (televisado vía Twitter), un conjunto cuya clasificación no refleja su nivel. El equipo espera «un partido muy duro y físico» en el Pabellón Príncipe Felipe

 

Con el intercambio de plazas entre el Stadium Casablanca y el CD Basket Zaragoza 2002, este año ha llegado el tercer club ACB a la LF Endesa, para mantener a la ciudad de Zaragoza en la máxima categoría del basket femenino español.

El Casademont Zaragoza ha hecho un proyecto muy potente, con casi todo caras nuevas y donde está destacando el «big three»: ha recuperado para nuestra liga a la internacional española Laura Nicholls y ha incorporado a dos americanas con mucho bagaje en Europa como Markeisha Gatling y Taylor Wurtz.

Sin embargo, su comienzo ha sido irregular. Con balance de 4-7, pero un equipo de este nivel puede despertar en cualquier momento.

Jana Raman cree que el partido de Zaragoza será «un poco como el de Spar Gran Canaria: también tienen una tía grande en el interior y son muy agresivas. Será parecido, necesitamos trabajar juntas para sacarlo».

Alberto Ortego apunta que preparar un partido en solo tres días es parte de la planificación. «Los mecanismos ya los tienes, es aplicar tu bagaje defensivo al rival. Jugamos contra un rival poderoso, con un nivel que no refleja su clasificación, han empezado irregulares pero cuando cojan velocidad de crucero creo que estará entre los 8 primeros sin ningún problema».

«Son un equipo muy potente, con un quinteto con jugadoras determinantes. Será otro partido físico y duro, este año la Liga Femenina en ese sentido ha subido el nivel. Va a ser duro, pero no vamos con urgencias ni necesidad, con ganas de traernos la victoria pero sin necesidad en la clasificación. El equipo está bien, así que recuperaremos el viernes y desde el sábado a preparar ese partido».

ESTUDIANTES