Marina Lizarazu, llamada a ser la extensión de Miguel Ángel Ortega en la pista, aseguró el jueves en su presentación que jugar en el Ensino supone "una gran oportunidad" en su trayectoria

 

"Buscaba un proyecto más ambicioso", aseguró en su presentación la exjugadora del Quesos El Pastor de Zamora. "Quería jugar en un equipo que me permitiera competir arriba y cuando se me ofrece la posibilidad, además con Ortega, que lo conocía de la selección, no lo dudé. Es una gran oportunidad", dijo el jueves.

La base se perdió los dos primeros encuentros amistosos del Ensino -ante Bembibre y Perfumerías Avenida- pero pudo debutar anteayer a las órdenes de Miguel Ángel Ortega, en el partido ante el Baxi Ferrol del torneo Concello de Narón. "Me sentí bien, aunque siempre se puede hacer mejor. Pero para coger sensaciones me vino muy bien, venía de hacer entrenamientos por el tema de la nariz -jugó con una máscara protectora por una fractura en el tabique nasal- pero poco a poco voy conociendo a mis compañeras".

La madrileña disputó 26 minutos -era duda, pero acabó jugando-, en los que aportó nueve puntos con buenos porcentajes y, sobre todo, una prometedora dirección de juego que compartirá con Alessandra Orsili y Alba Prieto. "Orsili es muy explosiva, rápida y con capacidad de anotación, nos podemos complementar. Prieto tiene más experiencia, mucha visión y también puede anotar. Entre las tres haremos un buen trabajo, seguro", comentó en su presentación.

«es una base puro». El entrenador del Ensino, Miguel Ángel Ortega, se deshizo en elogios a Lizarazu. «Puede llevar el timón del equipo, es una buena jugadora de bloqueo directo, de juego colectivo, de las que organiza sobre la pista. Es una base puro, con capacidad de anotación, de ir al aro y de lanzar de larga distancia. Tiene todos los registros», dijo.

Sobre las ausencias, Ortega pidió ir con "cautela" y aseguró que la derrota ante el Ferrol le dejó "un mal poso, porque si eres ambicioso quieres ganar siempre".

foto: Carlos Maira
elprogreso.es