Es una rutina clásica en la mayoría entrenadores profesionales en los últimos minutos antes de comenzar un partido. Las jugadoras acaban el calentamiento con los ayudantes, o preparadores físicos, y ellos, los primeros entrenadores, suelen sentarse en el banquillo o pasean solos por delante de ella absortos en sus pensamientos. Hoy, sin embargo, Miguel Ángel Ortega hará este ritual con su cabeza pendiente de dos importantes detalles. Ver qué hace Ify Ibekwe en el calentamiento (el técnico del Perfumerías Avenida teme que en Girona no estén diciendo toda la verdad sobre el alcance de su lesión) y, sobre todo, comprobar cómo Fontajau se va llenando a rebosar. Miércoles, después del partido en Salamanca, Ortega fue muy sincero y admitiendo que "en otro pabellón no habríamos ganado este partido".


Y es que el factor pista, con la presión de la caliente afición castellana, fue clave para la remontada de un Perfumerías que había llegado a perder de quince puntos en el tercer cuarto y que acabó dando la vuelta al marcador en el último aprovechando que a las jugadoras del Uni se les había acabado las pilas. Esta noche (20:00, Teledeporte), sin embargo, el escenario cambia y, como apuntaba Pere Puig, "pasaremos de los 3.500 espectadores silbando de Würzburg a un Fontajau lleno animando al equipo". La repetición de la espectacular ambiente del día de Sant Jordi de 2015 sería la mejor gasolina para conseguir que las siete jugadoras que le queden a la Uni consigan estirar hasta el final del partido el juego que exhibieron en los treinta primeros minutos del partido del miércoles en Salamanca.


Fuera de la presión ambiental Xavi Fernández tiene poco más margen para generar sorpresas. Contando que la gestión que el presidente Lorenzo Biargé quería ir a hacer Lourdes no tendrá ningún efecto. Y, por tanto no habrá milagro Ibekwe a menos que lo hayan hecho las manos de la fisioterapeuta Beti Orden, el Uni volverá a encarar un partido con siete jugadoras contra diez. Y lo que es peor: sin el efecto sorpresa de la zona que preparó Fernández para el primer partido.


Seguir el guión de Salamanca, seguramente, esta vez, también defendiendo más minutos en individual, y tratar de minimizar las pelotas perdidas es el camino a seguir en un segundo partido donde, para poder ganar, el Spar CITYLIFT Girona necesitará que sus dos grandes veteranas, Noemí Jordana y Vita Kuktiene, tengan un porcentaje de acierto en el tiro más alto que el miércoles. La lucha por el rebote cuenta Ndour y compañía volverá a ser trabajo para Coulibaly con Givens de referencia ofensiva a la espera de lo que puedan anotar Spanou, con momentos brillantes en el primer partido, Lucas y Knezevic. No hay más. Estas son las armas con que cuenta la Uni para derrotar a un Perfumerías Avenida que, este sí, no pensar moverse un centímetro de su guión: minutos para las diez jugadoras, presión toda la pista y llevar el partido a un nivel físico que el Uni no pueda igualar. Si además a Gemelos, Marginean, Beard, Leo Rodríguez y Silvia Domínguez les entran los triples, Girona tendrá un problema. Y hoy, cuando el partido se complique, es cuando el equipo necesitará más la ayuda del público. Fontajau tiene la palabra para ayudar al Uni a alargar la fiesta hasta el 23 de Abril

Marc Verdaguer
diaridegirona.cat

Google Translate