Anna Cruz, jugadora del Casademont Zaragoza, permanecerá de baja entre cuatro y seis semanas tras las pruebas médicas a las que fue sometida ayer.

Esto supone que, en el mejor los supuestos, no podría estar disponible para los encuentros frente a Perfumerías Avenida, Movistar Estudiantes, IDK Euskotren y, posiblemente, Lointek Gernika Bizkaia.

La escolta sufrió un pinchazo en el gemelo de su pierna izquierda al inicio del segundo cuarto del partido ante Quesos El Pastor en Zamora, que el equipo ganó con solvencia (104-60) el jueves. No pudo volver a incorporarse al juego en el que era su noveno encuentro con la camiseta de Casademont Zaragoza. La jugadora comenzó ayer ya su rehabilitación con los servicios de medicina y fisioterapia del club para recuperarse lo antes posible.


elperiodicodearagon.com
foto Jaime Galindo