Spar Girona recibe al Estudiantes (20 h) en el último partido antes del paro FIBA, al que llegará al frente de la clasificación de la liga y de la Euroliga si no falla contra las colegiales

 

"Hay una mezcla de situaciones y de emociones que deben controlarse muy bien, es muy importante hacer un muy buen partido", dice Laura Antoja en la previa del Spar Girona-Estudiantes (20 h), el último compromiso previo en la ventana FIBA. Es el decimosexto partido desde el 30 de septiembre entre Lliga Catalana, supercopa, liga y Euroliga –previa incluida–. Uni descansó anteayer, cuando las colegiales disputaban su partido de Eurocopa en casa, y ayer entrenaba con el objetivo de cerrar el inicio de curso líder de la liga y de su grupo en Europa. “El partido previo al paro siempre es muy importante, por las sensaciones con las que marchas a descansar o con tu selección”, dice la mano derecha de Bernat Canut. En la rueda de prensa posterior al duelo contra el campeón de Europa el técnico alertaba: “Está marcado con sirena y megáfono. Es muy peligroso, viene un muy buen equipo y desde la euforia nos va a costar. El equipo debe tener carácter porque será igual o más complicado. Estoy más nervioso por el partido del viernes que por el del Sopron antes de jugarlo.”

Estudiantes, además, es un rival propicio para el conjunto gerundense. Desde que las de Madrid volvieron a la liga, en el 2020, acredita un 5-0 pese al susto inicial: 88-78 en la prórroga –hay un 14-0 del equipo de Èric Surís para llegar con posibilidades al final– en la jornada 1, 203 días después del anterior partido del Uni en Fontajau por la pandemia. Después, 54-71 en el inicio de la segunda vuelta, ya con Alfred Julbe, y el 62-73 y el 51-42 el pasado curso con el añadido del 89-41 en los cuartos de la copa. "Año tras año demuestra que es un rival complicado, que juega bien a baloncesto y que nos lo pondrá difícil", dice Antoja, que destaca su juego colectivo, el ritmo de juego siempre agresivo y vertical hacia el anillo. “Fingall es muy completa en el tiro y tiene fuerza en el rebote ofensivo; Méndez, a quien ya conocemos, es una jugadora con mucho talento, y Paula Estabas,

El paréntesis

Antoja expone que Binta Drammeh no jugará hasta después del paro y que Laura Cornelius está en proceso de readaptación a la pista por las molestias que le impidieron jugar el martes a raíz del deslizamiento del sábado en Gran Canaria. La neerlandesa, que no se decidirá si juega hasta antes del partido, y Giedre Labuckiene (Lituania) son las otras jugadoras del Spar Girona convocadas en la ventana FIBA, además de María Araújo e Irati Etxarri, que juegan ambos partidos en Huelva. El resto de jugadoras tienen permiso para viajar a sus lugares de origen, incluso las estadounidenses, para celebrar el Día de Acción de Gracias. El próximo compromiso es el 1 de diciembre, también en Fontajau, ante el Araski en el primero de cinco partidos en 10 días. La competición no se detiene en Navidad:

A marchas forzadas

12 puntos, 6 rebotes, 4 asistencias, 4 recuperaciones y 23 de valoración en 32:45. Es el partido de Laura Méndez de anteayer en Madrid ante el Reyer Venecia en la Eurocopa. La base del GEiEG Uni (1,72 m, 2001) en la Liga Femenina 2 en el curso 2019/20, sólo fue un año en Girona, donde llegaba desde el Cerdanyola siendo internacional sub 20 y campeona de Europa junior de 3x3 con Julia Soler y Laia Moya. Hace dos veranos daba el salto a la liga con el Bembibre y éste la fichaba Estudiantes para hacer pareja con Melisa Gretter (1,68 m, 1993). El alma mater de las colegiales y de la selección argentina se lesionó un tobillo hace casi un mes y desde entonces la dirección del equipo recae sobre los hombros de la joven barcelonesa, a la que Èric Surís, que mañana es estreno con Jairis, convocaba esporádicamente.

Borja Sánchez
lesportiudecatalunya.cat