Un tiro libre a falta de 7 segundos para el final dio la victoria al Araski que perdía de 8 a falta de tres minutos para el final

 

Quesos El Pastor demostró ante Araski que tiene capacidad para conseguir las victorias que necesita para lograr la salvación, como la que estuvo a punto de alcanzar este domingo en el Angel Nieto en un partido que tenía ganado por ocho puntos a falta de 3 minutos para el final pero la calidad del equipo vasco terminó por imponer su ley en una recta final en la que tampoco el trío arbitral estuvo a la altura de lo que se espera en esta máxima categoría del basket femenino.

Este equipo es capaz de aportar mucho más de lo que había mostrado en los partidos anteriores y pareció entenderlo durante los 40 minutos. Fue un Quesos El Pastor competitivo independientemente de cómo estuviera el marcador en cada momento. Por fin, las jugadoras “nuevas” entraron en los sistemas y pasaron a ser parte del engranaje que ordena Fran García, y ese debe de ser el camino a seguir.

De hecho, la salida del equipo fue muy buena como puede demostrarlo el hecho de que Araski, un equipo con una enorme capacidad ofensiva, tardase más de 3 minutos en anotar su primer punto: un tiro libre de la ex del Zamarat Tamara Seda. En el equipo zamorano aportaban todas las jugadoras en cancha y el 8-4 del minuto 5 era el premio a su buen hacer hasta entonces. Pero Araski no estaba dispuesto a regalar nada en el gélido pabellón Angel Nieto y con Joy Brown al frente, pronto igualó el marcador, poco antes de que en el equipo vasco entrasen en la cancha Izaskun García, en el puesto de base, y Valerya Berezhynska que se enfrentaba así al que fue su equipo hasta el 2 de diciembre, paradojas de esta Liga. La pívot ucraniana se olvidó de las personales que le perseguían en el Zamarat para liderar un buen estirón del Araski que se escapó a 12-20 cuando ya había comenzado el segundo cuarto.

El Quesos El Pastor atravesó momentos de crisis que le hicieron mantenerse sin anotar durante tres minutos, pero entonces apareció la Brooke Salas que llevamos esperando durante meses, la jugadora capaz de anotar desde cualquier parte de la cancha y de aportar en defensa mucho rebote e incluso intimidación en forma de tapones. La alero norteamericana anotó siete puntos seguidos para obligar a Madelen Urieta a pedir un tiempo muerto con 19-22 en el minuto 15.

El equipo vasco pasó a jugar con sus dos bases (Aramendi y García) pero Salas continuó en su línea y el Zamarat se metió de lleno en el partido con 26-27 tras el tiro libre de la falta técnica que veía la entrenadora vitoriana. Parecía que el partido llegaría al descanso igualado pero un triple de Asurmendi y otra canasta de Brown pusieron el 26-32 que dejaba, de todas formas, mucha esperanza para la segunda parte.

Los terceros cuartos siempre son temibles cuando en los dos anteriores se ha dado todo, pero ayer el Quesos El Pastor estaba dispuesto a desmentir y a responder a todos los improperios que había recibido en las semanas anteriores. No era el momento de venirse abajo pese a que María Asurmendi anotaba un triple al comienzo del tercer parcial, pero allí estaba la Montoliu que también parecía desaparecida en jornadas anteriores para responder con otra canasta de tres puntos.

Fran García optó por defender en zona y Montoliu tampoco falló en su siguiente triple que puso a las zamoranas a un solo punto en el marcador y obligó a la entrenadora visitante a pedir un tiempo muerto. Urrieta se cabreó visiblemente con sus jugadoras porque veía que el Zamarat iba en serio pero no consiguió su objetivo. Marina Lizarazu echó mano de su habitual casta, dejó sentada a Asurmendi y puso por delante al Quesos El Pastor con 40-39; Montoliu acertó un nuevo triple, y Gidden, incansable hasta entonces en otras tareas, acertó con su primera canasta para poner el 45-41.

El Quesos El Pastor parecía imparable ya y al comienzo del último cuarto, contestaba a una canasta inicial de Tamara Abalde con un 7-0 que le disparó hasta el 52-43. La victoria ya era posible pero faltaban todavía 8 minutos para acabar el encuentro, un tiempo en el que el equipo naranja mantuvo la concentración y no cometió errores de bulto.

El Zamarat mantenía ocho puntos de ventaja a falta de cinco minutos y Araski no encontraba la forma de centrar su juego. Ellas sí que cometían precipitaciones. Pero la responsabilidad de conseguir la victoria pesaba mucho en el bando zamorano. Fran García pidió un tiempo muerto con 54-50 buscando oxígeno para sus jugadoras tanto para sus piernas como también para sus cabezas.

Quesos El Pastor volvió a la defensa en zona y Prezelj siguió demostrando que es una jugadora muy válida para la liga española. Okonkwo no falló en sus dos tiros libres (58-51).

Berezhynska acertó con un triple (59-54) y el partido se equilibró de nuevo. Tamara Seda puso el 59-56 y Lizarazu falló su lanzamiento en el momento en que Raquel Asensio igualaba el encuentro con un triple 59-59.

Faltaban 40 segundos y Fran García pidió su tiempo muerto para ganar el partido. Amy no pudo anotar tras recibir una falta que los árbitros no quisieron ver pero si pitaron la de Annamaría Prezelj sobre Brown y una nueva, esta vez de Gidden -la quinta-, que permitió a la norteamericana anotar un tiro libre que ya fue definitivo (59-60) porque tampoco los árbitros quisieron ver nada en la penetración final a canasta en la que Amy Okonkwo terminó en el suelo sin que se señalase falta.

Manuel López-Sueiras
foto: J.L. Fernández
laopiniondezamora.es