Está llamada a tener un gran protagonismo en su debut profesional ante la avalancha de bajas

 

IHO López (Blanes, 1997) es una de las apuestas del Uni tras un muy buen año en el GEiEG en la Liga Femenina 2. Comenzó con nueve años en el CB Blanes y llegó como cadete en el Uni. Por medio una aventura accidentada, nunca mejor dicho, en Estados Unidos.

Comenzó lesionada. En primer lugar, se encuentra bien?
La lesión lo he dejado atrás y me sentí muy cómoda en la supercopa, sobre todo con la ilusión de jugar partidos al máximo nivel.

La temporada en el GEiEG la debía ayudar.
Me lo pasé muy bien. Tuve muchos minutos para poderme recuperar y para sentirme bien de nuevo. Todo el mundo me ayudó mucho.

Volvió de una situación muy complicada en Estados Unidos. Cómo fue el accidente y la larga recuperación?
Fue el año 2018, en la Universidad Estatal de Florida, en Tallahassee. Antes había estado en IMG, una escuela de preparación. Iba en moto, un coche no me vio, dio un giro inesperado y se me echó encima. Me rompió el fémur. A raíz de este accidente también tenía una rotura en la cadera, pero no lo encontraron hasta un año más tarde y me tuvieron que volver a operar. Esto significa muchos médicos, muchos fisioterapeutas y mucha recuperación.

Con todo esto qué experiencia se llevó del baloncesto universitario?
Juegan de una forma totalmente diferente. El juego aquí es más técnico y colectivo. Allí todo se basa en el uno contra uno.

¿Cómo se siente entrenando y jugando al lado de pivotes internacionales como Reisingerová o Labuckiene?
La temporada pasada ya venía por las mañanas a ayudarlas. Son pivotes sobre todo muy físicas que se mueven muy bien dentro. Cada entrenamiento es un reto y tengo que aprender de ellas tanto como pueda.

En las categorías de promoción siempre había sido la 'center' del equipo y ahora parece que toca evolucionar hacia posiciones más abiertas.
En Estados Unidos ya me ponían de power forward , de 4. Es una posición en la que me siento cómoda. De hecho, el 4 y el 5 son posiciones que se pueden intercambiar, o jugar juntas. Sé que me tocará jugar más de fuera hacia dentro, y de cara y depende del rival también tendré que tirar de fuera.

¿Qué le parece Julbe?
Ya lo conocí en mis primeros años en la Uni cuando él estaba en la base. Se aprende mucho a su lado y lo vemos en los entrenamientos y en sus conceptos. A veces no sabemos qué estamos haciendo y después vemos que lo que ha pensado y nos ha hecho trabajar acaba trasladando al partido y en una gran jugada. Es como hacer magia.

La avalancha de bajas, como la llevan?
Ahora lo más importante es que todas cuiden de su salud. Están con nosotros en los entrenamientos y nos dan su apoyo y eso también nos va bien. Somos una piña y miramos hacia delante.

Pronto llegarán Burke y Onyenwere. ¿Qué pueden aportar?
Viniendo del baloncesto de Estados Unidos serán agresivas, jugadoras que atacan la cesta. Aportarán mucho dinamismo y sobre todo nos ayudarán a correr, que es lo que estamos buscando. Podrán ayudar a las bases a subir el balón cuando éstas estén presionadas porque tienen calidad para hacerlo.

Drammeh y Gardner transmiten en los entrenamientos la misma seguridad que en la pista?
Sí, sobre todo Gardner. Tiene un talento increíble y es muy divertido jugar a su lado.

Las bajas relativizar los resultados al principio?
Tengamos las que tengamos el objetivo es ganar cada partido; pero es claro que el equipo de ahora no será el mismo que el de dentro de unas semanas, cuando tengamos todas las jugadoras recuperadas. Entonces veremos la guerra que podemos dar.

Lluis Simon
lesportiudecatalunya.cat
Google Translate (sin revisar)
foto D.Subirana