El Embutidos Pajariel Bembibre ha superado casi su primera semana de entrenamientos con las bajas de Kionna Jeter y Djénéba N’Diaye, que no han podido llegar a España por problemas burocráticos.

Los problemas físicos han complicado el trabajo de Pepe Vázquez en las exigentes primeras sesiones de la pretemporada.

Si hay que definirlo con una palabra, decimos ilusión. Ésa es la nota dominante en las primeras sesiones de entrenamiento del Embutidos Pajariel Bembibre en esta pretemporada. Pese a que Djénéba N’Diaye y Kionna Jeter no han podido llegar a España por distintos problemas burocráticos, el buen ambiente ha imperado en estas jornadas iniciales de trabajo del equipo dirigido por Pepe Vázquez, que mantiene a Anna Palma, Laura Méndez y Marianne Kalin respecto al plantel de la pasada campaña.

Precisamente la finlandesa es una de las jugadoras que más dificultades está teniendo en estos primeros días por unos problemas físicos que arrastra desde su participación en la última concentración con su selección. Aparte de las habituales sobrecargas de las primeras jornadas de esta fase de preparación, Carolina Arfinengo va aumentando progresivamente su carga de trabajo en el tramo final de su recuperación y Ainhoa Lacorzana también está sufriendo el nivel de exigencia de estas primeras sesiones. En esta tesitura, el técnico del Embutidos Pajariel Bembibre, Pepe Vázquez, se muestra “preocupado” por la ausencia en estas fechas de dos jugadoras que considera “importantes”, lo que complica la preparación porque, recuerda, “no tenemos gente en la que apoyarnos para entrenar”. Además, asegura el preparador gallego que Bionca Dunham, que apenas lleva un par de sesiones con sus compañeras porque su llegada a España se retrasó por problemas burocráticos, “está atrasada en cuanto a preparación”.

En el lado positivo, aparte de Palma y Méndez, Helena López, Tina Jakovina y Kadri-Ann Lass están mostrando una gran capacidad de trabajo e integración para tratar de asimilar lo más rápido posible las propuestas tácticas de Pepe Vázquez y el trabajo físico a las órdenes de su ayudante, Diego García. Al respecto, el santiagués asegura que “pese las bajas, sacamos el trabajo adelante gracias a la implicación y las ganas de las chicas”.

CB BEMBIBRE