La gallega sufre una fisura en el menisco externo de su pierna izquierda y se tomará una decisión en las próximas horas

 

 La preocupación era máxima y Raquel Carrera ya sabe que sufre una fisura del menisco externo de su pierna izquierda, una vez recibidos los resultados de las pruebas médicas a las que fue sometida este martes. Un diagnóstico complicado que obliga a tomar una decisión en las próximas horas sobre la opción de pasar por el quirófano o apostar por un tratamiento conservador.

La gallega sufrió un golpe en una acción fortuita el pasado domingo en la Fonteta por el cual tuvo que retirarse del partido ante el Casademont Zaragoza a mitad del segundo cuarto, con evidentes gestos de dolor y ayudada por el médico del primer equipo y por Cristina Ouviña.

Las muletas con las que se le vio en el banquillo invitaban a pensar en una lesión complicada, como así ha quedado de manifiesto. Y es que aunque en algunas lesiones similares no ha hecho falta pasar por el quirófano y han ayudado las infiltraciones, es más común someterse a una intervención quirúrgica, con un período de recuperación más o menos largo en función del estado de la rodilla y de la cirugía que se haga.

En caso de tener que ser intervenida, en el mejor de los casos en cuanto a tiempo, podría estar cerca de dos meses de baja, mientras que en el peor escenario podría estar de baja entre tres y cuatro meses, en una recuperación más lenta pero que en ocasiones es mejor para la jugadora pensando a medio y largo plazo.

Una recuperación médica a la que habría que añadir el tiempo necesario para poder estar disponible para competir, ya que una lesión en el menisco externo es más delicada que en el interno y el nivel de carga en un deporte como el baloncesto, con continuos saltos, tendría que ser muy progresivo para evitar riesgos en la recuperación.

El club, en su comunicado oficial de la noche del martes, no especificaba el tiempo que puede estar de baja y se limitó a señalar en su comunicado oficial que «próximamente se informará de los siguientes pasos a seguir en la recuperación de la jugadora en base a este diagnóstico». Y es que la decisión sobre pasar por el quirófano o no aún no está tomada y la propia jugadora también valorará la situación tras analizar las opciones y valoraciones de los médicos. Si tiene dolor, se le inflama mucho la rodilla y se le bloquea, se suele operar y eso es lo que analizarán este miércoles al detalle.

A partir de ahí, en caso de pasar por el quirófano y de poder coser el menisco, el tiempo de recuperación sería más largo, aunque si no fuera posible y hubiera que quitar parte del mismo, la recuperación se acortaría algún mes.

Dos lesiones en el equipo

De momento, su lesión se une también a la de Cristina Ouviña, quien ya fue baja en la última convocatoria de la selección española y en los últimos partidos del Valencia Basket y que afronta la última etapa de su recuperación tras estimarse cinco semanas de baja.

El técnico, por tanto, deberá repartir más minutos entre Marie Gülich, Laura Gil y Trahan-Davis, al margen de tener la opción de subir a alguna interior del filial. De momento y ya sin Carrera, jugarán este jueves en la Eurocup Women contra el Namur Capitale y el domingo contra el Durán Maquinaria Ensino en La Fonteta.

Jorge Valero
superdeporte.es