Las jugadoras y el entrenador de Movistar Estudiantes coincidieron en el «media day» virtual en la idea de que el equipo va «con ilusión» y «sin nada que perder» a la Copa de la Reina, en la que el jueves se enfrentan en cuartos al líder Spar Girona. Pese a que «no estamos en el mejor mejor momento de la temporada», la victoria del sábado ante Casademont Zaragoza ha servido para «recuperar el estado de ánimo».

 

Este jueves arranca la Copa de la Reina en Valencia, a la que Movistar Estudiantes regresa quince años después de su hasta ahora única participación con ilusión y sin nada que perder ante el Spar Girona en cuartos de final.

Esa es la idea en la que coincidieron los cuatro componentes del equipo femenino colegial en el «media day» online organizado este lunes en el Movistar Academy Magariños, 24 horas antes de que partan a la burbuja de Valencia.

El entrenador Alberto Ortego explicó que «estamos muy ilusionadas por vivir una Copa de la Reina, pero es cierto que no llegamos en nuestro mejor momento» porque el equipo no tiene «la velocidad de la crucero de la primera» debido a los percances que ha tenido desde que arrancó el año. «Pero no es nada que no hayan tenido otros equipos antes, no es excusa ni queja, es lo que hay».

La victoria del sábado en casa ante Casademont Zaragoza ha sido balsámica en un mal arranque de 2021. «Las sensaciones han mejorado, veníamos de no jugar buenos partidos y se volvió a ver a ese equipo que pelea, que no da ningún balón por perdido, ese ADN que hemos tenido toda la temporada».


Por ello Ortego reconoce que «estamos más optimistas que hace cinco días, no te lo voy a negar, esta victoria nos ha venido muy bien para afrontar la Copa de la Reina con ese estado de ánimo que habíamos perdido un poquito».

A las preguntas de los periodistas sobre las posibilidades de sorpresa en la Copa, el entrenador y secretario técnico del equipo femenino estudiantil contó que «me gustaría más un formato de Copa abierto, es el momento en que los equipos pequeños podemos tener nuestro momento de gloria».

«Ahora sabemos quién la va a ganar: uno de los tres primeros, no hay más. Es casi imposible que con un cuadro así un equipo del 4 al 8 pueda llevarse la copa. ¿Qué puedes sorprender y ganar tres partidos seguidos? Sí, pero también te puede tocar el Euromillón un año, pero es muy complicado».

Aun así, Ortego no recordaba que el equipo tuvo opciones de entrar como cabeza de serie, ya que «si nos dicen en agosto que en marzo íbamos a estar en esta situación la firmábamos: nos hemos clasificado en copa, estamos clasificadas para playoffs… no debemos castigarnos ni fustigarnos por algo que es un premio».

Sobre el partido contra Spar Girona, es claro. «Vamos sin presión y nada que perder, y eso puede hacer que el equipo juegue suelto… pero eso es lo que ha hecho toda la temporada. No vamos a cambiar nuestra manera de jugar».

Y se agarra a las opciones de las suyas. «Si se dan las circunstancias, si estamos acertadas, si ellas piensan en el resto del calendario… ir sin presión puede ser un acicate más para que se alineen los astros y podamos estar ahí compitiendo los 40 minutos y llegar con opciones al final».

 
Para la capitana de Movistar Estudiantes, María Espín, será la primera Copa en su trayectoria. Afirma estar «con los nervios buenos a flor de piel, tenemos muchísimas ganas de coger mañana el autobús rumbo a Valencia».

Es consciente de que, pese a estar siendo «un año complicado con el tema COVID y otras muchísimas cosas extrabaloncestísticas» su tarea como capitana ha sido fácil porque «la base de este equipo es un gran grupo humano».

Y van a la Copa de la Reina «con toda la ilusión del mundo, con muchísimas ganas, sin nada que perder y con la confianza de que podemos hacer un buen partido y dar la sorpresa».

Explica, optimista, que «desde el 30 de diciembre no hemos tenido nada de continuidad de entrenamientos, de estar todas, entre COVID, ventanas, la nevada… ha sido una montaña rusa. Lo hemos sabido solventar de la mejor de las maneras y justo ahora estamos quizá con muchísima confianza, así que tocamos madera para ir de aquí para arriba».

Confianza a tope, pero enfrente las «women in black» tendrán al líder Spar Girona. ¿Cómo se para a un equipazo así? «No sé cómo lo vamos a hacer, porque son una súper plantilla, de la primera a la última». Pero recuerda que en la jornada 1 de Liga Femenina Endesa «empezamos la liga en su casa, donde nos veíamos con menos armas y confianza… y pudimos competir a muy buen nivel. Podremos plantarles cara, seguro».

Lo que más rabia da a Espín es que «es la primera vez que voy a vivir una Copa, y a saber si voy a tener otra oportunidad, y por la pandemia van a faltar cosas. Todo lo que se vive alrededor, el ambiente entre los equipos, la fiesta de las aficiones…»

En ese sentido cree «que el Estu podría haber llevado a la Demencia, a tanta gente… puah, hubiera sido genial», pero al igual que la famosa niña del meme de «es mejor esto que morirse», es consciente de que «ha sido así toda la temporada y nos hemos hecho a la idea» y que a «esa sexta jugadora que tiene el Estu en su afición siempre lo vamos a tener. Aunque estén lejos, seguro que la sentimos con la misma fuerza que siempre».


Para Gracia Alonso de Armiño será la segunda participación en la Copa de la Reina, que ya disputó en su momento con Lointek Gernika. Y define esta competición como «una experiencia brutal, donde puedes estar en contacto con el mejor baloncesto español: es algo que te llevas como persona y como jugadora».

Y piensa que se abre la puerta a las sorpresas. «A un partido, a cara o cruz, entran muchos factores de improvisación, estrategia, de cómo plantear el partido… te puede salir un partidazo en el que noquees a un cabeza de serie. Y nos agarramos a esa ilusión: estamos motivadas y esto nos está dando un arreón final para intentar acabar lo más alto posible en Liga».

Después de las dos victorias de esta semana, Movistar Estudiantes llega con más confianza, tal y como reconoce la alero vasca. «De los tres partidos que teníamos esta semana, pensábamos que el de Casademont Zaragoza era el más difícil, y más con la trayectoria que traíamos, pero de alguna forma las sacamos del partido y nos llevamos la victoria que nos supo por dos».

Centrándose en el Spar Girona, tiene claro que en un rival tan duro, siempre hay jugadoras aún más duras. No le gustaría tener que defender «ni a Laia Palau ni a Reisingerova. Pero es un equipo con mucho talento y mucho cuerpo y kilos».

 

 

 

La canterana Carmen Grande recuerda que en los partidos de Liga Femenina Endesa ante Spar Girona se pudo competir porque «fuimos sin nada que perder y sin miedo» y eso es lo que deben hacer en los cuartos de la Copa de la Reina. «Nuestra identidad es correr, debemos mantener el ritmo alto también aquí».

Y por eso, una clave será en su posición, la de base. «Como en todos los partidos, hay que agobiar y cansar a las otras bases», con el objetivo de conseguir que «aunque tengan una primera parte brutal, lleguen desgastadas y cometan errores al final». Aunque es consciente de lo duro de esta labor.

Ante la cuestión de si el papel de Cenicienta beneficia a Movistar Estudiantes, recién ascendidas, ante el líder de la Liga Femenina Endesa, Carmen Grande resalta que «vamos sin nada que perder, y la presión la tienen ellas, eso quizá en un partido apretado pese un poco más».

Por último, como jugadora formada en la cantera que ha regresado este año al club, echa la vista atrás. «Jugar la Copa es un honor, y más sabiendo que el objetivo que teníamos era la permanencia. Es un premio estar en Copa y tener estos resultados. Estoy muy, muy ilusionada».

 

 

ESTUDIANTES