Rosó Buch se convierte en la segunda jugadora del Lointek Gernika Bizkaia para la temporada 2020/2021. La de Mataró cumplirá su segunda campaña consecutiva en Maloste, donde se ha adecuado muy bien a su cambio de rol comparado con otros conjuntos en los que ha militado.

La escolta ha promediado 6,8 puntos, 2,4 rebotes y 2,7 asistencias en 25 minutos de media en liga. Con esta renovación, junto con la de Belén Arrojo, el conjunto de la villa foral refuerza su apuesta por mantener el bloque que tantos éxitos ha deparado con la histórica final de la Supercopa o las primeras semifinales de Liga Femenina Endesa.

De pie. Así cayó desde el primer instante Rosó Buch en Gernika. Es una jugadora especial, es la alegría de la huerta, y eso en una plaza de tanto baloncesto y pasión como Maloste es sinónimo de éxito. La catalana tardó muy poco en amoldarse al estilo de juego gernikarra, rápido y vertical, que le viene como anillo al dedo a sus características. La mejor muestra fue su exhibición en las semifinales de la Supercopa del Bilbao Arena ante el Valencia Basket, su ex equipo: 20 puntos y 7 asistencias. Asumiendo responsabilidades desde el primer minuto. A partir de ahí se acopló a su nuevo rol, uno mucho más protagonista que en sus anteriores clubes. En EuroCup Women, por ejemplo, la escolta ha promediado 7,5 puntos y 2,5 asistencias. En apenas una temporada ya ha escrito su nombre en los libros de historia del Lointek Gernika Bizkaia con sus dos triples claves en el partido de vuelta de los playoffs de la Liga Femenina Endesa ante el Movistar Estudiantes para acceder por primera vez a las semifinales.

La catalana se ha mostrado muy feliz con su renovación: “Desde el primer día que llegué al Lointek Gernika Bizkaia he estado muy cómoda tanto en el club como en el estilo de juego y el pueblo, que me ha cogido con los brazos abiertos”. Tenía una espinita clavada con esta temporada tan atípica: “Otro factor importante ha sido la marea granate, quiero sentir con normalidad toda esa fuerza de Maloste y crear una conexión especial, mágica e única con la afición”. La de Mataró resalta que se ha adaptado “muy bien” con su nuevo rol ya que “el crecimiento ha sido muto de la mano de Mario López”.

La renovación de Rosó Buch se une a la de Belén Arrojo para ser las dos primeras piezas del Lointek Gernika Bizkaia de cara a la temporada 2021/2022. Dos claras apuestas por mantener el bloque de la pasada campaña, ese mismo grupo que tantas alegrías nos han deparado, y para alegría, la de Mataró.

GERNIKA KESB