Rubén Burgos, 'coach' del Valencia BC, suaviza la "crispación" con el Salamanca y espera que el clima en La Fonteta ayude al equipo a empatar la serie

 

 

A poco más de 24 horas para el segundo partido de la final de la Liga Femenina Endesa, entre el Valencia Basket y el Perfumerías Avenida de Salamanca, el entrenador 'taronja', Rubén Burgos, ha querido limar la "crispación" que provocó el tiempo muerto que solicitó Raquel Romo, a falta de solo diez segundos y con todo decidido, en el primer partido.

"Raquel pidió tiempo muerto a falta de diez segundos porque le quedaban tiempos y tiene todo el derecho del mundo a hacerlo para probar la jugada que quisiera... Y, nosotras, como entendimos que no iba a influir en el resultado, planteamos una defensa en zona 2-3, sin movernos, para que así no le sirviera para practicar algo que podría ayudarles en los próximos partidos. Sin más. Al acabar el partido, le di la enhorabuena a Raquel y le dije que estaba fastidiado por perder, pero que en lo personal me alegraba por ella porque es una buena entrenadora y una muy buena persona. Somos compañeros en la selección, tengo muy buen trato con ella. Es cierto que, tras la rueda de prensa, ella me preguntó si me había molestado el tiempo muerto, y le respondí que no. Es todo lo que hablamos, espero ayudar a suavizar la crispación y que nos focalicemos en el baloncesto", explicó Burgos con detenimiento.

Cuestionado por las quejas de Roberto Íñiguez, entrenador principal del Perfumerías Avenida, sobre el arbitraje, el técnico del Valencia Basket insistió en su deseo de centrarse en lo deportivo: "Del Salamanca, lo único que me interesa es cómo juegan, poder romper su defensa y colapsar a sus individualidades y su juego en equipo... Por lo demás, el equipo está centrado en el basket y en hacer mejor las cosas que dependen de nosotras, y en eso estoy yo concentrado. Cada uno puede decir lo que quiera, no tengo por qué opinar".

Este jueves, a partir de las 20:30 horas en La Fonteta (Teledeporte), el Valencia BC tratará de empatar la eliminatoria tras la derrota del domingo en Salamanca y forzar el tercer partido, que se jugaría este próximo domingo desde las siete de la tarde, nuevamente, en la capital salmantina.

"Tenemos que mejorar cosas del juego y amplificar el deseo de querer ganar y de creer en ganar. Lo tuvimos el primer día, pero por el descanso breve, el viaje, el sobreesfuerzo de pasar contra el Girona y el sentir que habíamos hecho algo importante... Ahora no quiero que nadie piense que esto ya está y si conseguimos algo más, bueno es. No, queremos algo más y tenemos toda la ambición del mundo de lograr un título para nuestro club, nuestra afición y seguir creciendo".

"En esa línea hemos trabajado estos tres días, en conjurarnos en ese desearlo más y prepararnos mejor", argumentó el 'coach' del conjunto valenciano, que resaltó el hecho de que su equipo ha estado trabajando mejoras en ataque: "Hemos incidido en esos aspectos ofensivos para poder romper la buena defensa del Salamanca, especialmente, en las posiciones interiores, y aprovechar las ventajas que conseguimos en algunos momentos para lanzar en los que no encontramos el acierto".

"Seguro que con el trabajo de estos días, con nuestro pabellón y nuestra afición, pues estamos un poco mejor que ese primer día. También esperamos al mejor Salamanca individual y colectivamente, con el deseo y hambre que muestran siempre. No será fácil, vamos a creer en ello, a ir al máximo y a intentar llevar la final a tres partidos y a jugar todas nuestras cartas", finalizó su primera valoración.

A continuación, Burgos completó la rueda de prensa contestando a las preguntas de los periodistas:

-El Valencia Basket pudo frenar a las hermanas Samuelson, a Leo Sánchez o Maite Cazorla, pero no logró parar a Copper, autora de 20 puntos.

Esa individualidad nos desequilibró un poco el partido. La táctica estuvo muy presente, ellas tampoco anotaron fácil por mérito de nuestra defensa. Al haber tenido un poco más de tiempo, podemos introducir y mejorar algunos planes de defensa contra ella, esperamos que nos salgan mejor. Copper decantó un partido gris a pocos puntos. Pero hay mucho más en lo que queremos trabajar... por supuesto, de nuestro ataque.

-Pese a la derrota, Salamanca no demostró estar tan lejos, ¿eso les hace albergar más esperanzas de competir esta final?

Por supuesto que no están tan lejos. Ha habido mucha igualdad durante la temporada y en la fase regular. Ellas han sido mejor equipo, su rendimiento en Europa fue espectacular, tienen una muy buena plantilla, muy buen entrenador, muy buen staff, y una trayectoria impecable. Es el mejor rival al que nos podemos enfrentar, pero nosotras tenemos cartas, argumentos, jugadoras y trabajo a las espaldas; además, empezamos a tener cierto currículo y experiencia como club y equipo para plantarles cara al máximo. Lo que queremos es que lo depende de nosotras lo hagamos al 200 % y... muy bien, si ellas también dan el 200 % y es mejor que el nuestro, les daremos la mano. Pero creemos que tenemos opciones.

-Otra de las polémicas que dejó el primer partido fue una jugada extraña de Cristina Ouviña, ¿han vuelto a verla esa acción? ¿Cómo está ella?

Hemos visto esa jugada y todas. Algo totalmente anecdótico, no le damos ninguna importancia por nuestra parte.

-El club trabaja para igualar el ambiente del domingo en Salamanca este jueves en La Fonteta, ¿es un aspecto clave?

Sí, claro. Igualarlo o mejorarlo, nuestro pabellón es más grande, nuestra afición es superfiel, el club ha hecho un trabajo impecable para activar todo lo que se puede y que en la pista las jugadoras tengan el apoyo extra. Yo ya he comprado entradas para mi entorno, sí, toda piedra hace pared.

-En Salamanca el equipo perdió confianza en el tiro, ¿la afición le va a dar ese plus de confianza para que los lanzamientos vuelvan a entrar?

A nuestras jugadoras les gusta jugar en casa, donde se sienten muy arropadas y muy agradecidas de todo el apoyo. Siempre ha habido mucha comunión entre el equipo, la afición y la ciudad, y es por el esfuerzo y las señas de identidad. Al final, tu entorno, donde trabajas día a día, donde quieres mostrar tu mejor versión, siempre te da ese plus. En Salamanca, viendo el partido y analizando algunas decisiones, algunas pérdidas de balón, precipitaciones, etc. Todo eso, a veces era fruto de su defensa, pero también del ambiente, de saber que es una final y de la tensión extra y de ese clima que te lleva al límite. En casa ese límite va a tu favor y, seguramente, nos haga tener un poco más de confianza.

 

superdeporte.es