El entrenador del Valencia Basket espera reaccionar el jueves para poder volver el domingo a Salamanca

 

La derrota en el primer partido de la final de la Liga Femenina Endesa dejó mal sabor de boca en las jugadoras y la afición, pero también en el entrenador del Valencia Basket. Eso sí, Rubén Burgos espera que el equipo sepa cambiar la cara el próximo jueves en La Fonteta para forzar el tercer partido y seguir optando al título.

"Es una final, un partido táctico defensivamente, entre dos equipos que nos conocemos mucho y nos hemos colapsado mutuamente a nivel ofensivo y a eso se ha sumado falta de acierto general, en el lanzamiento, en los tiros libres e incluso en finalizaciones cerca del aro. Ha habido un factor diferencial individual que ha sido Copper. A ella no hemos sabido mantenerla en defensa, en cada detalle, cada despiste, nos ha sabido castigar. Tendremos que seguir trabajando en nuestras cosas propias, pero por suerte, hasta el jueves tenemos tiempo".

Además, espera contar con todo el equipo disponible, a excepción de la lesionada de larga duración, Laura Gil. "La primera valoración física y médica es que las jugadoras estarán bien y que podremos repetir el roster. Hay que recuperar la energía, esto es un playoff largo, cambiamos el formato y tenemos que ser un poco más sólidas atrás para no encajar parciales y potenciar nuestro ataque mejorando los porcentajes de tiro, como los solemos tener".

Polémico tiempo muerto
Raquel Romo se tomó el mando del Perfumerías Avenida tras la expulsión de Roberto Íñiguez por dos técnicas consecutivas. Y fue ella quien pidió un polémico tiempo muerto a falta de 18 segundos para el final, con posesión y 55-44 en el marcador, con el partido sentenciado. Al respecto, Rubén Burgos quiso quitar hierro en la rueda de prensa y se limitó a señalar que "creo que han pedido el tiempo muerto porque le quedaba y tenía derecho a pedirlo, es una cosa que está dentro del reglamento, no hay problema. Como nos daba igual esa última defensa, he planteado hacer una zona 2-3 y dejar lanzar, no nos importaba ya".

Partido en La Fonteta
De cara al segundo partido ante el Perfumerías y cómo hay que afrontarlo, Rubén Burgos añade que "nuestras jugadoras son expertas, tienen 20.000 batallas más que yo. El partido, por sensaciones puede ser parecido al de la ida en el Wizink (contra el Movistar Estudiantes en cuartos de final), que ahí sí era diferencia de puntos, teníamos el partido empatado y por sensaciones parecía que íbamos a València con -20 y que había que levantarlo, cuando estábamos empatados. La mentalidad fue muy buena y ese partido de vuelta ya lo visteis desde el principio, pero obviamente, el rival es muy duro, tienen días para prepararse y también esperamos a un mejor Salamanca, más acertado. Intentaremos hacer mejor las cosas para equilibrar la balanza y a ver si podemos volver a Salamanca para jugar el tercer partido".

0 de 14 en triples
Rspecto al hecho de acabar sin anotar de tres después de 14 lanzamientos, Burgos le restó importancia, confiado en que recuperen el acierto en el segundo partido de la final. "Eso no hay que entrenar nada especial, es hacer lanzamientos, volumen de tiros como hacemos siempre y trabajar en la confianza de las jugadoras, pero no es algo en lo que hay que calentarse la cabeza. Hemos tenido días mejores, días peores, días de mucho acierto y días de poco. Han defendido bien a nuestras tiradoras, intentaremos encontrar mejores espacios y aprovechar también el juego en transición, que ha sido bueno. No es algo que nos vuelva locos".

 

Jorge Valero
superdeporte.es