Golpe de timón en el Spar CITYLIFT Girona. No miedo esperada, la destitución del entrenador Miguel Ángel Ortega cuando faltan sólo siete jornadas para el final de la fase regular no deja de ser una decisión extrema. Porque se hace sin tener confirmado el nombre del sustituto y que éste tendrá poquísimo margen para situar el equipo en disposición de defender el título conseguido hace diez meses. De hecho, ha habido un cierto debate sobre si valía la pena o no hacer el cambio, pero al final se ha acabado imponiendo la percepción de que el equipo ya no seguía los pasos del técnico. El mismo razonamiento que acabó con Ramon Jordana ha determinado el destino de Ortega, que se va con la supercopa y la gran competitividad como local en la Euroliga (y cuatro victorias prestigiosas) bajo el brazo.
No hizo falta llegar al miércoles. Una comunicación con los miembros de la junta martes fue suficiente para ver que el temor de que la situación se continuara degradante pesaba más. Porque la falta de sintonía de la junta con el técnico no ha acabado siendo la razón del cambio, sino los resultados en la única competición que le queda, la Liga Femenina -el equipo es tercero empatado con el cuarto y con un triunfo de margen respecto al quinto- y la constancia que -como un año atrás con Ramon Jordana- la plantilla se había desconectado del técnico sin marcha atrás.
La destitución fue un hecho martes, pero no se comunicó hasta ayer a petición de Ortega, que visitaba a su madre. Fue el presidente, Lorenzo Biargé, el encargado de comunicarle la decisión. La desvinculación contractual aún no se ha hecho efectiva.


Será de la casa
Cuando las jugadoras vuelvan de la semana de vacaciones se encontrarán con un nuevo técnico y siete partidos para jugar entre el 28 de febrero y el 26 de marzo. No es un panorama muy diferente que el de hace un año, cuando Ramon Jordana dejó su lugar a Roberto Íñiguez, justo después de perder el partido posterior a la derrota en la copa.
Aún no hay sustituto oficial, pero sí se ha confirmado que el nuevo entrenador saldrá de la cantera del club ... o de su entorno. Es así porque el candidato número 1 es Xavi Fernández. Como Íñiguez hace doce meses, tiene un conocimiento bastante directo del equipo para no tener que arrancar de cero. De hecho, meses atrás se incorporó a los entrenamientos junto a Ortega, pero no se entendieron. Y en temporadas anteriores, incluso se había vestido de corto para mejorar la calidad física de los entrenamientos de las pivotes, que así tenían un antagonista con una dureza que no tenían dentro del equipo.
Pero Fernández -que hace años que es pieza importante en el club como asesor del área técnica y responsable de la de marketing- aún no ha dado respuesta y el club debe prever otros nombres, entre los que aparecen sobre todo el de Mau Puig y Fausto Moreno.
Puig, de larga trayectoria en el club, dirige el equipo cadete preferente A, y Moreno -que el curso pasado llevó el infantil al campeonato de España- se encarga del preinfantil.


Cuestión de experiencia
La diferencia entre Fernández y cualquier otro entrenador es obvia, y se llama experiencia. Xavi Fernández lo ganó todo como jugador (fue incluso MVP de una final ACB con el Barça), pero en los banquillos sería un debutante. Con todo, el club tiene una confianza absoluta.
Xavi Fernández (1968) vive en Girona desde que vino a jugar con el Casademont, en 2001. Tiene negocios relacionados con el baloncesto y es una cara visible de la academia Europrobasket de Brad Kanis, con sede en Fontajau.


¿Refuerzo para la plantilla?
La otra cuestión que debe cerrarse antes del día 26 es si se refuerza la plantilla. Tendrá decir el nuevo técnico, pero también el mercado y el dinero disponible. Pero a nadie se le escapa que un técnico de la casa siempre es más económico, que se trataría de un fichaje para dos meses y que, haciendo un fichaje de categoría se enviaría un mensaje de ambición que sin hacer ningún otro movimiento , aparte del relevo en el banquillo, quedaría más diluido

Toni Romero
lesportiudecatalunya.cat