Lointek Gernika Bizkaia cae por 55-77 en el partido de ida de las semifinales de los playoffs de la Liga Femenina Endesa ante el Perfumerías Avenida. Los parciales fueron una losa demasiado grande para las pupilas de Mario López ya que ante conjuntos de semejante calidad es muy complicad remontar cuando cogen 10-12 puntos de diferencia

. A pesar de todo, las gernikarras lucharon hasta el final incluso teniendo un momento de efervescencia con la explosión anotadora de Angie Bjorklund en el tercer cuarto. La defensa salmantina de nivel final de Euroliga marcó las diferencias en Maloste ya que en ataque la calidad individual de estrellas como Tiffany Hayes o Katie Lou Samuelson hacen el resto. 22 puntos de desventaja de cara al partido de vuelta este mismo domingo en Wurzburg a partir de las 20:00 emitido por las cámaras de Teledeporte.

Doble lectura (16-21)

David contra Goliat. El primer ataque siempre es importante para coger la delantera. La primera impresión es fundamental. El Lointek Gernika Bizkaia salió sin miedo, no tenía absolutamente nada que perder y mucho que ganar. Pronto se encargó el Perfumerías Avenida en imponer su ley. Su puesta en escena fue de nivel Euroliga, por algo son las recientemente proclamadas subcampeonas de la máxima competición a nivel europeo. Casi nada. Se les presuponía un poco de cansancio por los partidos del fin de semana más el viaje de ida y vuelta a Estambul. Para nada. Tal y como había comentado Mario López en la previa, esos duelos tenían doble lectura y las salmantinas vinieron con un ritmo de otra galaxia. Tras un parcial de 0-11 el entrenador gernikarra no tardó en solicitar el primer tiempo muerto. Las defensas cambiantes de individual a zona y viceversa no estaban funcionando, no estaban logrando cortocircuitar a las de Roberto Iñiguez. Tienen demasiada calidad y jugadoras de la veteranía de Silvia Domínguez están curtidas en mil y una batallas. Con la entrada de las jugadoras de rotación las gernikarras lograron ajustar un poco mejor la defensa mientras en ataque destacaban bajo la dirección de una gran Itziar Ariztimuño. Un triple sobre la bocina casi desde el centro del campo de la base bilbaína agarró al choque al Lointek Gernika Bizkaia.

Los parciales (29-45)

Belén Arrojo, una vez más saliendo desde el banquillo, le aportó al conjunto local un tono más de intensidad y de físico para plantar cara al talento visitante. Algo había que hacer. Tres canastas consecutivas de la alero granadina colocaron a las de la villa foral a tan solo 3 puntos al comienzo del segundo periodo con el 22-25 en el luminoso de Maloste. Arrojo era casi el único argumento ofensivo con su juego sin balón bien para cortar a canasta o cargar el rebote ofensivo. Una de las claves que había subrayado Mario López en la previa de la eliminatoria era la importancia de no recibir grandes parciales en contra. Cada gran golpe cuesta una barbaridad remontarlo ante equipos de semejante presupuesto y calidad. No falló una vez más en su predicción el entrenador gernikarra. Tras un pequeño parcial de 0-7 detuvo el partido por si acaso. No fue suficiente. El Perfumerías Avenida había puesto la directa y cuando lo hace es imparable, tanto por fuera como por dentro. 2-15 en un abrir y cerrar de ojos con canastas de todos los colores, desde movimientos al poste bajo de la ex gernikarra Nina Milic al acierto desde la larga distancia de Katie Lou Samuelson. Tan solo Rosó Buch fue capaz de mirar un poco más al aro asumiendo la responsabilidad en ataque con su verticalidad y poder sacar faltas, canastas e incluso ambas. Las ultimas acciones del conjunto salmantino fueron el mejor ejemplo del rival al que se estaba enfrentando el Lointek Genrika Bizkaia: Un triple de la pívot WNBA Bella Allaire y otro de una especialista como Karlie Samuelson.

El momento (47-62)

Menos mal que la pequeña de las Samuelson no es WNBA, poco le falta. La tiradora inglesa anotó el primer triple de la reanudación para decir “aquí estamos nosotras”. Y tanto. El Perfumerías Avenida era muy consciente de que este tipo de eliminatorias son 80 minutos y no iba a aflojar en ningún momento. Rosó Buch comandaba la nave del Lointek Gernika Bizkaia desde su verticalidad tanto para anotar como para generar a sus compañeras. Así se enchufó Angie Bjorklund al partido. Las especialistas en el lanzamiento viven de momentos y la estadounidense había encontrado el suyo. Un triple de la alero provocó el tiempo muerto de un Roberto Iñiguez que no quería sustos, mejor tenerlo todo atado. Bjorklund estaba desatada y pudo cambiar el rumbo del choque totalmente si hubiese entrado un triple liberado en contraataque que tuvo. Era la clave para colocarse a 8 puntos. Era el momento del todo o nada. Nada. De ponerse a 8 a irse a 17. Esta es la realidad de la batalla entre David y Goliat.

La realidad (55-77)

A pesar de todo el Lointek Gernika Bizkaia continuó trabajando sin descanso. En Maloste hay que dejarse la piel hasta el final. Dicho y hecho. A pesar de que la ventaja siempre estuvo por encima de la barrera psicológica de los 10 puntos, no había otra opción que pelear. Cada punto costaba un mundo ante una defensa tan sólida y sin fisuras como la del Perfumerías Avenida. Ahí es donde marcan diferencias con su intensidad. Delante les basta con el talento individual de sus estrellas. Si no es Hayes, es Samuelson o sino Milic. Además, para tener opciones en este tipo de partidos es fundamental tener buenos porcentajes en el lanzamiento, sobre todo exterior y no fue para nada el caso: con un escaso 4 de 15 en triples es complicado competir. Al final 22 puntos de desventaja, la realidad de la diferencia entre ambos conjuntos. Ni más ni menos. Una losa prácticamente insalvable aunque se viajará a Salamanca con la clara intención de pelear por el partido y ponerle un broche de oro a una temporada histórica una vez más. Y eso no lo pueden decir muchos equipos. Final de Supercopa, octavos de final de EuroCup Women y semifinales tanto de Copa de la Reina como de Liga Femenina Endesa.

GERNIKA KESB