Este título cinematográfico, podía resumir este partido de baloncesto que hoy se celebró en San Sebastián.

 

Partido de altos vuelos en el Gasca en el que dos equipos en forma se jugaban estar en posiciones de prestigio en esta emocionante liga Endesa.

IDK Euskotren formó de inicio con Adams, Yurena, Coulibaly, Kadri Lass y María España.
El partido se puso de cara para las mañas. Tres triples errados por las locales y pérdidas de balón colocaron un 2-9 en el marcador lo que obligó a pedir tiempo a Azu Muguruza. No sirvió de mucho, ya que los últimos 5 minutos fueron igual que los primeros. Debutó Dembele y se estrenó como anotadora. El final del primer cuarto finalizó con un 6-23. 

El segundo cuarto no cambió la tendencia. Un conjunto donostiarra desconocido seguía sin entrar en el partido. Solo Adams conseguía anotar puntos. A falta de 5 minutos para llegar al descanso, y con un rotundo 11-32, el banquillo local volvía a pedir tiempo. Al descanso se llegó con 17-46.

La reanudación volvió a ser un calvario para las gipuzkoanas. Ante una buena defensa zaragozana no conseguían posiciones cómodas para el lanzamiento. Mientras tanto Friedich y Tate para las visitantes se hinchaban a meter puntos. El resultado era de escándalo. Difícil de entender lo que estaba sucediendo en la cancha. Un equipo desconcertado no sabía hacer frente al apabullante dominio visitante. El tercer cuarto terminó con 31-70.

El último episodio fue intrascendente. El mismo guión que los anteriores cuartos. Casademont Zaragoza metía todo lo que lanzaba e IDK Euskotren, lo contrario. El partido hacia tiempo que había finalizado. Se llegó al término del mismo con 48-90.

Descansar para volver a ganar ese es el objetivo de este viaje. El plan no se altera.

IBAETA BASKET