Movistar Estudiantes soñó hasta el final con seguir desafiando a la lógica: a falta de 1:22 minutos ganaba la eliminatoria por un punto gracias a la corta renta de la ida. Pero en un final a cara o cruz, Lointek Gernika Bizkaia liquidó los cuartos de final, para romper el corazón a un equipo que mañana sonreirá viendo lo que ha hecho: la mejor temporada de la historia del club colegial en Liga Femenina Endesa.


Gretter, Carter, Nyingifa, Knight y Burani saltaban al parqué de Maloste con la idea de que no fuera el último partido del año. Y aunque golpeó primero Lointek Gernika (4-0), las hoy “women in blue” jugaban de poder a poder, sin miedo. Mediado el cuarto, 6-8.

El partido empezó frenético, y ahí Movistar Estudiantes se sentía a gusto, sin acordase de los cinco puntos de ventaja de ida, buscando ataques rápidos que daban cortas ventajas: 10-13 tras triple de Knight.

Para aguantar ese ritmo, tocaba hacer rotaciones, y no se resentía el juego colegial. 12-15 al acabar el primer cuarto; y +8 en el global al final de este primer cuarto.

Bailaba un “aurresku” en la que fue su casa Gracia Alonso de Armiño para poner la máxima al arranque del segundo cuarto (12-17, +10 global) pero otra “local”, Aritzimuño, rompía la sequía local con un “hirukoa”: 15-17.

Daba la vuelta al partido Lointek Gernika, 21-19 (+3 global), lo paraba Ortego y reajustaba el ataque. Iban lanzadas las locales, y poco a poco lograron darle la vuelta a la eliminatoria: 30-24 (-1), a 3:15 para el descanso.

La cosa se puso en un intercambio continuo de ventajas del global. Una bonita canasta de Arica Carter sobre la bocina ponía el 36-33 (+2) al descanso.

Defendía duro Lointek Gernika tras el paso por vestuarios; y era Sofía da Silva, quien empezó la segunda mitad de inicio, quien mostraba su mejor cara con seis puntos seguidos: 41-39 tras tres minutos y medio (+3).

Pese a la antideportiva de Carter, Movistar Estudiantes no se iba del partido, desde una defensa dura e inteligente. En ataque, malabarismos de Knight para el 42-41 (+4) mediado este tercer cuarto. Pillería de Nyingifa para recuperar la ventaja en el encuentro: 41-43 (+7).

Pero no tardarían las de casa en ponerse otra vez por delante en el marcador de Maloste (45-43, +3 global) primero, en aprovechar los tiros libres para empatarla en el global (49-44) después… y tomar una diferencia importante en ambas: 53-44 al final del cuarto, -4.

No empezaba bien el último periodo, canasta rápida de Arrojo (55-44, -6) y pasos de Knight; pero Movistar Estudiantes quería seguir soñando ¡y lo hacía a base de triples! Tres seguidos, de Gretter, Nyingifa y Burani, empataban nuevamente la eliminatoria: 58-53 a falta de 6:48. Gretter dio de nuevo la ventaja a las del Ramiro: 58-55 (+2).

La jefa, Leslie Knight, llegó a poner el +4 en la eliminatoria quedando menos de tres minutos (60-59), pero Rosó Buch se puso el traje de superheroína para Lointek Gernika. Entre eso, la eliminación por faltas de Knight, y los nervios desde la línea de tiros libres, los últimos minutos no fueron aptos para corazones sensibles.

A falta de 1:22, la eliminatoria aún seguía siendo azul Estu (65-61, +1), pero Buch acabó con la resistencia colegial que duró, literalmente, hasta el último balón. El 74-64 final supone -5 en la eliminatoria.
«Queríamos más y ahora estamos tristes, pero la temporada ha sido para el recuerdo»

Tras el encuentro, Melissa Gretter, quien tuvo un triple a 14 segundos para igualar la eliminatoria, explicó en Teledeporte cómo se sentía el equipo.

«Sabíamos que iba a ser muy diferente al partido en casa, luchamos hasta el final y quiero agradecer al equipo por nunca desistir. Tenemos sabor amargo pero hay que disfrutar hasta donde llegamos, hemos hecho una temporada que nadie se esperaba. Queríamos más, ahora estamos tristes pero mañana vamos a pensar en la temporada que hicimos, que esto quede en el recuerdo».

ESTUDIANTES
fotos:@jpelegrin_71