Lee la doble crónica del encuentro

 

 

DERROTA ANTE EL COLISTA


Las locales han salido sin ritmo y les ha faltado intensidad y acierto para cambiar el ritmo del partido

El Cadí La Seu ha encajado una derrota dura contra el colista de la liga, el Quesos el Pastor (58-68), que aprovechó un magnífico tercer cuarto (18-25) para afrontar los minutos finales con el partido controlado. El dominio en el rebote de las visitantes y el desacierto en el tiro exterior de las jugadoras de Bernat Canut (9 de 31) han marcado un partido en el que las locales han empezado sin ritmo. La ex jugadora del Cadí, la barcelonesa Marta Montoliu ha sido la más letal de las visitantes (19 puntos con 3 de 4 triples). Para las locales Donstauder (9 puntos y 13 rebotes) ha sido la más destacada.

Lluis Simon
lesportiudecatalunya.cat
Google Translate (sin revisar)

 

 

QUESOS EL PASTOR SE AGARRA A LA LIGA


El equipo logró su tercera victoria de la temporada en un encuentro ante Cadí La Seu que dominó en todo momento

El Quesos El Pastor logró ayer su tercera victoria de la temporada. Fue ante Cadí La Seu en un encuentro muy serio de las naranjas que quieren agarrarse a la Liga. Desde luego la imagen de ayer fue más que positiva para un equipo que impuso su juego sobre la pista, dominó en el marcador y supo gestionar los malos momentos para no arrojar la toalla.

El encuentro no pudo tener un mejor inicio para las naranjas. El CD Zamarat salió a por todas consciente de que, tal y como subrayó su entrenador, todos los partidos son finales y así lo trataron de demostrar sus jugadoras. Okonkwo, Lizarazu y Prezel pusieron el 0-5 de inicio ante un Cadí que salió frío en su propia cancha y al que le estaba costando carburar, aunque cierto es que en todo momento fueron a rachas. Acertadas al rebote y aprovechando la falta de acierto de su rival, las de Fran García tomaron las primeras ventajas. Tres minutos fue lo que tardó en anotar el cuadro local que seguía la estela en el marcador de las zamoranas, pero eran las de García las que imponían su ritmo en el pabellón (5-11, min. 6). El entrenador local empezó a mover el banquillo con rapidez para dar frescura a su juego, y la premisa surtió efecto cuando en dos fogonazos recortaron distancias y se pusieron, de nuevo, dos abajo (9-11). Lejos de intimidarse, el Quesos El Pastor aceptó el envite y ahí surgió la figura de Gidden para volver a irse en el marcador en un cuarto más que positivo que concluyó con una canasta postrera de Lizarazu que puso el 9-17 en el electrónico, máxima ventaja hasta el momento.

El comienzo de año estaba sentando bien a un equipo que acaba de perder a otras de sus integrantes, en este caso, Salas, aunque esta ausencia apenas se notaba.

Nada estaba hecho y en el segundo cuarto el guion pareció cambiar, aunque el equipo supo reconducirse. Cadí La Seu salió arrollador y “secó” el poder anotador de las zamoranas a las que les costó ajustarse en defensa. Esta situación propició un parcial de salida de 10-0 para las locales que obligaron a un tiempo muerto de Fran García para reconducir un partido que empezaba a escaparse y que se parecía demasiado a otros ya vividos, aunque afortunadamente no fue así.

Tras estar cuatro minutos sin anotar (19-19, min. 14) el Zamarat despertó para volver a meterse en el partido. El equipo subió la presión y volvió a imponer su ritmo para dominar de nuevo en el marcador. Era la recta final de este segundo tramo y se vivieron los momentos más igualados, pero las naranjas pudieron mantener una mínima ventaja con la que irse al descanso (26-28).

Se reinició el duelo y la duda era saber si el Quesos El Pastor iba a poder mantener el mismo nivel que había mostrado en la primera parte y, desde luego, no defraudaron a pesar de que el desgaste había sido brutal. Cierto es que Gidden no estaba teniendo acierto bajo el aro, pero su trabajo iba más allá de la pura anotación y la plantilla siguió creciendo haciendo par con Lizarazu.

Intercambio de canastas en pista de nuevo tablas en el marcador (30-30, min. 22) y mucho trabajo en defensa de los dos planteles.

El Zamarat no levantaba el pie y creía en sus opciones para volver a tomar rentas de hasta seis puntos (41-47), sancionando los errores de su rival cuyo baloncesto se estaba mostrando más irregular y eso les estaba penalizando en beneficio de un cuadro naranja que necesitaba una alegría. El baloncesto de las visitantes siguió creciendo a la par que la figura de Montoliu cuyos libres permitieron llegar a la barrera de los diez puntos arriba (41-51) cuando se llegaba a la recta final de este tercer tramo. La tónica y el ritmo continuaron en consonancia con una gran actitud de las jugadoras, conscientes de lo que hay en juego y es la Liga Femenina.

Con 44-53 comenzó el último cuarto con el Quesos El Pastor dominando a su rival, en marcador y juego. Había que aguantar físicamente y ver si también lo hacía la gasolina que ya empezaba a escasear. El tiempo corría a favor y la presión era para las locales, mientras que el Zamarat se centraban en la defensa. A falta de cinco minutos la renta era de 6 para las de Fran García (53-59) y ahí el equipo supo aguantar para sumar su tercera victoria de la temporada (58-68).

 

Paz Fernández
laopiniondezamora.es