Lointek Gernika Bizkaia cae ante el CADÍ La Seu por 58-50 en la aplazada jornada 27 de la Liga Femenina Endesa. Las gernikarras pagaron muy caro su mal inicio, donde anotaron tan solo 17 puntos en la primera mitad con muy malos porcentajes en el lanzamiento.

Después, con más corazón que juego lograron poner en apuros a las catalanas, pero el acierto en tiros decisivos de Laura Peña y Yurena Díaz fueron un golpe demasiado duro. Primera oportunidad perdida para tratar de asegurar matemáticamente la cuarta plaza de la clasificación, la que otorga el factor cancha a favor en las eliminatorias. Sin tiempo para lamentaciones toca poner la mente en el back to back del miércoles y jueves en Maloste ante Perfumerías Avenida e IDK Euskotren.

Atasco (16-7)
Un rival herido en el orgullo es siempre un arma de doble filo. Más si cabe jugando en su pabellón. El CADÍ La Seu perdió en su visita a La Paterna su último tren para los playoffs tras caer ante Spar Gran Canaria por un ajustado 71-75. Las de Bernat Canut tenían dos opciones. Uno, salir a recuperar las buenas sensaciones y de paso sacarse la espina de las tres derrotas consecutivas en el momento más importante de la temporada. Dos, con nada en juego dejarse llevar. Obviamente fue lo primero. El Lointek Gernika Bizkaia, a diferencia de las catalanas, tenía mucho en juego. Nada más y nada menos que la cuarta plaza de la clasificación de la Liga Femenina Endesa, la que otorga el factor cancha a favor en los playoffs. La victoria aseguraba el privilegio. El duelo comenzó un tanto frio, en gran parte por los largos viajes realizados por parte de ambos conjuntos. Mario López apostó por cargar el juego sobre las pívots para atraer a las defensoras de la línea exterior y así encontrar mayores espacios desde el triple. Con ninguna jugadora especialmente desequilibrante en el uno contra uno, se trabajaron mucho los sistemas hasta encontrar el lanzamiento más deseado. Los porcentajes de tiro, sin embargo, no estuvieron por la labor de colaborar. Sobre todo por el bando gernikarra, que anotaron tan solo 7 puntos en el primer periodo.

Sin cambios (28-17)
Con el inicio del segundo cuarto no cambiaron mucho las tornas. Los porcentajes seguían siendo muy muy bajos, 7 de 33 en tiros de campo y 1 de 4 tiros libres. Faltaban frescura y piernas, empezaban a pasar factura tanto viaje largo y la carga de partido. Algo normal también. El Lointek Gernika Bizkaia no encontraba por donde atacar la defensa zonal planteada por Bernat Canut. El atasco era monumental, parecía la A8 en hora punta. Sin circulación y sin acierto desde la larga distancia era complicado, por no decir imposible, atacar la muralla catalana. Las locales, por su parte, basaban su juego la débil defensa del uno contra uno de las gernikarras. También se aprovechaban de las numerosas pérdidas de las de granate para anotar canastas sencillas, hasta 9 pérdidas al descanso. No estaba saliendo prácticamente en nada. Un dato resumía lo que había sido el primer tiempo para las gernikarras: 9 de valoración entre todo el equipo. A resaltar Angie Bjorklund, que sigue lastrada por sus dolores de espalda. Necesita Mario López a su tiradora estrella para abrir el campo, aún más cuando el conjunto contrario se coloca en zona.

A arreones (47-36)
La reanudación era clave para el devenir del choque. El Lointek Gernika Bizkaia necesitaba aumentar su intensidad en defensa y tener aunque sea un poco más de acierto de cara al aro. Era difícil no mejorar lo visto en la primera mitad en ambos lados de la cancha. Se consiguió, pero a medias. Las gernikarras dieron un paso adelante atrás colapsando la fase ofensiva del CADÍ La Seu, que por momentos no llegó ni tan siquiera a lanzar a canasta dentro de los 24 segundos de posesión. Delante las de Mario López circularon mejor el balón de un lado a otro encontrando lanzamientos más cómodos que en los primeros dos periodos. Incluso mejoraron tímidamente los porcentajes, aunque continuaban estando lejos de los habituales. Con cada arreón de las de granate llegaba la reacción inmediata de las locales. Laura Peña y Yurena Díaz se encargaron de mantener siempre la diferencia del marcador del Palau D´Esports por encima de los 5 puntos. Dos triples de la tiradoras forzaron un nuevo tiempo muerto de Mario López cuando mejores eran las sensaciones. En 10 minutos habían logrado igualar los puntos de toda la primera mitad.

Querer y no poder (58-50)
Una de las artífices de la pequeña revolución gernikarra fue sin duda Angie Bjorklund. Su equipo la necesitaba y dio todo lo que tenía dentro para anotar tres triples y amarrar a las visitantes al partido. En el juego interior Nogaye Lo y Marge Roundtree fueron las que secundaron a la tiradora americana. La ala-pívot americana fue una vez más la jugadora más vertical de cara a canasta desbordando a sus pares en cada posesión. Todo el desequilibrio lo creaba ella con su explosivo primer paso en el uno contra uno. Fue todo coraje. La pívot mallorquina aprovechó a la mil maravillas esas ventajas creadas por Roundtree para castigar tanto desde dentro de la zona como desde fuera. Ha cogido confianza en las últimas jornadas desde la línea del 6,75 y a la mínima oportunidad se abre para castigar de dentro a fuera. El CADÍ La Seu estaba dando vida al Lointek Gernika Bizkaia. Bernat Canut sacó a Irati Etxarri para imponer su físico en la posición de alero sobre Bjorklund e Ivanovic. Le funcionó. Finalmente la guinda la puso una antideportiva de Rosó Buch sobre la joven base Laia Raventós a falta de menos de dos minutos. Primera oportunidad perdida para asegurar la tan ansiada cuarta plaza de la Liga Femenina Endesa, esa que asegura el factor cancha a favor en las eliminatorias. Sin tiempo para lamentaciones toca poner la mente en el back to back del miércoles y jueves en Maloste ante Perfumerías Avenida e IDK Euskotren.

 

GERNIKA KESB
foto: Agustí Penya