El Cadí ha perdido en la pista del Gernika y lleva cuatro derrotas seguidas, que comprometen la presencia del Sedis en la copa por tercer año seguido. La imagen del Sedis preocupa por parciales encajados, la falta de contundencia atrás, los malos inicios de primer y tercer cuarto y la inoperancia ofensiva después de tiempo muerto.

 

Laura Peña ha sido la única capaz de anotar por el Cadí los tres primeros minutos (11-2), tras los cuales Bernat Canut paraba el reloj con el Sedis por detrás desde el 2-0 de Rosó cuando habían pasado 9 segundos. Resimont ha hecho la segunda (15-4) con el Gernika atacando a placer, lo que provocaba una rotación de cuatro al Sedis a 03:29 (19-6) que servía para acabar el primer cuarto 23-10.

El triple de Yure Díaz, al inicio del segundo cuarto (23-13) era un espejismo porque el Gernika respondía con un 9-0 (El de 4,60 m) que acabaría con Rosó enfilando la máxima a los 20 (34- 14) a más de cinco minutos para el descanso.

El triple de Peña al límite de la posesión daba entidad a los mejores minutos del Cadí (0-9, Pujol a la contra) que rompía Cornelius de tres (37-25) mientras Dornstauder de ofensivo en el contraataque dejaba la docena al descanso ( 40-28).

Rosó de tres obligaba Bernat Canut a parar el partido a 7:02 con otro mal inicio (49-30) que acabaría con un 11-0 que el triple cambio visitante paraba primero con Peña (triple, 51-33), después con Raventós (53-37) y finalmente con Maestros para cerrar el tercer cuarto (61-46, triple de la vilanovina).

El tercer triple de Maestros permitía el Cadí bajar de la barrera psicológica a 7 minutos para acabar (65-57) pero 4 puntos seguidos de Cornelius volvían la diferencia en la docena (71-59) a 4:40 -tiempo muerte del Sedis.

3 minutos ha necesitado el Sedis para volver a anotar (75-61, Dornstauder) tras una serie de imprecisiones que dejaban el cadí sin argumentos antes de que Rosó engordara la diferencia con triple y suspensión.

 

Borja Sánchez
lesportiudecatalunya.cat
Google Translate (sin revisar)