El Spar jugará el día 22 contra el idk al antiguo pabellón donde el actual entrenador del equipo dirigió el 4 de abril de 1993 el último partido del Valvi antes de la inauguración de Fontajau

 

El 4 de abril de 1993 el Valvi jugó su último partido en Palau-se acerca. En el banquillo, claro, estaba Alfred Julbe, que el día 22 volverá al escenario donde completó una etapa clave en su trayectoria. El empleo de Fontajau por el Gran Circo de Navidad hará que el partido Spar-idk vuelva al antiguo pabellón, lo que ya ha pasado en otras ocasiones, aunque esta vez resonarán las últimas palabras de Julbe en el antiguo pabellón. "Me hubiera gustado despedirme mejor de Palau, pero la conexión con el público hoy ha sido muy buena."

El Valvi quedó eliminado ese día en el play-off (octavos) contra el Real Madrid de Sabonis, que con un 76-81 sumó la segunda victoria al mejor de tres partidos. No fue un partido cualquiera para Julbe tras una temporada complicada (16ns en la fase regular). En el partido se van meter casi cuatro mil seguidores que disfrutaron con impotencia del recital del gran lituano (20 puntos y 13 rebotes) y también de la enésima exhibición de Dusko Ivanovic (25 puntos). El héroe del día pudo haber acabado siendo Jordi Pardo, que tuvo un triple para igualar a 77-77 cuando el partido agonizaba. El Madrid, dirigido por Clifford Luyk, acabaría ganando la liga con jugadores como Pep Cargol y el actual presidente de la ACB, Antonio Martín.

Aunque aquel partidazo dejó un buen sabor no fue una temporada fácil para Julbe, que a menudo tuvo que hacer de mediador, una de sus especialidades, entre Pardo y Ivanovic, dos talentos naturales con caracteres antagónicos. El entrenador también tuvo problemas para hacer encajar Johnny Moore, un anárquico base de fantasía al que intentó rescatar el baloncesto después de años apartado por una enfermedad conocida como fiebre del desierto (una infección por hongos) y que, a pesar de tener el dorsal 00 retirado por los Spurs, iba a su y duró un mes. Y tuvo que convivir con las rodillas de cristal del poderoso Marvin Alexander y una hepatitis de Fernando Heras.

Aquel partido fue un auténtico final de era antes de que se inaugurara Fontajau para el curso 1993/94, que Julbe no pudo completar al ser cesado después de dirigir cinco partidos.

Julbe ya ha podido volver a dirigir un equipo profesional en Fontajau, incluso en la Euroliga, contra grandes clubes europeos como el Schio y el Ekaterimburgo, y ahora podrá entrar en unos vestuarios en que seguramente le vendrán a la cabeza historias impagables, muchas de las cuales sólo conoce él mismo.

El Uni ya jugó la temporada pasada en Palau partidos de la Liga Femenina y de la Euroliga por culpa del temporal Gloria. También lo tuvo que hacer el Baloncesto Girona, en un recordado partido contra el Barça B, probablemente el mejor que jugó el equipo de Alex Formento antes de saborear el ascenso a la LEB Oro.

Lluís Simon
foto: M. Lladó
lesportiudecatalunya.cat
Google Translate (sin revisar)