La eclosión de Burke en la Euroliga tras un paso discreto por la WNBA coincide con la llegada de la jugadora con la que brilló en una de las grandes universidades de la NCAA

 

Kennedy Burke está dejando boquiabiertos a todos los que no esperaban gran cosa de una jugadora que llegó a Girona sólo con el cartel de máxima anotadora de la lega (21,8 puntos y 11,6 rebotes) en un equipo menor, el Dinamo Sassari de Cerdeña, y que había pasado desapercibida en verano en las Seattle Storm (2,9 puntos). Burke (28 puntos en el triunfo en la pista del Landes) se mantiene como máxima anotadora de la Euroliga (21,3) y es ya una de las favoritas en el MVP de la temporada si el equipo gerundense se planta en los cuartos de final.

Burke pronto encontrará a una compañera de viaje conocida, Michaela Onyenwere, con la que compartió dos temporadas (2017-2019) en la Universidad de California (UCLA), la más prestigiosa cuando hablamos de baloncesto desde los tiempos de John Wooden. Burke y Onyenwere, jugadoras similares técnica y físicamente, compartieron en su segundo curso exhibición tras exhibición y terminaron el campeonato del 2018/19 como máximas anotadoras y reboteadoras del equipo. De hecho, Burke (15,4 puntos y 6,2 rebotes), ahora una reina en la Euroliga, era apenas la escudera de la junior Onyenwere (18,3 puntos y 8,5 rebotes), la gran sensación aquel curso en las pistas de la NCAA. Si tomamos como referencia las dos temporadas que jugaron juntas,

Burke y Onyenwere vivieron aventuras difíciles de olvidar, como el primer partido de la historia de la NCAA con tres prórrogas en Arizona (89-93) o el récord de equipo de 40 puntos en un mismo cuarto. Cori Close fue escogida entrenadora del año en su conferencia y el equipo acabaría cediendo en el conocido Sweet Sixteen contra Connecticut. Burke daría el salto al profesionalismo –elegida por las Dallas Wings– y Onyenwere aún reforzaría más su rol de futura estrella en el equipo antes de dar el salto a la WNBA con la elección en la primera ronda de las Liberty, que ya la consideraban toda una futura estrella. Por si fuera poco, tocaba dar el salto a la Euroliga con el Spar. Julbe tendrá el honor de reunir a las dos jugadoras y hacerlas brillar una vez más.

Gardner, otra alumna de UCLA

No sólo Burke y Onyenwere se graduaron en la institución del mítico John Wooden –el inventor del corte de UCLA–, otra jugadora del Spar, el escolta Rebekah Gardner, fue jugadora destacada durante tres temporadas (2009-2012). En parte se explica porqué a su talento natural por el juego también se añade la disciplina táctica que caracteriza al equipo. En su último curso se encaramó hasta los 15,9 puntos y los 6,4 rebotes por partido.

Borja Sánchez
lesportiudecatalunya.cat
Google Translate (sin revisar)
foto: UB