Iyana Martín es una ya importante lista de bases que llegaron muy jóvenes al equipo salmantino y desde Würzburg han forjado importantes carreras

 

El fichaje de Iyana Martín por Perfumerías Avenida para acompañar a Silvia Domínguez en la posición de base ha ilusionado a la afición porque, pese a su juventud, muchos ya la han visto sobre la pista y el resto tiene referencias suficientes como para saber que estamos ante uno de los talentos del baloncesto español y una jugadora que si continúa la proyección que mantiene desde hace unos años puede ser una referencia importante alrededor de la cual se puede construir un proyecto. Hablamos a futuro pero es su presente el que permite soñar y además también el convencimiento, por experiencias acumuladas, de que su juventud no es más que una circunstancia.

Y es que a lo largo de su historia si hay un puesto en el que Perfumerías Avenida ha dado en el centro de la diana cuando ha apostado por fichar juventud ese ha sido el de base. No deja de ser curioso cuando hablamos de una posición crucial en el juego, muchas veces la extensión del técnico en el campo, directoras de juego, controladoras del ritmo y distribución del balón, llamadas muchas veces al liderazgo y también a la versatilidad porque además de organizar también una buena base debe ser capaz de anotar. Virtudes que se podría pensar que solo se alcanzan con la experiencia, aunque en muchos casos son innatas y el tiempo lo que permite es que maduren.

En todo caso, la experiencia invita al optimismo respecto a lo que pueda aportar Martín porque muchas han sido las bases que han llegado a Avenida muy jóvenes y han sido importantes en el equipo salmantino e incluso desde él han salido ya situadas entre la élite de las directoras de juego del baloncesto continental. Varios son los ejemplos pero vamos a quedarnos con los cuatro más notables.

 

Nuria Martínez. La base de Barcelona llegó a Perfumerías Avenida en la temporada 2003-2004 con 19 años después de dos años en el Universitari de Barcelona con el que debutó en Liga Femenina pero sin tener demasiado protagonismo. En Perfumerías Avenida militó durante tres temporadas en el equipo salmantino. Tras una primera campaña en la que compartió dirección con Lidia Gesteira y Yolanda Juanes, en la campaña 2004-2005 llegó su gran paso al frente y además esa campaña fue clave en la historia del club con la conquista de la primera Copa de la Reina. Al año siguiente, ya consagrada como una de las mejores bases del panorama nacional, fue una de las líderes del equipo para ganar Copa y Liga antes de dejar Salamanca cuando la fichó su gran rival, Ros Casares y emprender una carrera que la llevó a países como Rusia, Turquía o Italia antes de volver a España y jugar también en Girona.

 

Silvia Domínguez. Nacida en el 1987, fichó por Perfumerías Avenida en la campaña 2006-2007 con 19 años procedente del Estudiantes y ese acuerdo seguramente cambió tanto su vida como el destino de Avenida porque casi se puede decir que la historia de Avenida no se entiende sin Silvia Domínguez y viceversa. Son 14 temporadas las que han caminado de la mano en dos etapas distintas convirtiéndose en la jugadora que más veces ha vestido la camiseta azulona. No sólo eso, ha ganado todos los títulos posibles en España -y también en Rusia-, y la Euroliga en tres ocasiones además de ser capitana de la selección nacional de baloncesto con la que ha sido tricampeona de Europa (2013, 2017 y 2019), subcampeona del mundo (2014) y subcampeona olímpica (2016), a los que hay que sumar también la plata en el Europeo de 2023, bronces en los Europeos de 2009 y 2015 y el del Mundial de 2018.

 

Marta Xargay. Con 19 años fichó por Perfumerías Avenida sin experiencia previa en la Liga Femenina en la temporada 2009-2010 en la que ya se puso bajo 'la tutela' de Silvia Domínguez y desde ahí completó seis temporadas consecutivas en Perfumerías Avenida en los que es fácil hacer un resumen de una trayectoria que la llevó a la capitanía del equipo. Títulos, títulos y más títulos. Carácter y crecimiento, pundonor y calidad que hicieron de ella un objetivo claro de los mejores equipos de continente y llegaron las grandes ofertas económicas y acabó en Praga durante tres temporadas, además de debutar en la WNBA en las filas de Phoenix Mercury. Regresó a España para despedirse del baloncesto en las filas del equipo de su ciudad, Girona.

 

Maite Cazorla. La menos joven cuando llegó a Salamanca porque tenía 21 años aunque no tenía ninguna experiencia en la Liga Femenina porque llegaba directamente de su periplo universitario en Estados Unidos. En sus cuatro cursos en el Perfumerías, Cazorla, que ha sido otra de las jugadoras puestas al 'amparo' de Silvia Domínguez, llenó su palmarés con dos Ligas Femeninas, dos Copas de la Reina y una Supercopa. Además, fue subcampeona de la Euroliga Femenina y estuvo en una segunda 'Final Four', además de convertirse en indiscutible en la selección nacional y una jugadora que año a año ganó en importancia tanto por sus prestaciones ofensivas como defensivas. Como sucedió en el caso de Marta Xargay, los mejores clubes del continente pusieron sus ojos en ella y acabó apostando por el mismo destino que la catalana en la República Checa.

 

Un póker de jugadoras excelsas que en algún caso coindieron y que demostraron que ser joven no es óbice para estar sobradamente preparadas. El reto para Iyana Martín puede ser convertirse en una más y así que Avenida presuma de repóker.

 

Teresa Sánchez
tribunasalamanca.com