El baloncesto es un juego de equipo que se alimenta de la calidad individual y es evidente que cuanto mejor son los jugadoras más posibilidades hay de alcanzar el objetivo pero lo fundamental pasa por conseguir que funcionen como un bloque.

Perfumerías Avenida tenía un duelo complicado en su salida a Tenerife ante un rival que está entre los mejores de la Liga porque tiene varias jugadoras con mucha calidad que se vuelven peligrosas fundamentalmente cuando juegan por y para el equipo aunque también tienden en la tentación del lucimiento individual.

Es evidente que Avenida también tiene componentes con mucha clase formando un grupo que tiende a un trabajo más disciplinado en lo táctico. Esa, sin duda, se preveía como una de las claves en la visita al Santiago Martín, jugar con rigor para saber controlar los previsibles arreones del rival.

De hecho desde el minuto uno se vio a un Perfumerías Avenida muy metido en pista, consciente de la importancia de hacer sentir al rival incómodo desde muy pronto. Fluido en ataque, con mucho acierto exterior en un primer cuarto en el que llegó anotar cinco triples por mediación de Lou Samuelson, Gagic y Hayes, Avenida aprovechaba bien la cierta apatía defensiva de su rival mientras que atrás trabajaba bien llevando sobre todo a Loyd y Atkinson a tiros forzados.

La lesión de Imovbioh, tras recibir un tapón de Milic y caer mal, también favoreció un mayor control del rebote por parte del equipo azulón que tras un primer arregón 2-10, siguió aumentando su ventaja hasta el 9-25 con el que acabó el primer cuarto.

Mejoró La Laguna Tenerife en el segundo parcial sobre todo porque se aplicó más en defensa y eso provocó algunas situaciones de ataque en las que Avenida no encontraba tanto ritmo en el pase de balón como había mostrado en el primer cuarto. Tras una canasta de Bettencourt, pedía tiempo muerto Roberto Íñiguez con 15-30. Loyd asumía casi todo en el ataque del equipo tinerfeño mientras que en Avenida aparecía Hayes evitar dudas y con su acierto dede el tiro libre, más otra canasta de Cazorla, se sostenía la ventaja de Avenida que cerraba el cuarto con dos puntos más de Hof para dejar un claro 24-42 al paso por vestuarios.

En la reanudación se vio claramente la versión distinta que ofrece Tenerife cuando comparte el balón. Aplicado y riguroso atrás, de hecho sumaba rápido las caurtro faltas, y buscando opciones en ataque sumaba un parcial de 7-1 con el que se acercaba en el marcador y se sentía más metido en partido.Avenida se había dejado ir un par de lanzamientos bajo aro donde insistía porque se veía con ventaja aunque el duelo caía en una suerte de correcalles y en el desorden sacaba Tenerife más rédito con dos canastas que le acercaban de forma peligrosa, 36-48.

Tiempo muerto inmediato de Íñiguez que no quería ver a su rival meterse en partido y a la vuelta respuesta inmediata con tres triples consecutivos, Lou Samuelson, Leo Rodríguez y Karlie Samuelson, y cargando de nuevo al rebote con más eficacia. Un parcial de 2-9 y tiempo muerto local para intentar que el duelo no se viera finiquitado antes de acabar el tercer cuarto. El triple de Montenegro encontraba respuesta en otro de Lou Samuelson para acabar el periodo 41-61.

Su hermana Karlie abría anotación de último tramo con un nuevo acierto desde 6,75 y en cuatro minutos se apuntaba ocho puntos más en su cuenta individual para poner una diferencia a favor de las suyas ya clarísima, 47-71. Con un dominio absoluto del rebote (25 por 44 a favor azul con un eficiente Gagic al ofensivo-, Avenida tenía segundas opciones que le podrían haber disparado en el marcador con más precisión en varios tiros cercanos. Aun así ese hueco aun se abrió más hasta el definiivo 55-84.

AL HABLA EL ENTRENADOR

El técnico apuntó que la diferencia llegó cuando se eludió la tentación de caer en guerras individuales y se leyó donde estaba la ventaja, en las esquinas.

Roberto Íñiguez reconocía que el duelo fue "irregular, con minutos buenos y luego minutos que hemos entrado en guerra que nos han perjudicado. Por como ha ido el partido al principio, protestas en el banquillo y el partido ha cambiado. Han permitido cosas que normalmente son falta y no hemos sabido leer eso. Es importante hacerlo, individual y colectivamente".

Después de un inicio con dudas en la segunda mitad, sí que se consiguió esa lectura. "En la segunda parte hemos empezado un poco confundidas pero con las rotaciones hemos subido el nivel, hemos empezado a leer cuáles eran los espacios buenos, a tirar de esquinas porque ellas colapsaban mucho interior y hemos perdido balones por buscar interior. Cuando lo hemos entendido un poco, hemos enlazado unos triples, hemos defendido bien y se ha roto el partido. No es fácil venir aquí y dejar a La Laguna en 55 y eso dice de nuestra defensa".

Y después del elogio, la autocrítica con o que no le gustó que es que "en la primera parte hemos ido más a guerras individuales y eso no nos va. Tenemos que jugar como entrenamos, automatismos que no tenemos que olvidar".

Y ahora a por todo lo que viene "Cada partido es un reto para ser mejor y una oportunidad y una alegría en las circuntancias que estamos jugando este año y dar lo mejor de nosotros. Cuantos más minutos en pista haciendo nuestro trabajo mejor. Ahora vienen partidos con equipos muy grandes".


LA LAGUNA TENERIFE (9+15+x17+14): K. Loyd (17), L. Herrera (4), T. Atkinson (7), S. Imovbioh (0), G. Ocete (3) -cincoo inicial-, R. Montenegro (5), J. Nogic (6), H. Nauwelaers (6), M. Bettencourt (7).
PERFUMERÍAS AVENIDA (25+x17+19+23): Maite Cazorla (6), Tiffany Hayes (12), Lou Samuelson (15), Marica Gagic (8), Nikolina Milic (4) -cinco inicial-, Silvia Domínguez (2), Leo Rodríguez (8), Andre Vilaró (4), Karlie Samuelson (17), Emese Hof (4), Umi Diallo (4).

Teresa Sánchez
tribunasalamanca.com