La dura derrota y la imagen del Spar en Logroño preocupa porque hacía ocho temporadas que no se quedaba por debajo de los 50 puntos · La anotación más baja en Liga Femenina fueron 40 puntos la 2013-14

El Spar Girona todavía está digiriendo la traumática derrota que encajó el pasado domingo en la pista del Campus Promete (68-46). Las de Alfred Julbe se mostraron irreconocibles en muchas facetas del juego en Logroño, cometiendo errores que son impropios para un equipo como el Uni. Hay derrotas y derrotas. En sólo cuatro días de diferencia, las gerundenses pasaron de perder con honor en el estreno en la Euroliga contra todo un Sopron (63-68) a quedar en evidencia ante el Campus Promete por una distancia de 22 puntos. La última fue la peor derrota de los últimos tiempos en el aspecto ofensivo.

El Uni tiene muy bien acostumbrada la afición. Lucha por todo, manteniendo las opciones hasta el final. Ante el Campus Promete, sin embargo, las de Julbe nunca llegaron a tener opciones e hicieron sólo 46 puntos, siendo Kennedy Burke la máxima anotadora por parte del conjunto gerundense (14). Un resultado pobre y, cuando menos, sorprendente. Y es que hacía ocho temporadas que el Uni no conseguía un mínimo de 50 puntos en la Liga Endesa. La última vez fue la temporada 2013/14 cuando perdió los dos derbis con el Cadí La Seu. El equipo entrenado entonces por Anna Caula (actual Secretaria General del Deporte) cayó por 67-41 en la Seo de Urgel y por 40-51 en la vuelta en Fontajau. Aquellos 40 puntos son la peor cifra de su historia en la élite del baloncesto español, mientras que los 46 que sacaron a Logroño son la tercera peor.
Los otros precedentes negativos son entre el curso 2009-10 (debut en la Liga Femenina) y 2012-13, cuando la mínima puntuación fue de 49 puntos. Después vinieron las derrotas contra el Cadí La Seu, que fueron un punto de inflexión para las gerundenses. A partir del curso 2013-14 ya nunca más bajaron los 50 puntos, excepto el pasado domingo en Logroño.

Es por ello que no sorprenden las palabras de Julbe al terminar el partido. «En el deporte profesional no se puede competir tan lejos de las expectativas que generas. Hemos hecho un mal inicio y una mala continuación y el rival ha sido muy superior », decía el técnico pidiendo disculpas a la afición.


Sin tiempo para lamentarse

A pesar de las malas sensaciones que ofreció el Spar Girona en la pista del Campus Promete, las de Julbe no tienen tiempo para lamentarse. Hay que pasar página rápidamente porque el calendario así lo exige. Este jueves toca un nuevo examen en la Euroliga ante el Schio, que venció con contundencia el Landas en la primera jornada (96-56). A continuación será la visita del Leganés el próximo domingo en Fontajau (19.30 h), que será clave para enderezar el rumbo en la Liga.

La buena noticia es que la enfermería comienza a vaciarse poco a poco y esto facilitará la dinámica de entrenamientos. Astou Traoré, por ejemplo, tiene muchos números de reaparecer contra las madrileñas

Astou Traoré se incorpora a la dinámica del grupo

Las bajas están llevando muchos dolores de cabeza al Spar Girona en este inicio de temporada. Tras la derrota ante el Campus Promete, el técnico Alfred Julbe dijo que «necesitamos entrenarnos bien, que es lo que ayuda a construir los equipos». Habrá que tener aún un poco de paciencia, pero todo apunta a que el problema se resolverá pronto. Tanto es así que Astou Traoré se incorpora hoy a la dinámica del grupo. El ala-pívot no podrá viajar hacia Italia el jueves por la licencia de la FIBA, pero puede reaparecer el domingo contra el Leganés. Además, Frida Eldebrink se encuentra en la recta final de la recuperación de su lesión y el Uni espera que esté disponible la próxima semana.

Tatiana Pérez
foto: Juan Marin
diaridegirona.cat
Google Translate (sin revisar)