El Spar, sin actitud, intensidad y acierto, naufraga en la pista del Campus Promete en una primera parte difícil de olvidar

 

Spar Girona encajó en la pista del Promete una de las peores derrotas en la Liga Femenina (68-46). El equipo hizo unos primeros minutos impropios de unas jugadoras de este prestigio, y fue aleccionado por un rival superior en todas las facetas que, la temporada pasada, había perdido los dos partidos contra las gerundenses por 70-96 y 93 -57. Tras un primer tiempo calamitoso (35-16), fue un intento de reacción en el tercer cuarto, pero faltaron fuerzas y, sobre todo, acierto. Burke, que debutó en la liga, fue la máxima anotadora (14), pero se la vio fuera de lugar.

El Uni hizo uno de los peores primeros tiempos que se le recuerdan. Contra un rival que también había jugado partido entre semana, el naufragio fue total, una combinación de falta de actitud, desconcierto en ataque, desacierto constante y falta de respuesta a la intensidad de las locales, que, en un santiamén , se vieron diez por encima después de un triple de Alarcón (15-5). Burke buscó con insistencia el tiro pero sin acierto. Reisingerová las vio cuadradas y Gardner y Drammeh desaparecieron del escenario. El drama del primer cuarto (17-10 con un 1 de 12 en tiros de 2) se multiplicó por dos en el segundo. El equipo de César Aneas comenzó, incluso, a divertirse en la pista ante sus incrédulos seguidores, que, tras el segundo triple de Estebas, se tuvieron que frotarse los ojos (30-12). El Uni sólo anotó dos canastas en juego en diez minutos. El desacierto, como un virus, se fue contagiando de una jugadora a la otra y ninguno encontró el desatascador contra un equipo muy bien conducido por Ayuso, que contra zona encontró el camino para poner la máxima diferencia (35- 14).

El mensaje de Julbe en el descanso, que debía ser contundente, hizo que el equipo saliera del vestuario con un cambio de actitud absoluto con presión en toda la pista, dos por unos constantes en defensa y agresividad en ataque. Gardner y Drammeh empezaron a ver cesta y el equipo se puso a 12 (42-30). Quedaba un mundo, pero la belga Geldof terminó haciendo lo que quiso en la zona (10 puntos en el cuarto) y el equipo local se plantó en el último cuarto con viento a favor (51-44). Los minutos finales fueron un ejercicio de impotencia, a pesar del esfuerzo de Burke, pero también una lección de humildad. Esto no se detiene y, jueves, vuelve la Euroliga con un partido muy complicado en la pista del Schio italiano.

JULBE PIDE PERSÓN A LA AFICIÓN
El entrenador del Spar Girona, Alfred Julbe, ha reconocido que el equipo ha sufrido una derrota "durísima de aceptar" en la pista del Promete (68-46) y no ha buscado excusas. "Nos hemos visto sobrepasados en todos los sentidos, empezando por la energía y la intensidad", señaló el técnico, que también ha pedido excusas a la afición por el partido que ha hecho su equipo. "En el deporte profesional no se puede competir tan lejos de las expectativas que generas. Por eso pido excusas a la afición. Hemos hecho un mal inicio y una mala continuación y aunque una pequeña reacción el Promete ha sido muy superior. " El técnico confía, eso sí, que el equipo pueda finalmente enlazar algunos entrenamientos con más jugadoras. "Lo que necesitamos es entrenar bien que es lo que ayuda a construir los equipos."

 

CAMPUS PROMETE 68:Ayuso (9), Estebas (13), Nogic (6), Burani (4), Geldof (17) -cinco inicial-, Villén, Lahuerta (5), Diarra (6), Alarcón (3), Kovacevic (5) y Tuhina. 16/35 de 2. 9/27 triples (3 Estebas, 2 Nogic, 1 Ayuso, 1 Alarcón, 1 Burani, 1 Kovacevic). 9/11 tiros libres. 45 rebotes (7 Lauherta). 17 asistencias (6 Ayuso). 79 valoración (22 Geldof).

SPAR GIRONA 46:Drammeh (10), Flores (3), Gardner (13), Reisingerová (4), Labuckiene (2) -cinco inicial-, Palau, López, Soler y Burke (14). 11/42 de 2. 4/19 triples (1 Burke, 1 Drammeh, 1 Flores y 1 Gardner). 12/20 tiros libres. 33 rebotes (7 Burke), 8 asistencias (3 Gardner). 34 valoración (16 Burke).PARCIALES:17-10, 18-6; 16-18 y 17-12.

Lluis Simon
lesportiudecatalunya.cat
Google Translate (sin revisar)