Tampoco fue el mejor partido de Idk Euskotren, pero al menos en los últimos encuentros ha aprendido a caer y levantarse y a competir bien, que dadas las circunstancias no está nada mal.

 

Porque esta semana la realidad ha vuelto a golpear con dureza a la nave gipuzkoana. Una de sus últimas incorporaciones, Kaela Davis, dijo adiós a la temporada a puertas de un partido vital, una lesión en el tendón de aquiles dejó ko a la jugadora, a la entrenadora y todos los aficionados.

Para entonces el club ya había fichado a Paula Estebas, y menos mal, el primer chute de energia nos llegaba a través de la riojana, que pareció llevar toda la vida jugando en este equipo. Paula fue una bocanada de aire fresco, la alegría y el desparpajo contagió a todas sus compañeras "he venido a ayudar, a sumar, y voy a darlo todo, ¡gogor equipo!" Podía haber sido perfectamente declaraciones de la jugadora, da gusto sumar personas así al plan.

El siguiente chute vino desde la grada, hacerte Ferrol-Donosti casi sin dormir para apoyar a Natalia Rodriguez puedo suponer que a la jugadora le vino muy bien, y más que suponer, asevero. Todo ayuda.

El último chute vino de la mano de Maria España Almendro, doña Maria para el populacho, Maria I de Donosti a partir de ahora, duquesa del triple y baronesa de te matcha, ama y señora, la diosa a la que todos rezamos. El domingo se tiró dos triples imposibles, uno desde su casa, y otro desde más cerca pero en la última décima de segundo, con la defensa encima y en el momento más importante del partido. No la queremos solo por eso, pero es que cuando se pone el modo play station nos gusta todavía más.

En el bando rival el chute se lo llevó María Eraunzetamurgil, que como no podía ser de otra forma se llevó el cariño de la grada y de toda su familia que vino a verla jugar. Sin ser su mejor partido si que dejó grandes detalles de la extraordinaria jugadora que es. Como lo es Nadia Fingall que se hartó de coger rebotes, y eso que delante tenía a Mariam Coulibaly, y a la que puso en muchos apuros, la metralleta de Molenhauer castigó también sin piedad el aro local. El partido tuvo vida hasta el último suspiro pero con tanto chute local la victoria no se podía escapar.

 

JOSEMARI SIERRA
LOKOS X EL BALONCESTO FEMENINO (DONOSTIA)