El entrenador del Valencia Basket, inquieto por el estado físico de la pívot antes del partido ante el Orman Genclik en Turquía

 

El Valencia Basket regresa a la acción más de dos semanas después para afrontar el partido de ida de la Ronda de 16 de la EuroCup Women ante Orman Genclik en Ankara, Turquía, aunque no todas las jugadoras llegan en su mejor estado de forma.

El propio Rubén Burgos destacó este martes su preocupación por Laura Gil, quien ya se perdió varios partidos a final de año al tener descanso por unas molestias musculares. "Nos preocupa qué ritmo de juego tendremos, qué fluidez, después de bastantes días, semanas, sin competir y sin entrenar al ritmo. Con dos días de trabajo conjunto a qué nivel estaremos para una eliminatoria nos preocupa. También me preocupa puntualmente el estado en el que vaya a poderse mostrar Laura Gil, que después del parón que tuvo a final de año evoluciona muy bien tanto física como mentalmente de las dolencias que tenía, pero en estos pocos días ha aparecido una molestia anterior que no le ha permitido trabajar al cien por cien. Vamos a ver de aquí al día del partido cómo se encuentra y cómo nos encontramos todas también ante un viaje que va a ser complicado".

Y es que en el desplazamiento a Ankara, saben que "es un horario diferente para jugar a las cuatro de la tarde hora local y llegaremos al hotel de destino a las 11 de la noche así que son pocas horas para descansar, pero nos dará tiempo a tener una primera toma con el pabellón, de trabajar un scouting e intentar estar a nuestro cien por cien en ese momento para el partido”.

Pese a las dificultades, Burgos asegura que es “mucho más lo que nos motiva e ilusiona. Lo primero volver a competir. El equipo demuestra que su ADN cien por cien es de competir y darlo todo, en una competición en la que defendemos título y las eliminatorias son muy emocionantes. En este periodo que no hemos podido disputar partidos hemos percibido a través de los medios que la afición tiene muchas ganas de vernos jugar y pelear por un buen resultado en este partido de ida que nos permita rematar la eliminatoria en La Fonteta como nos hemos ganado y frente a nuestro público. Ese es el reto y la ilusión que nos mueve para ir al cien por cien de deseo y ganas a Turquía”.
Laura Gil, en un entrenamiento del Valencia Basket

Aunque no hay que confiarse, poder sacar un buen resultado en la ida casi siempre ayuda a cerrar la vuelta en casa: “Tenemos experiencia en eliminatorias en las que en el partido de ida hemos sacado buenas ventajas e incluso algunas hace algunas temporadas en las que incluso perdiendo el partido de ida lo hemos podido levantar en la Fonteta. Jugamos contra un equipo que en su casa es especialmente potente porque sabe llevar el partido a su terreno. Tienen un ritmo diferente al nuestro, unos conceptos donde su pareja de americanas es muy dominadora, en el juego desde el exterior y campo abierto con Robinson, como en la pintura con McCowan. Tienen muy buenas tiradoras en el exterior y en la posición de cuatro con Lucet. Así que creo que adaptarnos a minimizar sus virtudes, pero imponer nuestro estilo de juego al nivel que lo podamos hacer de ritmo y de fondo físico en este partido de ida va a ser muy importante para que el resultado nos permita poder rematar la eliminatoria en casa”.

Los pabellones turcos tienen fama de ambientes complicados pero el entrenador taronja confía en la experiencia del equipo. “Somos conscientes de que fuera de casa la competición europea siempre se complica. A nuestro favor, con la experiencia que vamos adquiriendo como equipo y como club y puntualmente tenemos jugadoras que han vivido ambientes complicados, que han jugado por retos importantes y que creo que están totalmente preparadas para afrontar un partido de ida en territorio hostil como seguramente sea la cancha turca” finaliza Burgos.

foto: Fco. Calabuig
superdeporte.es